Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Freddy Zarichta: Cipriano Uceda, hombre de mundo

Freddy Zarichta: Cipriano Uceda, hombre de mundo

 

Hace unos cuantos años a través de unos amigos tuve la oportunidad de conocer a un hombre del cual no tenía mayores referencias, al principio fue cuna causalidad que yo fuera a esa cita casual con este amigo, del cual solamente sabía que era de origen español y tendría alguna empresa trabajando en nuestro país.

En el camino pensé que era uno más de los tantos empresarios que abundan en el mundo. Cuando llegue a su apartamento, me conseguí con un personaje de verbo muy cordial, ameno y oportuno que hablaba con gran pasión del trabajo que hacía. La conversación se alargó y desde allí nacieron unos pequeños vínculos, que con el tiempo me hicieron conocer la esencia y más de este hombre. De manera que, cuando empecé a escudriñar, descubrí a un hombre fuera de serie, polifacético; no era un simple vendedor de cosas, charlero de oficio o un simple acumulador de riquezas o de quehacer oportunista, nada de esos que abundan en la vida.

Con el tiempo fui conociendo a Cipriano ¿quién es Cipriano? El niño que quedó huérfano a los 13 años de edad en aquella Madrid; hijo de familia de varios hermanos, al que le tocó lanzarse a la calle no a sucumbir ni morir de miseria, sino mas bien a pausar la infancia en medio de arduas jornadas, acompañado de un nutrido grupo de infantes para recoger cartones, materiales reciclables entre otros. Tarea que los llevó a aprender el arte de la supervivencia, el valor al trabajo y a lo ganado con el sudor de su frente.

Cipriano Uceda Arago

Se podrán, entonces, imaginar los sin sabores que pasó en una época conocida por la crueldad de una dictadura como la de Francisco Franco, tan así que no había más suerte: vivir o morir. Pues a este niño, no le iba a alcanzar la segunda opción, más bien la vida lo llevó a entender la grandeza que podría obtener de ella. Así, desarrolló la capacidad, el intelecto, la sabiduría, el olfato, la suspicacia, la habilidad y lo más importante la constancia y el empeño para el logro de metas.

Quizá estas virtudes, lo arrojaron al crecimiento seguro, empezando por una formación académica en el área técnica de la odontología (técnico dental) e inicia a enrumbarse hacia una estabilidad laboral y nuevos nortes en su vida y a fortalecer su formación cultural, política y ciudadana, a escalar nuevos peldaños en el estatus de su vida.

Comienza a participar en el movimiento cooperativista de España, donde consolida su educación y habilidades para la creación de riquezas a través del trabajo como fuente fundamental de bienestar de una sociedad. A partir de aquí, este niño que recogía cartón, se transforma, a través del trabajo diario, en el organizador de empresas productivas con la premisa basada en el bien común a partir del trabajo de todos el progreso de una sociedad o nación.

Entre las ramas empresariales en las que se desempeña hoy día, podemos mencionar el área médica-odontológica, el área de la construcción y de la ingeniería en general, el área de la química y el petróleo, el área del asesoramiento en la informática, entre otras.

Entre sus ideas o preceptos arraigados en la filosofía del trabajo, enseñado por su padre, afirma que el objetivo principal de un empresario es jamás dejar quebrar su empresa y repartir riqueza a partir de la matriz del trabajo individual,  sumando un total de esfuerzos y productos de ganancias para todos.

Este caballero de las artes empresariales y de verbo rítmico, ha logrado diversificar sus empresas en muchos países del mundo (España, Rusia, China, Angola, Nicaragua, Cuba, Islas del Caribe, Sudáfrica, Venezuela, entre otros países), con resultados satisfactorios tanto para la empresa como al país donde están instalados. Una filosofía de ganar-ganar.

El Cipriano Humano es un diamante, es decir,  tan fuerte como él y tan frágil a la vez. ¿Cómo entender semejante contradicción? Sencillo, el diamante es una piedra valiosísima en primer lugar, pero con unas características muy particulares. Esta similitud la traigo a colación por el acercamiento que me ha permitido conocer ese lado especial que tal vez hasta él mismo se resiste a creer.

Este ser humano, es capaz de estar pendiente de todas y todos aquellos que le rodean a diario, no solo como el jefe que reclama un trabajo, puntualidad, sino además que provee a todos del bienestar, particularmente a quien se lo pida, a cambio de nada.

Lo he visto sentir gran dolor por aquel amigo que atraviese situaciones difíciles y él espontáneamente sale a meterse de “intrépido” a dar soluciones inmediatas al problema. Él es de sentarse con su gente, sus obreros, empleados y rechaza el excluir a una persona por su condición social, racial, cultural o política.

Lo he visto ayudar personas con problemas médicos, sociales que jamás ha conocido en la vida de manera desinteresada, tanto que prefiere pasar en el anonimato de la caridad, imagino que hasta se moleste por mencionarlo o describir más de lo que deba tal vez, pero no puedo pasar bajo de la mesa en lo personal y de mi familia lo generoso y noble que es, tanto que hemos de dar fe de ello.

Quiero apuntar antes de finalizar, que cuando me preguntan qué profesión tiene Cipriano es difícil decir una sola, porque el manejo que tiene de las áreas donde se desenvuelve son de un profesional de muy alto nivel, tanto que no le escribas por celular un error de ortografía porque te manda al ¡Carajo viejo! Este Técnico Dental.

Solamente me queda decirle: ¡Mil gracias ‘Cipri’! jamás tendré tanto para agradecerte de igual manera que lo has hecho conmigo. Tu don de gente y nobleza es insuperable. Este hombre es prueba de ello y es ejemplo de que con fuerza y trabajo se construye una nación. Si se puede ser empresario y tener un gran corazón a la vez para la humanidad.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »