Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Manifestantes exigen en Haití la renuncia del presidente por corrupto

Manifestantes exigen en Haití la renuncia del presidente por corrupto

 

Miles se manifiestan contra la corrupción en Haití

Miles personas se manifestaron contra la corrupción y paralizaron gran parte de la capital haitiana el domingo, a la vez que pidieron la renuncia del presidente Jovenel Moise.

Los manifestantes quemaron llantas y lanzaron piedras durante la marcha en Puerto Príncipe, donde olía a caucho quemado. Muchas tiendas y gasolineras cerraron y el tráfico entre varias ciudades fue interrumpido porque los manifestantes bloquearon pistas con autos, piedras y grandes objetos.

Los inconformes exigen que se investigue a profundidad qué fue lo que pasó con los fondos derivados de cargamentos subsidiados de crudo a Venezuela. Una investigación del Senado hace poco determinó que al menos 14 funcionarios del gobierno presuntamente malversaron 3.800 millones de dólares bajo el gobierno del expresidente Michel Martelly.

Los manifestantes eran integrantes de varios sectores de la sociedad, incluyendo partidos políticos, organizaciones religiosas y activistas comunitarios.

El Nuevo Herald

Manifestantes exigen en Haití la renuncia del presidente Jovenel Moise

Miles de haitianos manifestaron el domingo en Puerto Príncipe para exigir la renuncia del presidente Jovenel Moïse, acusado por el Tribunal Superior de Cuentas de estar en el centro de un esquema de “malversación de fondos”.

Precedidos por decenas de manifestantes en motocicleta, los jóvenes acudieron en gran número a la marcha realizada en uno de los ejes principales de la capital de Haití y convocada por partidos de oposición y organizaciones de la sociedad civil.

Los manifestantes montaron hacia el mediodía pequeñas barricadas de neumáticos quemados, pero no se reportaron incidentes a pesar de un fuerte despliegue policial.

“Exigimos que todos los dilapidadores de fondos sean juzgados y castigados, sus bienes confiscados y entregados al Estado para proyectos de desarrollo serio, que el presidente renuncie y se ponga a disposición de la justicia”, dijo en la marcha la activista Vélina Charlier.

La semana pasada, el Tribunal de Cuentas publicó un informe de más de 600 páginas sobre el uso de Petrocaribe, un programa de desarrollo patrocinado por Venezuela, que sacó a luz numerosos casos de manejo irregular de fondos y de corrupción.

Los magistrados descubrieron, por ejemplo, que en 2014 para el mismo proyecto de reparación de carreteras, el Estado firmó dos contratos con dos compañías de diferente nombre, Agritrans y Betex, pero que comparten el mismo registro fiscal y el mismo personal técnico.

Antes de su llegada al poder, en 2017, Jovenel Moïse estuvo al frente de Agritrans, una empresa dedicada a la producción de bananas pero que recibió más de 33 millones de gourdes (más de 700.000 de dólares al cambio de entonces) para este proyecto vial.

Percibido como una fuente de despilfarro y corrupción, Petrocaribe ya ha dado lugar, en 2016 y 2017, a dos investigaciones del Senado.

Desde el verano de 2018, el movimiento ciudadano “Petrocaribe Challenge” ha multiplicado las manifestaciones en todo el país, lo que ha llevado al Tribunal Superior de Cuentas a poner en marcha operaciones de contralor para determinar cómo cuatro administraciones sucesivas gastaron los más de 1.600 millones de dólares recibidos para este programa.

– “Eliminar los excesos” –

“Una auditoría general de la administración pública es más que necesaria para eliminar los excesos”, considera Vélina Charlier, de 38 años, que participa desde los inicios en las manifestaciones de Petrocaribe Challenge, una iniciativa que cuenta con el apoyo de las jerarquías católicas.

Los obispos declararon el sábado que quieren ver “en todos los niveles de poder y en los cargos públicos a mujeres y hombres nuevos por su mentalidad, su conciencia profesional y su competencia”.

Los partidos de la oposición pidieron nuevamente a sus simpatizantes que se manifestaran con calma el domingo.

“Tenemos la garantía de que la policía protegerá vidas y bienes. Hemos hecho todos los arreglos necesarios para que todo salga bien”, declaró André Michel, uno de los principales dirigentes de la oposición.

En febrero, Haití se vio conmovida por una semana de violentas manifestaciones contra el gobierno en las que murieron al menos siete personas.

Como consecuencia de esas protestas, a mitad de marzo el gobierno renunció, pero el proceso político para designar un nuevo gabinete permanece desde entonces bloqueado por el parlamento.

Sin ministros en funciones, sin presupuesto para el año fiscal que comenzó en octubre, Haití se ve amenazada por el estallido de una nueva y grave crisis institucional, ya que las elecciones legislativas previstas para el otoño boreal próximo podrían no realizarse.

Esta fragilidad institucional agrava la crisis económica y social, con una inflación que supera el 17%, una moneda que no para de devaluarse, y niveles de pobreza que se acrecientan en el que ya es el país más empobrecido del continente americano.

Panorama

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »