Inicio > Economía > Lo de PDVSA ya no es crisis sino catástrofe

Lo de PDVSA ya no es crisis sino catástrofe

 

Es marzo y los pronósticos se cumplen. PDVSA, la PDVSA de Maduro y el general Manuel Quevedo no podrá sostener la producción de crudo. Ni siquiera detener la caída. Aun peor, tampoco evitar que el derrumbe se acelere. Acechan otros factores

Caleb Zuleta/ KonZapata

Los expertos pronosticaban que la producción llegaría a los 600.000 barriles diarios y allí se quedaría, allí se detendría porque ese es el nivel que mantienen las multinacionales que operan en el país. Ese pronóstico está por cumplirse. Pero puede quedarse corto, toda vez que a finales de julio las multinacionales tendrán que tomar la decisión de seguir operando en el país, en virtud de las sanciones impuestas por los Estados Unidos. Cuando se vayan o detengan operaciones, ¿qué va a pasar?

Señala el informe: “El resultado de marzo es la vigésima caída mensual consecutiva de la serie, pero parece mostrar un cambio significativo en la tendencia, dado que es la caída mensual más fuerte desde la huelga petrolera de diciembre 2002 (tanto en términos absolutos como relativos)”.

El derrumbe tiene números. Y es que Torino Economics confirma en su más reciente informe lo que ya había adelantado la OPEP: que la producción de petróleo de PDVSA mostró en marzo “una impactante caída mensual de 28,3%, llevando el bombeo petrolero nacional a apenas 732 mil barriles diarios”.

Señala el informe: “El resultado de marzo es la vigésima caída mensual consecutiva de la serie, pero parece mostrar un cambio significativo en la tendencia, dado que es la caída mensual más fuerte desde la huelga petrolera de diciembre 2002 (tanto en términos absolutos como relativos)”.

Esto indica que en el último año, en los últimos 12 meses, la caída acumulada es de 742 mil barriles diarios. O sea: -50,3%. Peor: el derrumbe es de 1,64 millones de barriles diarios en los últimos 7 años. O sea: -69,1%.

Dice Torino que “las fuentes oficiales reportaron a la OPEP una contracción mucho más pronunciada de 472 mil barriles (-33,0%), con la producción pasando de 1.432 mil barriles diarios en febrero a 960 mil barriles en marzo. Contrario a las fuentes secundarias, la serie que reporta el gobierno a la OPEP había registrado cuatro aumentos mensuales desde principios de 2018. En parte por esto, la brecha entre ambos registros se había expandido hasta alcanzar 411 mil barriles en febrero; sin embargo, en marzo, esta diferencia se redujo a 228 mil barriles”.

Manuel Quevedo, presidente de PDVSA, había dicho a principios de marzo que en febrero la empresa logró detener el declive. “Veníamos en caída libre desde 2008”, dijo Quevedo. Con piquete, la declaración, para enfundar la responsabilidad a la administración anterior de Hugo Chávez y Rafael Ramírez.

Torino atribuye esta caída récord a los apagones de marzo. Pero en abril también ha habido apagones. Y el sistema eléctrico no se ha estabilizado. Y ahora vendrá en julio la decisión de las multinacionales ante las sanciones de los Estados Unidos. Todo va en cadena. La producción caía antes de los apagones, cayó más con los apagones, y seguirá cayendo. Un cuadro que debe causar alarma. Ya se da por sentado que en mayo la crisis de la gasolina puede empeorar. El sistema de refinación luce paralizado. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos otorgó la llamada Licencia General # 8 a Chevron Croporation, Schulmberger, Halliburton, Baker Hudges-GE y Weatherford Internacional para que puedan seguir por seis meses operando en Venezuela y no ser sancionadas. Si no hay renovación de la licencia en julio, a las empresas no les cabe otra posibilidad que irse de Venezuela. Las multinacionales producen 600.000 barriles diarios.

Lo previsto también se cumplió:

Los apagones impactaron en la producción. Ya KonZapata adelantó que PSDVSA no genera energía. Consume del sistema del Guri. Y el Guri se apagó en marzo y se apagó en abril, y aun no se repone de manera total.

Dice Torino Economics que el número de taladros activos bajó de 27 a 22.

Para Torino Economics, “los apagones fueron la principal causa del declive en marzo, sobre todo por el impacto que tuvieron en el bombeo de crudo pesado y extrapesado en la Faja del Orinoco”.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »