Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Eumenes Fuguet: Matías Salazar, “matiitas”

Eumenes Fuguet: Matías Salazar, “matiitas”

Polémico e intrépido personaje del siglo XIX, jefe federalista, nacido en la población cojedeña de El Pao en 1828; tuvo  destacada figuración en la contienda conocida como la Guerra Federal, Guerra Larga o de los cinco años. De humilde hogar y poca preparación intelectual; desempeñó actividades agrícolas y comerciales, primero en el suelo natal, luego en  Tinaco, Tinaquillo y por último  en Valencia. Destacó como valiente torero en El Baúl y San Carlos; en Valencia toreó en La Candelaria; conocido como “Matiitas”. A los veinte años se desempeña como escribiente del conocido abogado Francisco Paula Quintana.

En  el Pao  ejerció  como maestro de escuela. Tras los sucesos de marzo de 1858, se involucra en los asuntos políticos, incorporándose con  el grado de subteniente, al poco tiempo es ascendido  a  capitán. En 1859, año del inicio de la Guerra Federal, con las filas de Falcón y Zamora en agosto de ese año; convirtiéndose en  uno de los jefes de la región central del convulsionado país; su área de operaciones comprendía los estados  Carabobo y Cojedes.

En enero de 1862 se presenta con su grupo armado en Valencia tratando sin éxito de subvertir el orden. Matías cometió delitos cometidos contra la propiedad, verbigracia el asalto  en el camino de Valencia a Tinaquillo contra el comerciante español Juan Palau y muerte de dos  de sus arrieros, en agosto de 1862, acción que le valió el remoquete de “El Encarbonado”, debido al disfraz que utilizó; el Gral. Jesús María Lugo indignado por este delito ordena la detención y encierro en Montalbán, de donde escapa para incorporarse al ejército del Gral. Juan Crisóstomo Falcón. En 1862, es ascendido por Falcón a general, asignándole trescientos hombres, bajo las órdenes del general Jesús M. Lugo, comandante de las operaciones militares en Carabobo. En 1866, Matías es elegido  diputado, pero al asumir Hermógenes López el gobierno del estado Carabobo, toma las armas; el 20 de enero de 1867 lo derrota en Macuraparo. En abril de 1868 es detenido en Valencia y enviado prisionero al castillo San Felipe en Puerto Cabello por pocos meses

El 12 de septiembre de 1869 fracasa en su intento de tomar Valencia. El 15 de septiembre de 1869, ejecutando un ataque nocturno se apodera en el sector El Naipe de 250 fusiles  y 10.000 cartuchos de un batallón que transportaba tan importante material bélico. El 14 de febrero de 1870, Guzmán Blanco procedente de Curazao desembarca en Curamichate; Matías se le incorpora en Cojedes.

Caracas es ocupada el 27 de abril de 1870. El 21 de septiembre Matías logra el triunfo en Guama  luego de seis horas de combate contra el Gral. José M Hernández; designado Segundo de la presidencia de la República, y luego Presidente del estado Carabobo. Al poco tiempo empezó un distanciamiento entre Salazar y Guzmán; en ocasiones Matías desobedecía al máximo jefe. El 27 de abril de 1871 en la casa de Guzmán en Caracas, fue desairado por  Ana Teresa Ibarra, esposa de éste quien se negó a bailar con Matías, éste se dirige a Valencia dedicándose a organizar una rebelión.

En mayo de 1871, Guzmán invitado por Matías  casi es víctima del complot  preparado para asesinarlo. Guzmán se comporta benévolamente, al llamarlo a Caracas haciéndole acompañar por Felipe Larrazábal, desterrándolo a Curazao, dándole 20.000 pesos y a Larrazábal 10.000, dinero que ambos aprovechan  para comprar armas y preparar una invasión. Las acciones militares se inician a comienzos de 1872 por el Arauca, concentrándose en el centro de Venezuela, entre Cojedes y Carabobo,  culminando con el fracaso  en Tinaquillo y Nirgua,  donde  es apresado, se le lleva a Tinaquillo, sometido durante nueve horas a un Consejo de Guerra formado por  oficiales amigos y compañeros de lucha  que lo condenan a la degradación y  muerte, ratificada por el propio Guzmán. Es fusilado en un sitio aledaño a Tinaquillo  el 17 de mayo de 1872; A pesar de pedir que no le vendaran  los ojos, le fue colocada por el Gral. Julián Castro encargado de la ejecución.

La pena de muerte en Venezuela había sido abolida el 18 de agosto de 1863 mediante el  Decreto de Garantías del mariscal Falcón. Luego de recibir los auxilios religiosos, la noche del 16 de mayo, Matías le escribió una carta de despedida a su señora Sergia Moreno, le suplicaba  valor y resignación, dándole instrucciones sobre los bienes familiares, incluía  un aporte de veinticinco pesos a la virgen del Socorro.

churuguarero777@gmail.com

Traducción »