Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rubén Contreras: Gobernador y gran peculador

Rubén Contreras: Gobernador y gran peculador

 

La historia del peculado es tan vieja como la humanidad misma y bien lo explica Guillermo Morón en su obra, Escrito en La Pared, cuando nos narra la conversación entre Jenofonte y Quirísoro, cuando hablan de los hurtos de los bienes de la república, después de ganar las batallas contra Ciro. P. 25

Aquí en Venezuela nos explica el mismo autor que el Obispo de Coro y Maracaibo, Rodrigo de Bastidas, durante los años de 1532 y 1542, fue el primer peculador en Venezuela, al quitarle a los vecinos las monedas corrientes, casabe, verduras, maíz, gallinas y tal vez, algunas pepitas de oro, entre otras cosas. P. 26

Hace algunos años, en una entrevista a Pompeyo Márquez le preguntaron como podía diferenciar las acciones llevadas a cabo por el chavismo y compararlas con las ejecutadas por los personeros de la 4ta república y Pompeyo expresó, que los adecos y copeyanos eran unos roba gallinas en comparación con Chávez y sus seguidores.

Y eso es lo que hemos apreciado al ver y observer la acción irracional de desgobierno que realiza quien ocupa el solio gubernativo de la casa Guipuzcoana en Vargas, así como también, después de leer obras como los Papeles de Panamá de Armando Info, Poder y Delirio de Enrique Krauze, La Trama Esteril del Petroleo de Malavé Mata, Revés de un Sueño Prota-Agónico de Orlando Zamora, Del Pacto de Puno Fijo al Pacto de La Habana de José Curiel y de Eduardo Páez Pumar. Claro hay más obras que nos reflejan el robo a mansalva ejecutado por Chávez y sus seguidores, de los cuales hablaremos en otra oportunidad, porque ahora nos queremos referir a algunas acciones y decisiones llevadas a cabo por el negociante que tenemos en la gobernación de Vargas.

Desde que el trisoleado gobernador de Vargas colocó la valla en el Pavero anunciando la construcción del estadio que pensaba inaugurar el 2013, no hemos visto que las obras construidas en Vargas tengan la respectiva valla anunciando el monto de la obra, fecha de culminación, así como los ingenieros responsables de la supervisión y control de la misma, motivo por el cual se han demolido puentes como el de Macuto, en la bajada de Galipán frente a la playa y aledaño al Pavero, o las columnas caídas en la suntuosa obra de La Cinta Costera, en la cual se ha hecho un movimiento de tierra billonario y de la que nadie en el litoral sabe cuánto cuesta esa obra para satisfacer el ego del citado gobernador. Pero si recordamos que el gobernador logró que la Asamblea Nacional durante el periodo 2010-2015, le aprobase cuantiosos recursos para dichas obras, así como los diversos Consejos Federales realizados en Miraflores, que no sabemos cuál fue su destino final, porque tanto el estadio como el terminal y los tres gimnasios verticales de La Guayra, Mare Abajo y Mamo, entre otras obras, todavía están inconclusos.

De igual manera, no sabemos los varguenses cuanto nos costó los dos terminales de transporte construidos, así como tampoco sabemos el costo de las plazas Bolívar, también construidas al igual que los terminales en Catia La Mar y La Guayra.

La cuestión es que el citado funcionario no ha tenido escrúpulos para hacer sus negocios como los realizados con las jardineras ornamentales, las cuales todos los días tienes que recubiertas con piedras por el mal cemento que le ponen así como la reposición permanente de plantas y palmeras y también tenemos la que divide la isla de la vía de La Guayra a Macuto, convertida en una mina, la cambió Rodríguez San Juan y ahora el Carneiro sin ningún tipo de planificación, construyó primero unas de piedras y como desentonan con la cinta costera, ahora colocan otras de cemento pre construidas. Estas han resultado uno de los mejores negocios de la familia de dicho gobernador.

Como este pésimo, ineficiente e incapaz funcionario, no ha podido incrementar el flujo de agua para los varguenses y que no reclamó cuando el gobierno nacional, nos quitó a los varguenses los cuatrocientos litros de agua que nos llegaban del sistema Tuy III y se los dió a Ciudad Caribia, así como tampoco ha reclamado por las restauraciones de los hospitales del seguro social, el cual lleva 19 años de reparación o del periférico de Pariata, que tiene varios pisos inoperativos, o tampoco ha hecho méritos para reparar los cientos de autobuses Yutong, así como los comprados por él, los cuales tienes el rotulo de Ayúdame a Gobernar y Pa Lante Comandante, las ambulancias y camiones para la recolección de desechos, depositados en el estacionamiento de Camurí Chico, y que cortó la tubería de la red de aguas servidas construidas por Corpovargas, que debían llegar a la planta de tratamiento de Punta Gorda, al sacar la que pasa por el Pavero, al construir el estadio así como en Guanape al construir también la cortina de agua, así como tampoco ha podido demostrar para dónde van los recursos generados por la explotación de las canteras de la gobernación, ahora nos señala otro trapo rojo, con la decisión de quererle cambiar el nombre al estado Vargas.

Es sorprendente como este funcionario, excelente esquilmador de los recursos del estado, no utiliza esa sagacidad como comerciante para utilizar su poder e influencia como jefe del ala militar de este narco hampo ducto que destruye el país, para tratar de solucionar algunos de los problemas planteados y propone destruir la memoria histórica de nuestro estado.

Este pésimo funcionario no va trascender por el cambio de nombre del estado, ya él está en la historia como el gran depredador de los recursos del estado, todavía se recuerdan las fiestas privadas en el Ferry con el logo de la gobernación de Vargas, que estuvo durante años en el puerto de La Guayra y en el que ningún varguense viajó a Margarita, porque se han hecho virales el despilfarro o la gran vida que se da su familia en Dubái y en otros lugares del globo terráqueo, porque, que funcionario público con esta hiper inflación y sueldo de hambre puede salir a vacacionar en Venezuela. Pero ellos si pueden, a costa de esos grandes negocios.

Pero el citado funcionario, que no respeta la constitución nacional ni la del estado, y que como militar pretoriano y primitivo quiere imponer sus acciones y decisiones sin autorización legal ni constitucional, le ha colocado algunos rótulos a los autobuses del estado anunciando el estado La Guayra y ha ordenado a su amanuense jurídico mal denominado procurador colocar en la indumentaria oficial el mismo rotulo, lo que significa un gran abuso y uso del peculado reiterativo en él y al cual nos hace referencia Morón y con el cual iniciamos este escrito.

Este infausto y desalmado funcionario pudiese trascender a la historia con decisiones administrativas amparadas en la constitución, tal como se lo expresamos en la única conversación que tuvimos el 12 de marzo de 2012, cuando fuimos invitados a una reunión para hablar del cambio de nombre del estado y le propusimos que él podía incluir en la Curricula de la Pemsa de Estudios de la Escuela Básica, la Cátedra de Historia Regional y así los jóvenes podrían conocerla así como las fechas, efemerides y próceres del estado.

Igualmente le propusimos en dicha reunión que, ante la pasión desbordada por la historia patria, que ellos demagógicamente expresan en sus alocuciones, que el consejo legislativo podría aprobar una ley regional, así como una ordenanza municipal, declarando fecha histórica regional el 20 de abril de 1810, ya que ese día los varguenses acudieron al llamado de Juan de Escalona, quien había sido designado el 19 de abril de 1810, como capitán político y militar de la plaza de La Guayra y que la Sociedad Bolivariana de La Guayra, había consignado por secretaria ante la gobernación del estado, del consejo legislativo, del alcalde y del concejo municipal, un Dossier con copias de la las obras de Caracciolo Parra Pérez, Feliciano Montenegro Colón, Francisco Rivodó, Los Textos de la Primera República y Las Actas del Cabildo de 1810, para que las revisasen, estudiasen y tomasen una decisión de esa propuesta, con relación a esa fecha

A la gobernación le fueron consignados esos Dossier en septiembre de 2009, Febrero de 2010 y marzo de 2012 y hasta ahora, ese gobernador peculador, ineficiente e incapaz no ha tenido posibilidad de dar respuesta a ese planteamiento, y para ver su amor con que actúa por la historia de Vargas, podemos observar el estado de deterioro progresivo que tiene la Casa Guipuzcoana, actual sede del Gobernación, así como los otros 16 monumentos históricos nacionales que tiene La Guara y el propio casco histórico de La Guayra, que en otro país, a lo mejor, sería motivo de  atención y orgullo para sus habitantes y para quienes ejercen el gobierno. Claro su interés son los negocios y las comisiones que le dejan los mismos, mientras tanto continua sin pudor ni rubor, su obra peculadora.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »