Inicio > Economía > La caída de la demanda: otra dimensión de la crisis

La caída de la demanda: otra dimensión de la crisis

 

La economía venezolana ha llegado a un punto prácticamente inédito de depresión. La dramática caída de la demanda de bienes y servicios pasa a ser el mayor problema no solo para las empresas, sino para toda la sociedad, porque sus consecuencias son muy graves para las vidas de los ciudadanos y la estabilidad del país. No es una exageración decir que nos estamos jugando nuestra capacidad de desarrollo y generación de riqueza sostenible en, quizás, muchos años.

Estimamos una caída de entre 20% y 25% del Producto Interno Bruto (PIB) para el cierre de 2019 y, en consecuencia, prevemos una contracción de la demanda en los mismos niveles o, quizás, un poco mayores. Sin duda, estamos ante una realidad en extremo compleja que nos plantea retos de todo tipo.

Tenemos una reducción acumulada del PIB que ya ronda 65% en los últimos cuatro años, y los empresarios se han acostumbrado a surfear esta realidad haciendo una serie de ajustes, especialmente en materia financiera.

En este punto de la crisis, la capacidad de ajuste de las empresas se tropieza con el peor de los obstáculos: la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores. Ya la inflación no es el dato más relevante en la construcción de precios. La pregunta clave es: ¿podré colocar mis productos a los precios adecuados o languidecerán en los anaqueles?

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »