Inicio > Política > Tesis del diálogo se abre paso en filas de Guaidó, según el New York Times

Tesis del diálogo se abre paso en filas de Guaidó, según el New York Times

 

El fracaso del intento de movimiento cívico-militar del pasado 30 de abril parece haber obligado a Juan Guaidó y su equipo político más cercano a abrirse a una negociación con Nicolás Maduro, en lugar de mantener una línea dura para sacarlo del poder, según un reportaje de The New York Times.

La nota publicada en la página web del rotativo estadounidense señala que el equipo de coordinación política de Guaidó, quien asumió las competencias del Poder Ejecutivo el pasado 23 de enero, ha quedado debilitado por la persecución y la pérdida de poder de convocatoria de las manifestaciones callejeras para demandar la salida de Maduro.

De acuerdo con un testimonio que el New York Times recoge de Félix Seijas, presidente de la encuestadora Delphos y, según el medio, asesor de la oposición, la estrategia de aguante y contención de la administración Maduro podría ser exitosa, ya que la idea de que el paso del tiempo favorece al chavismo y desgasta más a la oposición, podría no ser del todo equivocada, según el analista.

En el reportaje se dice que Guaidó se mueve con cada vez más limitaciones y reconoce que la «ha sido muy salvaje la persecución». El texto, firmado por el corresponsal Anatoly Kurmanaev, cita también declaraciones del dirigente de Voluntad Popular y ex vice jefe de gabinete de Guaidó, Rafael del Rosario, quien tuvo que escapar con su familia a Colombia, en las que señala que continuará en la lucha como pueda, pero también reconoce que puede «pasar un buen tiempo» refugiado en el país vecino.

El análisis sostiene que el respaldo internacional a Guaidó aunque, en esencia, se mantiene, ha comenzado a derivar hacia otros escenarios distintos a una salida impuesta para Maduro. Apunta el detalle de que la diplomacia estadounidense ahora se ha centrado en Irán y la crisis del Oriente Medio, por lo que la posibilidad de un respaldo militar se ha alejado, para quienes quieren esta opción.

Aunque Nicolás Maduro puede gestionar la crisis, no está en capacidad de ofrecer soluciones reales, por lo que también luce debilitado, pero se las ha arreglado para mantener el control militar, al menos en apariencia, pero lo suficiente como para que el enviado especial para Venezuela, Elliot Abrams, advirtiera reciente que el chavismo debe ser parte de una solución a la crisis. «Solo queremos dejar claro que realmente queremos una Venezuela democrática. No estamos eligiendo a un bando como ganador», dijo citado por el NYT.

Guaidó sigue firme con su agenda en los discursos políticos y su equipo, aunque golpeado, mantiene la idea de convocar más movilizaciones populares, pero, al parecer, tras bastidores la negociación se abre paso, pero siempre con la advertencia de que no se participará en un «falso diálogo»

Lea completa la nota de The New York Times

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »