Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: El 6 de diciembre, a votar todos

Luis Fuenmayor Toro: El 6 de diciembre, a votar todos

Un grupo de conocidos dirigentes y activistas sociales y políticos, en su mayoría sin militancia partidista, han hecho circular un documento intitulado “¡A votar todos!” (http://chng.it/j8gvmvfpyR), con el propósito de recoger firmas de apoyo al contenido del mismo. Su nombre deja claro desde el principio el propósito fundamental del “comité promotor”, que elaboró el documento. Se trata de una muy bien argumentada posición de impulso a la participación electoral, en las venideras elecciones de la Asamblea Nacional. Se inicia con la necesidad de “echar la desesperanza a un lado” y de honrar el comportamiento histórico venezolano, que fue capaz de “acometer la gran empresa de la independencia en Venezuela y América”, así como después llegar a “derrocar la última dictadura militar del siglo XX”.

“Quienes suscribimos, llamamos a votar”, dicen claramente los proponentes, entre quienes me encuentro. Resaltan, entre otros, los nombres de: Enrique Ochoa Antich, Leonardo Carvajal, Mario Villegas, Rafael Simón Jiménez, Gustavo Márquez Marín, Rafael Quiroz, Josefina Baldó, Francisco Bautista, Oly Millán, Domingo Alberto Rangel, Jesús Puerta, Santiago Arconada, Simón García, Eduardo Semtei, Esteban Emilio Monsonyi, Héctor Navarro, Jorge Alejandro Rodríguez y Douglas Zabala. “En una realidad como la de Venezuela, votar es un imperativo moral”, afirman, para luego concluir que “El voto no es un regalo gracioso ni una concesión del poder autoritario, sino una conquista popular universal de los pueblos y un derecho consagrado en la Constitución de la República”. Y “Los derechos se defienden ejerciéndolos, no renunciando a ellos”.

La soberanía nacional se recoge en la afirmación: “Venezuela debe expresar ante el mundo que es un pueblo soberano comprometido con la democracia y debe hacerlo a través del voto”, y dejan muy claro luego que la mayor victoria será “retomar la ruta democrática, de acumulación progresiva de fuerzas, constitucional, pacífica y soberana”. Más adelante avizoran que “La próxima Asamblea Nacional será un espacio para el diálogo entre los venezolanos, para la búsqueda de consensos y acuerdos sobre los grandes asuntos (..), y para la defensa de los derechos políticos, civiles, económicos, sociales, culturales y ambientales del pueblo”. Esa AN designará los poderes públicos futuros, que deberán reconocer la nueva pluralidad existente. “Retomar la ruta democrática implica (..) prepararnos para ganar tantas gobernaciones, legislaturas, alcaldías y concejalías como sea posible en los próximos comicios”.

“Votar hoy es rechazar las ilegales medidas coercitivas económicas y financieras contra Venezuela y las deplorables propuestas y amenazas de intervención militar extranjera a nuestro suelo patrio”. “Votar es protestar y luchar contra las manifestaciones y atrofias autoritarias, dictatoriales y militaristas del poder”. “Votar este 6D es protestar y luchar contra el desembozado propósito de restringir los poderes que la Constitución atribuye a la Asamblea Nacional contenidos en la llamada Ley Antibloqueo, sancionada por una Asamblea Nacional Constituyente ilegítima e inconstitucional en su origen y proceder”. Denuncia el documento que en Venezuela “la gran mayoría de las familias se debate entre perder la batalla por la sobrevivencia o sucumbir ante la pandemia”, por lo que votar es exigirle a la oposición democrática que impulse un programa que incluya las medidas dirigidas “a la atención de la emergencia social compleja profundizada por la pandemia y sus secuelas”.

La última exigencia se le hace a los partidos y candidatos de la oposición democrática, que participan en las elecciones parlamentarias. Se trata de la realización de “un supremo esfuerzo unitario para el que todavía hay tiempo y el compromiso de la defensa colectiva del voto”. En esta petición ha sido constante, perseverante y consecuente el Movimiento al Socialismo (MAS) en todas sus ruedas de prensa y declaraciones públicas de sus líderes nacionales. Personalmente aspiro a que nuestros asiduos lectores nos ayuden en la difusión y firma de este importante documento.

Traducción »