Inicio > Interés > ¿Por qué Rusia está enfrentando a Estados Unidos por Venezuela?

¿Por qué Rusia está enfrentando a Estados Unidos por Venezuela?

El martes por la noche hubo un giro inesperado cuando el intento de levantamiento del líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, parecía que se estaba desbaratando. El Secretario de Estado Mike Pompeo dijo que Maduro estaba listo para huir de Venezuela, pero que Rusia lo había persuadido de que se quedara.

Por Emily Tamkin | The Washington Post

Rusia negó la acusación, y el miércoles, el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov dijo -según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia- en una llamada telefónica con Pompeo que la “injerencia” de Washington fue “una burda violación del derecho internacional”.
“Se indicó que continuar con estas medidas agresivas tendría las consecuencias más graves”, dice una declaración del Kremlin en la que se describe la llamada telefónica. “Sólo el pueblo venezolano tiene derecho a decidir su propio destino, por lo que es necesario un diálogo entre todas las fuerzas políticas de todo el país, como su gobierno viene pidiendo desde hace tiempo”.
La anécdota recalcó la batalla por la influencia sobre Venezuela que se libra entre Estados Unidos, que apoya firmemente a Guaidó, y Rusia, un amigo del gobierno de Maduro.

Pero, ¿por qué le importa al Kremlin lo que pase en Caracas? A continuación, una introducción sobre por qué Moscú, al igual que Washington, vocean sobre lo que quiere que suceda en Venezuela.

¿Esto es por dinero?

Sí, pero no solamente. Como reportó The Washington Post a finales del año pasado, Rusia posee porciones sustanciales de los campos petroleros venezolanos, que obtuvo a cambio de préstamos y rescates durante la última década. Y Venezuela se comprometió a entregar más de la mitad de Citgo -su empresa de propiedad absoluta en Estados Unidos- como colateral a Rosneft, la empresa petrolera estatal de Rusia, a cambio de lo que, según se informó, ascendía a USD 1.500 millones en efectivo.

Y “con algo en la vecindad de 20.000 millones de dólares en activos de Rosneft invertidos en el país, los rusos tienen preocupaciones reales de que podrían perder como resultado de un cambio mayoritario en el poder, a pesar de las garantías de la oposición y de Estados Unidos de que no sería el caso”, escribió en un correo electrónico Matthew Rojansky, director del Instituto Kennan del Wilson Center, centrado en Rusia.

Las entregas de petróleo prepago a clientes rusos también se utilizaron para comprar tanques y armas de fuego rusos para las fuerzas de defensa de Venezuela.

Algunos han argumentado que los préstamos, debido a que no fueron aprobados por la Asamblea Nacional controlada por la oposición, “no serían legales bajo el estado de derecho venezolano”, como dijo a The Post Moisés Rendón, director asociado y miembro asociado del Center for Strategic and International Studies Americas Program.

“Quieren quedarse en Venezuela no sólo hoy, sino después”, dijo Rendón, ex analista legal del Banco Occidental de Descuento, un prominente banco comercial venezolano, refiriéndose a los intereses rusos. “Quieren asegurarse de que recibirán su dinero y sus inversiones estarán protegidas”.
Bien, ¿así que se trata de dinero, energía y el ejército?
Bueno, y Cuba.

¿Cuba?

Parte de la razón por la que la Administración Trump y sus partidarios en el Congreso tienen una opinión tan firme de la situación de Venezuela es por la oposición a la Cuba comunista, que apoya a Venezuela.

Pero si la oposición de Estados Unidos a Maduro es una extensión de la oposición de Estados Unidos a Cuba, entonces, ¿se está repitiendo de alguna manera la historia? Cuando la Administración Trump revirtió el descongelamiento de las relaciones del presidente Barack Obama con La Habana, Cuba volvió a estrechar los lazos con el aliado de la Guerra Fría, Rusia. Entre los enfrentamientos económicos y políticos que definieron la Guerra Fría, quizás el más famoso fue la crisis de los misiles cubanos en la década de 1960, cuando la Unión Soviética colocó misiles con armas nucleares en Cuba, un arsenal no muy lejano de las costas de los Estados Unidos. El presidente John F. Kennedy y el líder soviético Nikita Jruschov finalmente desactivaron la crisis.
Pero esta lectura de los paralelismos históricos con la crisis de Venezuela es demasiado ingenua e ignora que no estamos en la década de 1960. Como señaló Rendon, Rusia no ha puesto misiles con armas nucleares en Venezuela. Y el mundo no está dividido entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. “Tener una coalición más amplia es probablemente más efectivo”, dijo Rendón, sugiriendo que Estados Unidos debería pedir a Brasil, Colombia, Argentina y Perú que le pidan a Rusia que retroceda.

Y hay otros países que son igual o más relevantes a la intervención de Rusia en Venezuela.

¿Cuáles son?

Bueno, Libia y Siria.

¿Libia y Siria?

“Los modelos sirio y libio son más importantes aquí que el caso cubano de 60 años”, escribió Rojansky.

En 2011, una coalición encabezada por la OTAN ayudó a los rebeldes a derrocar al líder libio Moammar Gaddafi, que fue asesinado poco después. “El caso libio representa exactamente lo que Rusia más teme: que si no hace nada, Estados Unidos utilizará el poder militar para derrocar a un régimen amigo de Moscú”, escribió Rojansky.

Ese miedo no es sólo por lo que ocurrió en Libia. “Moscú está totalmente preocupada con la idea de que Washington utiliza su poder para forzar cambios favorables de régimen en todo el mundo, y que tarde o temprano la propia Rusia estará en la lista de objetivos. Por lo tanto, los rusos se oponen a cualquier cambio en el régimen de Maduro, tanto porque Estados Unidos lo apoya con gran firmeza como por el inaceptable precedente que dicho cambio podría sentar para la propia Rusia y para otros estados más cercanos a su hogar en Eurasia”, escribió.

El caso de Libia, según esta lógica, es parte de la razón por la que las potencias rusas han apoyado tanto a Bashar al-Assad de Siria. Y así como Rusia aprendió de Libia que no se podía dejar que Occidente interviniera en un país sin que su líder acabara muerto, también Rusia aprendió algo de Siria.

“El modelo sirio sugiere que con un compromiso militar relativamente pequeño y una diplomacia ágil, Moscú no sólo puede evitar este resultado, sino también asegurar una enorme y duradera influencia sobre el gobierno local”, escribió Rojansky.

Rusia, sin duda, no puede luchar en Venezuela como lo ha hecho en Siria. Venezuela está a medio mundo de distancia, y Rusia está preocupada en otros lugares. “Pero a un costo relativamente bajo, pueden imponer límites que fortalecerán su posición negociadora tanto con Washington como internamente con los partidos venezolanos, como el envío de un general de alto rango y unos cuantos aviones cargados de tropas y suministros”, escribió Rojansky.

Entonces, ¿se trata de dinero y energía y del ejército y también Cuba, Libia y Siria?
Bueno, y los propios vecinos de Rusia.

¿Rusia se preocupa por Venezuela por sus propios vecinos?

Sí, “Lo más inmediato es que involucrarse en Venezuela le da al [presidente ruso Vladimir] Putin la oportunidad de pinchar a Estados Unidos en el ojo”, escribió Andrea Kendall-Taylor, investigador principal y director del Programa de Seguridad Transatlántica del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense. “Desde la perspectiva de Putin, su inserción en el patio trasero de Washington es una venganza por la intromisión de Estados Unidos cerca de las fronteras de Rusia”, una alusión a la expansión de la OTAN, la percepción rusa del apoyo de Estados Unidos a las revoluciones en las ex repúblicas soviéticas de Georgia y Ucrania, y cualquier otro ejemplo real e imaginario de injerencia de Estados Unidos.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »