Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Sobre la verdad y mentiras

Gloria Cuenca: Sobre la verdad y mentiras

 

Días difíciles, complejos, agotadores. Toca ponerse a reflexionar sobre diversos tópicos, que fluyen a diario, en la cotidianidad. Uno de ellos: lo que se dice, cómo se dice, cuándo se dice. Interesante anotar: implica la verdad.

¿Qué significa? En buenas cuentas, por verdad, lo que entendemos es veracidad. Es decir, que se pueda comprobar lo que se dice, lo que ocurrió, y en efecto sucedió. La otra verdad, la filosófica, no es tema de discusiones periodísticas. Como se ha dicho, “desde que el mundo es mundo” las mentiras existen y existirán sin duda, mientras los humanos no se den cuenta de otro dicho “ la mentira tiene patas cortas, dura hasta que aparece la verdad”.

Trato el tema de las falsas noticias, “fake news”, como se las llama ahora. Por fortuna, estamos en medio de una situación que produce a diario la preocupación de periodistas, comunicadores, ciudadanos y curiosos, en cualquiera de las circunstancias que traten de lo informativo noticioso.

Los colegas acuciosos siempre y en busca de la veracidad intentan por todos los medios desentrañar lo que corre por las venas de las redes informativo- comunicacionales, y ponen en evidencia, lo que las mentiras construidas por centros de propaganda y las mentes ociosas -de algunos usuarios que inventan.

¿Qué hacer? Se presentan opciones: “Verifícalo” es una de ellas. Hay normas que se deben seguir: la fecha de emisión, sí son anónimos, el estilo, la ortografía y la exageración, entre otros aspectos para detectar lo falso.

Interesante anotar un aspecto que ocurre con la comunicación: una vez que se produce la emisión de un mensaje, éste adquiere independencia, libertad, que lo puede vincular, o no, con lo que piensa el receptor: cada quien lo interpreta a su manera.

Contradictorios lectores, sospecho, que siguiendo la independencia de los mensajes, varios de ustedes, receptores -contradictorios, también- han leído y comprendido mis planteamientos de manera equivocada.

Sin embargo, como periodista y comunicóloga sé que esto es posible y frecuente: “ se lee lo que se quiere y se entiende”. Cada quien es libre. Pretender imponer una sola forma de ver las cosas, huele y sabe a autoritarismo y peor a totalitarismo.

Las “fake” circulan, se pueden desmontar y verificar si son ciertas o falsas. Pensar y opinar es libre. Explicaré a quienes en verdad les interesa lo que digo.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »