Inicio > Interés > La lista de Mike Pompeo que todo el mundo conoce pero que pocos mencionan

La lista de Mike Pompeo que todo el mundo conoce pero que pocos mencionan

 

Mike Pompeo le apuntó a la diana. Al grupo de los 40 opositores que aspiran a ser presidentes. Para ser justos, no son tantos. Pero se entiende lo que quiso decir el secretario de Estado de los Estados Unidos: que son muchos como arroz. Ya si son 10 o 15, o un poco más, representan un problema.

Por Juan Carlos Zapata

Antes de que apareciera el fenómeno de Juan Guaidó, en Bogotá hubo una reunión en la que el presidente de Colombia, Iván Duque, reclamó unidad. Y también era un reclamo de Mauricio Macri en Argentina. Y era lo que reclamaba Mariano Rajoy en España. Y hasta José Luis Rodríguez Zapatero se los dijo, a los dirigentes, algunas veces. Y unidad es lo que viene reclamando a la dirigencia quienes en la base, en la calle, en la empresa, en la banca, en las universidades, en los sindicatos, sueñan con el cambio. Las academias publicaron a finales de 2018 un documento reclamando unidad. Los académicos subrayaban sobre la “decepcionante desunión que ha prevalecido”.

Pompeo habló de 40 que querrían ser presidentes una vez se vaya Maduro. Pompeo habló hacia el futuro. Dando por hecho el evento. Pero el problema no es hacia allá. Es hacia acá. Es ahora. Ya en noviembre de 2018 el embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, había dicho esto: “La desorganización de la oposición es la peor parte. Ellos están esperando que sean los otros los que les resuelvan los problemas, y eso es un gran error. Nadie lo va a hacer por ellos”. Fue una declaración de pronóstico.

Pompeo dijo que lo difícil ha sido mantener unida a la oposición. Lo sabe él ahora. Y lo expresa en un reclamo contundente, según lo revelado por The Washington Post . Lo saben los venezolanos desde hace años. Y saben que, por fortuna, quedó demostrado en las elecciones parlamentaria de 2015 que la unidad garantizaba el triunfo. Faltó unidad para enfrentar a Hugo Chávez. Y ha faltado unidad para enfrentar a Nicolás Maduro. Solo en 2016 se contaron al menos 6 agendas distintas en el campo opositor. Y pasó en 2014 con La Salida que encabezaron Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma. Y en torno al diálogo y las negociaciones de 2016 y 2017, faltó unidad y faltó voluntad. Y ha faltado en esta etapa de Guaidó, con todo y que ha sido una de las estrategias mejor diseñadas, y se cuenta con el apoyo de la comunidad internacional.

Pompeo habló de 40 que querrían ser presidentes una vez se vaya Maduro. Pompeo habló hacia el futuro. Dando por hecho el evento. Pero el problema no es hacia allá. Es hacia acá. Es ahora. Ya en noviembre de 2018 el embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, había dicho esto: “La desorganización de la oposición es la peor parte. Ellos están esperando que sean los otros los que les resuelvan los problemas, y eso es un gran error. Nadie lo va a hacer por ellos”. Fue una declaración de pronóstico. Lo analizamos en KonZapata. (Lea esta nota de apoyo)

Santos ha debido manejar elementos para hacer la afirmación, en vista de que Duque ha sido un aliado firme de la oposición. Poco más de un año, aparece Guaidó y más de 50 países reconociéndolo. O sea, la comunidad internacional haciendo el trabajo. ¿Y en lo interno? La división. Los recelos. Las envidias. Los radicalismos infantiles. Desde el exilio también se ametralla.

La dicho por Pompeo confirma otra versión vertida en los Estados Unidos. La de un documento del Departamento de Estado. Un escrito que analizaba la situación opositora en medio de las negociaciones que se celebraban en República Dominicana. El documento decía: “La oposición carece de unidad, una visión convincente y un mensaje claro para el pueblo venezolano, así como un plan para gobernar”. Hacía la crítica y al mismo tiempo señalaba que de todas maneras había que apoyar a esa oposición, con todos sus problemas. Apostaron a ello, y apareció Guaidó, y si la estrategia de pronto se vio que era exitosa, que podía funcionar, es porque entre enero, febrero y marzo funcionó un centro de mando único con el Presidente Encargado a la cabeza, y era con él que se entendían los factores internos y externos. Todavía falta la visión, falta el mensaje y falta el plan de gobierno. Todo sigue a medias.

Mike Pompeo dijo lo evidente. Pero lo dijo Pompeo. Porque lo que hay son nombres. Y con cada nombre los intereses. Los egoísmos. Los celos. Las agendas. Con cada nombre, grupos y subgrupos. Los partidos. Con cada nombre la falta de grandeza. Ahora, hay también chavistas disidentes y chavistas en el poder que aspiran a suceder a Maduro. De la oposición democrática se puede agrupar esta lista:

1-Juan Guaidó

2-Leopoldo López

3-María Corina Machado

4-Henri Falcón

5-Antonio Ledezma

6-Henry Ramos Allup

7-Julio Borges

8-Henrique Capriles Radonski

9-Eduardo Fernández

10-Claudio Fermín

11-Diego Arria

12-Carlos Vecchio

13-Manuel Rosales

14-Lilian Tintori

15-Andrés Velásquez

16-Lorenzo Mendoza

Del chavismo disidente, ésta:

1-Miguel Rodríguez Torres

2-Rafael Ramírez

3-Luisa Ortega Díaz

Del chavismo en el poder

1-Mikel Moreno

2-Vladimir Padrino López

3-Diosdado Cabello

4-Tarek El Aissami

Y del chavismo de los operadores del dinero:

1-Raúl Gorrín

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »