Inicio > Cultura > Antoine de Saint-Exupéry, biografía de un alma noble

Antoine de Saint-Exupéry, biografía de un alma noble

 

Pocas obras literarias en el mundo pueden darse el lujo de haber sido traducidas a 250 idiomas, incluyendo varias lenguas indígenas. El principitoes una de las pocas que lo ha logrado. El autor, Antoine de Saint-Exupéry, plasmó en él una alegoría de su filosofía de vida y de parte de sus aventuras.

El principito no fue la única obra de Antoine de Saint-Exupéry, pero sí la más exitosa. Muchos no saben si clasificarla como una obra para niños o para adultos. Tiene precisamente ese encanto: se puede leer desde múltiples puntos de vista.

El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va”.

-Antoine de Saint-Exupéry-

Antoine de Saint-Exupéry fue un escritor sensible y maravilloso, pero también un gran aventurero. Amante de la aviación y de los viajes, seductor y vívido intelectualmente. Amaba los desafíos y un par de veces estuvo en peligro de muerte por pura afición al reto.

Principito con un zorro

Un niño feliz

Antoine era hijo del conde Jean de Saint-Exupéry, experto en seguros. Su madre fue Marie de Fronscolombe, una mujer amorosa de gran sensibilidad artística. El escritor y aviador nació el 29 de junio de 1900, en la isla de Riou (Francia).

La familia era, por supuesto, muy acomodada. Antoine tuvo cuatro hermanos: tres chicas y un chico. Él era el tercero. Su único hermano varón murió de fiebre reumática cuando tenía tan solo 15 años. La escena y el efecto de esa muerte quedaron plasmados en El principito.

El padre de Antoine de Saint-Exupéry falleció cuando él tenía 9 años. Desde entonces, su familia se instaló en el castillo de una tía. El pequeño Antoine, pese a todo, tuvo una infancia feliz. La familia era muy cariñosa y él adoraba a su madre.

Arquitecto, aviador y escritor

Antoine quería entrar a la universidad, pero no superó el examen. Así que decidió inscribirse en una escuela de Bellas Artes para estudiar arquitectura. En 1921 prestó el servicio militar y allí se enamoró de la aviación.

Entre 1922 y 1926, Antoine de Saint-Exupéry desempeñó diversos oficios, como representante de una compañía de camiones e inspector de una fábrica de ladrillos. Por fin, en 1926 comenzó a trabajar como piloto comercial en Aeropostale y publicó su primer relato: El aviador.

En 1928 fue nombrado representante de Aeropostale para Argentina y se trasladó a ese país. Allí conoció a la escritora y artista salvadoreña Consuelo Carrillo. Los presentó un amigo en común y fue uno de esos casos de amor a primera vista. Luego, la compañía quebró en Sudamérica. Entonces Antoine de Saint-Exupéry, junto con Consuelo, fueron a Francia y se casaron en 1931.

Antoine de Saint-Exupéry, el hombre

En 1919 Antoine de Saint-Exupéry publicó su primera novela, Correo del sur. El mismo año de su matrimonio, publicó Vuelo nocturno, su primer gran éxito literario. André Gidé en persona escribió el prólogo. Con esa obra obtuvo el Premio Fémina.

Su relación con Consuelo comenzó a volverse tormentosa. El matrimonio duró 15 años, entre separaciones y reconciliaciones sucesivas. Tanto él como ella calificaron la relación como intensa e inestable.

Lo que más afectó el matrimonio fueron las sucesivas infidelidades de Antoine. Sin embargo, está claro que Consuelo fue el gran amor de su vida. El personaje de la rosa, en El principito, está dedicado a ella.

Principito con su rosa

Un aventurero, un soñador

En 1935, Antoine de Saint-Exupéry y su amigo André Prevot intentaron hacer un récord de aviación, volando en tiempo récord de París a Saigón. Sin embargo, el avión presentó fallas y tuvieron que aterrizar de emergencia en el desierto de Libia. Allí quedaron a merced del azar. Al cuarto día fueron auxiliados por un beduino.

Esa experiencia en el desierto es narrada alegóricamente en El Principito. Más adelante, en 1938, también quiso hacer un récord de vuelo, esta vez entre Nueva York y Tierra del Fuego. Tuvo un accidente en Guatemala y estuvo a punto de morir. Esto inspiró la obra Tierra de hombres.

Con la Segunda Guerra Mundial, Antoine de Saint-Exupéry decidió enlistarse para luchar contra los nazis. Cuando los alemanes invadieron Francia, emigró hacia Estados Unidos. Allí escribió Piloto de guerra y El Principito, en 1943. Luego se unió a la resistencia francesa.

La resistencia clandestina le encargó una operación secreta por la costa francesa. Partió a cumplirla el 31 de julio de 1944. Sin embargo, su avión fue abatido por las tropas alemanas y desapareció. Su cuerpo fue encontrado en agosto de ese mismo año, pero no fue hasta el año 2000 que se encontró el avión que comandaba.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »