Inicio > Regional > La hiperinflación se comió al peso colombiano en el Táchira

La hiperinflación se comió al peso colombiano en el Táchira

La crisis económica en el país no da tregua, y muestra de ello es la acelerada hiperinflación que vive Venezuela ha acabado con monedas extranjeras fuertes como el peso tan utilizado en el Táchira que han venido perdiendo valor tal como ocurrió con el bolívar que ya no es tomado como referencia de precios en los establecimientos comerciales.

Esta situación ha traído como consecuencia, que los ciudadanos tengan que pagar más por un producto en esta moneda extranjera, la cual está siendo desvalorizada cada día más por las distorsiones que existen, las cuales son aprovechadas por los comerciantes quienes se niegan a tener pérdidas en sus negocios.

Ante este panorama, la economista Darcy Ortiz ratifica la severa crisis que han en el país que ha devaluado hasta las divisas que circulan a lo largo y ancho del territorio nacional, entre ellas, el peso colombiano.

“Aquí nada de lo que existe en la economía corresponde a una política económica y al no haberla se generan distorsiones que dan pie a que aparezca la especulación, donde si hay oferta de dólares o pesos será ella la que se imponga, y esto es consecuencia de que tengamos una economía hipertrofiada” expresó.

Para la experta este fenómeno impide que se dinamice el aparato productivo a través del incentivo de la producción, inversión extranjera, entre otros. Aseguró que cuando la oferta es la que “gobierna” aparecen las distorsiones para atender la sobredemanda de divisas, cuyo dinero ha ingresado al país a través de la repatriación de capitales por remesas, exportaciones privadas o lo que ingresa por flujo de caja nacionales, bien sea por exportaciones de oro y petróleo y lavado de dinero.

Mencionó que aunque la colectividad cancela los productos en pesos o dólares no se han olvidado de los bolívares, pues cuando se emite una factura la misma refleja en la moneda nacional. “El venezolano no se ha olvidado del bolívar porque los pagos de impuestos y todo lo que engloba a este tema va traducido en bolívares y por tanto no se ha desconectado de la moneda nacional a pesar que vivimos una economía dolarizada de facto, que no ha sido oficializada por las sanciones” puntualizó.

En el año 2008 cuando se dio la reconversión monetaria, los ciudadanos aprendieron a vivir con la moneda digital, puesto que en el caso del Táchira, la llegada de los nuevos billetes tardaron meses, lo que obligó a los usuarios a usar transferencias y tarjetas de débito para hacer sus pagos.

Ortiz manifestó que en el país el 94% de las transacciones se hacen por punto de venta y el 6% en efectivo. “En cada reconversión cuando los billetes llegaban al estado ya estaban devaluados por el aumento sostenido y elevado de los precios, es por ello que todo se paga vía digital” dijo. Tasas sin control Las quejas son constantes. Comerciantes y clientes se quejan al no tener un precio oficial del peso.

El comerciante Nelson Rodríguez, dijo que existe un descontrol en cuanto a las tasas que manejan para la compra y venta de divisas, pero que ninguna autoridad y organismo supervisa el manejo de las monedas. “Nosotros estamos muy afectados, porque hay un nivel de descomposición en la sociedad bastante alto, que arropa a todos los sectores, salud, alimentación, transporte, educación que no está funcionando y nadie hace nada para resolver” añadió.

Esta misma opinión la tiene Vanesa Sandoval, quien resaltó que el monopolio hace de las suyas, alega que “cada persona maneja las tasas de acuerdo a su criterio, y esto afecta a quienes desean comprar divisas, puesto que cuando lo compras tiene un precio y cuando lo vendes otro, y esta situación afecta el bolsillo de los ciudadanos”.

Comerciantes se niegan a perder

Ante las distorsiones que hay en la economía, que han traído como consecuencia la especulación, los comerciantes se ven obligados a tomar medidas para evitar pérdidas en sus negocios, así lo confirma Carlos Sandoval, quien señaló que los propietarios de establecimientos comerciales deben vigilar las tasas de cambio y dólar para poder hacer las conversiones, ya que en menos de 24 horas, el número puede actualizarse hasta tres veces.

“Si las personas van a pagar con punto de débito o transferencia, se sube el precio en bolívares ya que el comerciante puede disponer del dinero al día siguiente cuando el banco líquida, pero debido a la inflación estos Bs. ya van a estar devaluados porque todos los días cambian los precios, esto es una realidad que no solo se vive en el estado Táchira también en otras regiones del país” expresó Sandoval.

Maryerlin Villanueva – La Prensa Táchira

Traducción »