Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gioconda San Blas: Con la patria a cuestas

Gioconda San Blas: Con la patria a cuestas

 

Escribo estas líneas en la oscurana de una noche más a la luz de una linterna, sumergida en un silencio profundo solo quebrado por el cri-cri de los grillos en el jardín, alborotados por la pertinaz llovizna de este día. Rescato ese arte olvidado de escribir borradores a mano, como quien lleva un diario (¿habrá hoy quien lo haga?), obligada por la circunstancia de vivir en esta tierra devastada, con apagones diarios de largas horas de duración, que nos han regresado a los penumbrosos ambientes medievales donde escribidores a la luz de las velas copiaban e iluminaban manuscritos en monasterios construidos sobre riscos escarpados, para asegurar el aislamiento y la contemplación de los monjes.

Contemplar, eso hago. Contemplar esta patria, nuestra patria, desgarrada tras dos décadas de destrucción sistemática de la institucionalidad, empobrecidos hasta la indigencia, imposibilitados de atención médica apropiada o de educación cabal, es un ejercicio que nos mueve a la acción para intentar una y otra vez, las veces que haga falta, el desalojo de la casta usurpadora que permita retomar la ruta de ascenso al progreso y al desarrollo.

Andamos “con la patria a cuestas”, como bien lo expresa la tuitera @CacaitoPuro. Es verdad; cual via crucis moderno hemos transitado 14 estaciones, faltando solo la última, la de la resurrección que dé paso a ese país que soñamos, renacido de las cenizas en que la ha convertido una revolución que eso prometió: “no renunciaremos al poder, pero si hubiera que hacerlo, dejaríamos al país en cenizas”.  ¡Vaya prueba de amor por esta tierra y sus habitantes!

Cenizas estructurales como las ya mencionadas, las hay de sobra; cenizas morales, también. La semilla de la discordia, sembrada por el régimen para dividirnos y disminuir nuestro poder de lucha y convocatoria, ha estado dando algunos frutos. “Divide y vencerás”, esa vieja pero siempre eficaz conseja, a la orden para intentar disolvernos. Somos cerca del 90% de la población adversando al régimen. No obstante, la instalación de un pensamiento radical, atizado por grupos minoritarios dedicados a predicar el desconcierto, hace ruido entre quienes nos manifestamos opositores al régimen.

Pareciera que todo vale para tensar la pugnacidad entre nosotros. Si no pienso igual que tú, me descalificas. Si tú planteas un punto de vista diferente al mío, te bato contra el suelo tuitero. La concordia y el entendimiento se han ido de paseo entre quienes debemos tener un único adversario común, el que está enfrente, no a los lados. Todo o nada. Blanco o negro. “Puros” contra “indignos”. Nada de matices, parece ser la consigna. El chavismo radical, como manera de ser, se ha instalado en el corazón de muchos demócratas. Así será difícil levantar el país de la postración en que está.

Sería apropiado en este punto recordar el decálogo que alguna vez escribió el Prof. José María Cadenas, recientemente fallecido, a  manera de orientación sobre los pasos a seguir en circunstancias difíciles como las actuales: 1) Respeta las ideas de otros, así como quieres que respeten las tuyas;  2) Defiende tus ideas con ideas, no con armas; 3) Convivir con otros no es renunciar a ideales ni a posiciones;  4) Dividir a los semejantes en buenos y malos propicia la violencia;  5) Tienes adversarios, no enemigos;  6) Rechaza la violencia porque al fin te hará daño;  7) La paz es el respeto al otro;  8) Lucha por tus ideas, pero lucha en paz;  9) Defiende tus derechos por medios pacíficos;   10) La democracia es la paz.

La democracia no se legitima con fusiles sino con votos, clamaba hace poco A. Barrera Tyszka, a la vez que alertaba sobre la inevitabilidad de negociaciones para salir del autócrata, una vez definido cómo hacerlo, con quiénes, bajo qué condiciones. Un camino pacífico hacia la democracia, mensaje central del Presidente (e) Juan Guaidó, que asegure una transición en convivencia para beneficio de los habitantes de este dolido terruño.

Tuiteando

1.- Samuel, Yosner, Jurubith, Yoifre, jóvenes entre 14 y 26 años, son algunos de los fallecidos en las manifestaciones del 30 de abril y 1º de mayo, abatidos por las balas de cuerpos represivos del estado. ¿Hasta cuándo tantas pérdidas?

2.- Por orden de Conatel, la emisora Radio Caracas Radio 750 AM ha salido del aire, por ahora. Mucho demoraron. RCR 750 ha sido un ejemplo indeclinable de valentía en defensa de la democracia y la libertad a lo largo de estos 20 años.

3.- Rechazamos la toma del edificio rectoral de la Universidad de Oriente por parte de grupos afectos al régimen y su pretensión de destituir a la Rectora Milena Bravo.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »