Inicio > Economía > Cuáles son las contradicciones del nuevo mercado de divisas lanzado por el BCV

Cuáles son las contradicciones del nuevo mercado de divisas lanzado por el BCV

 

Las acciones recientes del Banco Central de Venezuela en la esfera cambiaria, pareciera una confesión de que no haya cómo sostener un supuesto ‘mercado’ de divisas dentro de una caja negra bajo su control.

José Manuel Rotondaro / KonZapata

El Dicom cesó de funcionar para efectos prácticos en marzo. Luego de vender algo más de 10 millones de dólares mensuales a las empresas demandantes, desde abril los montos asignados han sido insignificantes.

Aún antes de las sanciones se veía claramente que los potenciales oferentes privados no estaban interesados en participar en la pantomima semanal disfrazada de ‘subasta’.

Tampoco resuelve la contradicción interna que contiene el artículo 9 de ese Convenio que por un lado expresa que la tasa de cambio en las operaciones entre privados “fluctuará libremente de acuerdo con la oferta y la demanda” mientras el Parágrafo Primero indica que “el tipo de cambio de referencia (…) aplicará para todas aquellas operaciones de liquidación de monedas extranjeras del sector público y privado”.

Según reportó una agencia de noticias, el BCV estaría entregando a la banca billetes en euros en lugar de transferencias, justificándose o usando como excusa las sanciones estadounidenses que le afectan de manera directa.

Ahora, en un movimiento muy opaco, publicó una resolución cuya lectura inicial da a pensar que los bancos están ahora en capacidad de negociar libremente divisas con sus clientes y con otros bancos, sin otro requisito sino informar al BCV posteriormentelas transacciones.

La liquidación podría ahora darse directamente entre cuentas en el exterior, en lugar de que las divisas sean abonadas en cuentas en Venezuela, como viene ocurriendo.

Abandona así el BCV un elemento central del control de cambio, el que todas las operaciones se transen en su sistema. También omite la resolución toda mención al uso que tendrán las divisas.

Pero la letra de la resolución colide expresamente con el artículo 11 del Convenio Cambiario N° 1 vigente, que obliga a pasar las operaciones de divisas a través del“Sistema de Mercado Cambiario, bajo la regulación y administración del Banco Central de Venezuela”.

Tampoco resuelve la contradicción interna que contiene el artículo 9 de ese Convenio que por un lado expresa que la tasa de cambio en las operaciones entre privados “fluctuará libremente de acuerdo con la oferta y la demanda” mientras el Parágrafo Primero indica que “el tipo de cambio de referencia (…) aplicará para todas aquellas operaciones de liquidación de monedas extranjeras del sector público y privado”.

Dado que una resolución del BCV no puede alterar o contradecir un convenio cambiario suscrito con el Ministerio de Finanzas, no sorprende el escepticismo con el que ha sido recibida la medida del Banco Central.

Cabe interpretar entonces que el propósito es tratar de abrir el espacio para que haya operaciones cambiarias que no estén ‘contaminadas’ con la presencia del BCV en la transacción. Pero habrá que esperar cómo interpretan los bancos y sus clientes esta posibilidad.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »