Inicio > El pizarrón de Fran opinión > José Antonio Gil Yepes: Estrategias empresariales ante la crisis

José Antonio Gil Yepes: Estrategias empresariales ante la crisis

En un reciente sondeo realizado por Escenarios Datanalisis, respondido por 238 empresas de los sectores agropecuarios, industrial, comercio-servicios y tecnológico, encontramos múltiples mensajes que permiten formular estrategias empresariales para adaptarse o transformar el entorno.

La sorpresa es que el 10,2% de las empresas ha crecido en sus ventas durante la cuarentena. Es más, esas empresas ganadoras están ubicadas en todos los sectores arriba mencionados y mejor noticia aún es que, dentro de un mismo ramo, se encuentran empresas ganadoras y otras hasta con un impacto catastrófico (60% o más de pérdida de ingresos). Esta dualidad resalta en las empresas de distribución de alimentos; lo que indica que la estrategia competitiva o modelo de negocio puede marcar la diferencia, indiferentemente del desastre que reina en el macro entorno económico, político y de salud pública. Esa diferencia la marcan los modelos de negocio en función de variables de los otros tres entornos de la empresa, como alianzas con eslabones de la cadena sectorial (proveedores, distribuidores, centros de formación o de tecnología); estrategias de mercado, entre las cuales se encuentran respuestas tan simples y exitosas como una página web, el delivery o el pick up; y una efectiva alineación interna de la organización lograda a través de una planificación estratégica participativa.

Mientras más negativamente afectadas estén algunas empresas por variables del entorno macro, más necesidad tienen de revisar su modelo de negocio, con base en factores de los otros tres entornos que sí controlan;… o cerrar operaciones lo antes posible. En el otro extremo, mientras más favorable haya sido el impacto de la pandemia sobre las empresas, estas tienen la oportunidad de acumular inventarios, crecer en participación de mercado, atender nuevos segmentos; introducir nuevos productos o canales y explorar la exportación.

La alta correlación entre el nivel de Actualización Tecnológica de la Empresa y el nivel de ventas durante la pandemia indica que la tecnología es un factor muy relevante para desarrollar la competitividad. La tecnología es clave para responder a la necesidad de sustituir importaciones en un país que dejó de ser rentista y de moneda sobrevaluada; que ahora necesita desarrollar su creatividad para auto abastecerse y exportar, por lo que de ahora en adelante depende de su cerebro e inventiva y no de recursos naturales, del gasto público ni del sudor de su frente.

El sector tecnológico obtuvo los mejores resultados en todos los Índices construidos como parte de este análisis: competitividad, libertades económicas, flexibilidad del modelo de negocio y adaptabilidad a la pandemia; lo que explicaría sus mejores resultados. Sin embargo, pareciera que este sector está en deuda consigo mismo en cuanto a crear más conciencia de sus bondades entre sus clientes potenciales en cualesquiera de los otros sectores para que estos sientan la necesidad de desarrollarse tecnológicamente. El desarrollo tecnológico tiene que tener un fin claro y rentable, cual es satisfacer las necesidades de los consumidores. Por ello, los estudios de mercado son la puerta de entrada para identificar qué se puede vender, aquí o afuera. Dentro de la investigación y estrategias de mercado es necesario estar claros que la clave de la competitividad no es hacer lo mismo que los competidores (esa creencia duró hasta mediados de la década de 1990) sino diferenciarse, posicionarse, escoger una Proposición Única de Valor y adaptar a ella la organización para configurar la estrategia competitiva o modelo de negocio.

La efectividad y eficiencia en la formulación y ejecución de una estrategia competitiva dependen de la Alineación Interna y Sentido de Equipo de la organización; evitando las ineficiencias que conllevan las desconexiones y discrepancias internas. Para ello, contamos con la Planificación Estratégica, realizada a través de un proceso participativo en su formulación, ejecución y retribución. De allí surgen la Cooperación, Reciprocidad y la Confianza entre los participantes. Estas son tecnologías blandas que nos abren un mundo de posibilidades que muchos desconocen, por lo que prefieren “coger atajos, someterse, evadir, echarle la culpa a otros, transferir responsabilidades, darse por vencidos o seguir esperando”.

Lo que nos dicen estas reflexiones es que podemos sobrevivir y crecer a pesar de los malos gobiernos y de las pésimas políticas económicas que hemos tenido que soportar por décadas, siempre orientadas a que los sectores empresarial y trabajador no crezcan como para retar el control del poder que han ejercido los políticos o militares de turno: ¡Trabajadores y Empresarios, quítense las telarañas ideológicas, vean y piensen unidos en un plan estratégico para sus respectivas empresas!

@joseagilyepes

Traducción »