Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Reinaldo Aguilera: Una obra de teatro llamada revolución bonita

Reinaldo Aguilera: Una obra de teatro llamada revolución bonita

Sin mucho que investigar, podemos decir claramente que una obra teatral, es un género literario cuyo texto está constituido normalmente por diálogos entre personajes, con un cierto orden, susceptible de representación escénica, en cuyo desarrollo se ejecuta la llamada puesta en escena, en ella pueden combinarse, discursos, diálogos, mímica, música, coreografía, y otras formas de expresión artística.

Durante el transcurso de toda la obra, se mezclan los diálogos, las acotaciones, se desarrolla la estructura del guion, los personajes y el género que va a representar, éste último se suele dividir en tragedia, comedia, tragicomedia o melodrama, lo interesante es que las partes de la puesta en escena están a cargo siempre del propio director de la obra, en el caso que nos ocupa lo que sucedió es que el director se murió.

Entonces, cabe perfectamente la pregunta: ¿A causa del fallecimiento de Hugo fue que la Revolución se descontroló? Sinceramente yo pienso que no, pues él sembró lo que se está cosechando el día de hoy, ni más ni menos.

Lo cierto es que la terrible obra parece no tener desenlace, todo se agudiza y la aparición de nuevos actores políticos hace que la trama se complique más, particularmente el 2020 y lo que va de 2021 son indescifrables a la hora de efectuar algún estimado del fin de la denominada “Revolución Bonita”, que de bonita no ha tenido nada.

La verdad verdadera como dicen por allí, es que el génesis de la revolución bolivariana se nutrió de importante componente social, en especial cuando Hugo Chávez se declaró socialista y aseguró que Simón Bolívar fue igualmente socialista, por lo tanto en nombre de «dar poder a los pobres», creó diversos programas denominados «misiones», que a estas alturas no tienen ni pies ni cabeza en manos de Nicolás, lo que ha generado justamente que en la trágica obra, aparezcan otros actores haciendo de las suyas, todo en perjuicio de la ciudadanía, lamentablemente.

La grave crisis del Coronavirus a nivel mundial ha tenido altas y bajas, pero muchos países han buscado soluciones, en Venezuela como hemos dicho anteriormente, todo depende del lado de la cama por donde se levante Nicolás, que determina si hay cuarentena, si es radical, flexible, medio flexible o casi nada, total para ellos es exactamente igual, pero para la población que se encuentra en grave riesgo, definitivamente no lo es.

Con todo sucediendo rápidamente, observamos que Maduro firma acuerdos con Rusia que no se concretan en la realidad, mientras Venezuela sigue esperando las Sputnik V; casi en simultáneo se recibe una dotación de una nueva vacuna rusa llamada EpiVacCorona, que tampoco se ve por ninguna parte.

Lo triste es que lo que para el régimen parece un juego, contrasta fuertemente con lo que se vive en la morgue de Bello Monte, dónde cada día ingresan hasta 50 fallecidos por covid-19, de la misma manera, en El Poliedro de Caracas, donde se abrió un hospital de campaña con 1.200 camas, cada día mueren entre 25 y 30 personas, una tragedia total.

Como vemos con el paso de los días, semanas y meses de éste 2021, la obra melodramática saca de dónde sea nuevas partes que agrega a la obra; lamentablemente parece que lo nuevo, es la escalada terrorista que se vive en la frontera Colombo/Venezolana, al mejor estilo de las guerras de guerrillas que enfrentó el hermano país años atrás.

Primero con el llamado Cartel de los Soles, fue o aún es el grave asunto del narcotráfico y ahora nada más y nada menos que un conflicto armado; observamos atónitos como Venezuela toma el lastre que Colombia empieza a soltar, definitivamente muy grave, los santuarios guerrilleros colombianos que el chavismo siempre permitió en territorio venezolano se vuelven ahora en su contra y ahora se complica todo, miles de desplazados huyen y se inicia una nueva crisis.

Por lo pronto queda orar mucho, es por lo que ha optado el ciudadano común en estos tiempos de la semana mayor atípica por demás, mientras el Nazareno recorrerá las calles de nuestra Caracas sin público y en Papa Móvil, la gente de fe y arraigo popular pedirá al Dios de los Cielos, que nos saque de la locura en la que nos encontramos y termine pronto ésta mala obra teatral, así de simple y sencillo.

@raguilera68 –  @AnalisisPE

Traducción »