Inicio > El pizarrón de Fran opinión > Pedro R. García: La oposición venezolana

Pedro R. García: La oposición venezolana

¿Morirá como los Zánganos Afortunados después del vuelo nupcial?

La relación de nuestros electores opositores al régimen, con los grupos autodenominados en estos momentos alianza democrática y “mesa de la unidad democrática” es lo más parecido a los amores de Swann, narrados por Proust, en el primer volumen de “A la recherche du temps perdu”, un mejor ejemplo de Swann no vive en absoluto engañado respecto a Odette: es plenamente consciente de sus mentiras, de su vulgaridad, de su mezquindad, consiente incluso que ni siquiera es su tipo de mujer, pero no puede evitar amarla…ni casarse con ella.

Acotación necesaria…

Los factores de oposición el próximo 21/11, en ese momento estarán traumados, por unos resultados que serán previsibles desde cuando aceptaron que se diera ese unipersonal careo con unos dados cargados por el régimen, sin una clara estrategia, todavía no han decodificado la coyuntura, su mensaje no es inclusivo, su presencia es frágil y desarticulada, carecen de prestigio y peso específico para liderar el proceso de cara al abordaje de este tramo que se inicia, con su tactismo alicorto del que hacen gala han conseguido reforzar el escenario de la polarización donde el chavismo a pesar de su contracción recompone el juego. Hay con urgencia reorientar una nueva conducta en los vastos sectores que adversan este proyecto, anacrónico, autoritario fragmentario y represor, quienes conduzcan este tramo tienen que articular con actores distintos, diferentes mecanismos participativos eficientes, agiles, humanizados, programáticos y con un profundo sentido ético, el discurso tiene que estar identificado con los temas álgidos y con la gramática adecuada que se planteen la búsqueda del poder desde la perspectiva de una genuina cultura política democrática, con asombro el país yano observó con estupor como renunciaron la posibilidad de fortificación de una infranqueable  línea media en las elecciones regionales y locales, que se convertiría en el ariete de esta bataya electoral próxima, el país con sus gigantescas manifestaciones, ha apoyado y dado su voto lo que ha timbrando al gobierno, pero la oposición como el Cartaginés han renunciado una y otra vez a entrar  a Roma. Subvalorar como han hecho a esa larga lista de hombres y mujeres de todos los estratos de la sociedad, sobre los que ha descansado el esfuerzo político diario en la desemejante confrontación con el régimen de turno, y que sin dudas abundan entre eyos excelentes candidatos para los foros regionales, especialmente en las Alcaldías de por lo menos las cuarenta ciudades más importantes, no hemos visto que aunque sea en un ejercicio de hipocresía mencionen alguno de eyos para conducir los destinos de alguna región, elecciones que por cierto, hay que machacar que la misma no obedece a ningún hecho taumatúrgico ni del el gobierno, ni de la oposición  ya que esta vencido su periodo, ahora recurrir en este momento a ese paso sin un análisis del contexto es una oscura torpeza táctica o velada complicidad con sus verdugos o “mentores”, habría que preguntarse ¿es necesario recorrer este tramo para el rescate del “Ethos democrático”, con pero con gestualidades, requiebros y expresiones altisonantes evaden el tema, cuando todo el país sabe que no hay garantía de las mismas con esta grotesca mayoría en la recién fraudulentamente estrenada “Asamblea nacional” donde  han mostrado los dientes todo esto frente a la mirada cómplice de los demagogos de turno, quienes se han abrogado la representación arbitraria de todos los venezolanos, que ambicionamos un salto hacia la evolución, no una vuelta de campana al anacrónico pasado y superar el descarrío asfixiante del  presente.

¿Nuevos ángeles de Melanchton?

Los Ángeles informaron que cuando fayeció Melanchton, le fue suministra en el otro mundo, una casa ilusoriamente igual a la que había tenido en la tierra. (En el país hay un símil con los cabeciyas de los desvencijados viejos y nuevos grupos políticos). A casi todos los recién venidos a la eternidad les sucede lo mismo y por eso creen que no están muertos. Los objetos domésticos eran iguales: la mesa, el escritorio con sus cajones, la biblioteca. (En el en este momento la papelería para los postulados a Gobernadores, Alcaldes, igual con los CD, los listados y una novedosa maqueta). En cuanto Melanchton se despertó en ese domicilio, reanudo y escribió sus tareas literarias como si no fuera un cadáver y durante unos días sobre la justificación por la fe. Como era su costumbre, no dijo una palabra sobre la caridad. Los Ángeles notaron esa omisión y mandaron a personas a interrogarlo. Melanchton les dijo: “He demostrado irrefutablemente que el alma puede prescindir de la caridad y que para ingresar al cielo basta la fe”. (En el aquí con una reiteración pelágica y auyando a voz de cueyo sostienen sus inflexibles posturas y exclaman con fiereza, nuestros candidatos los escogeremos en elecciones internas abiertas y acuerdos transparentes) Esas cosas las decía con soberbia y no sabía que ya estaba muerto y que su lugar no era el cielo. Cuando los Ángeles oyeron ese discurso lo abandonaron. (Los militantes y amigos en este momento imitan a los seres alados)

A las pocas semanas los muebles comenzaron a afantasmarse hasta ser invisibles, salvo el siyón, la mesa, las hojas de papel y el tintero. Además, las paredes del aposento se mancharon de cal y el piso de un barniz amariyo. Su misma ropa ya era mucho más ordinaria. Seguía, sin embargo, escribiendo, pero como persistía en la negación de la caridad, lo trasladaron a un tayer subterráneo donde había otros teólogos como él.  Ayí estuvo unos días encarcelado y empezó a dudar de su tesis y le permitieron volver.  Su ropa era de cuero sin curtir, pero trato de imaginarse que lo anterior había sido una mera alucinación y continúo elevando la fe y denigrando la caridad. Un atardecer sintió frio. Entonces recorrió la casa y comprobó que los demás aposentos ya no correspondían a los de su habitación en la tierra. Algunos estaban repletos de instrumentos que era imposible entrar; otros no habían cambiado, pero sus puertas y ventanas daban a grandes médanos.  La pieza del fondo estaba yena de personas que lo adoraban y que le repetían que ningún teólogo era tan sapiente como él. (Esta ceremonia se recurre todos los lunes en las desangeladas casas de partidos, y se refrenda en el sagrario mayor o “mesa de la unidad”). Esa adoración le agrado, pero como alguna de esas personas no tenía cara y otros parecían muertos, acabo por aborrecerlos y desconfiar. Entonces determinó escribir un elogió, pero las páginas escritas hoy aparecían mañana borradas. Eso le ocurrió porque las componía sin convicción. (Así se han borraron los resultados en algunas jurisdicciones). Recibía muchas visitas de gente recién muerta, pero sentía vergüenza de mostrarse en un alojamiento tan sórdido. Para hacerles creer que estaba en el cielo, se arregló con un brujo de los de la pieza del fondo, y este los engañaba con simulacros de esplendor y serenidad. (Hoy las empresas Encuestadoras y de publicidad de los Melanchton de nuevo cuño, son sus socios y accionistas, cumplen este rol de especialistas en engañifas). Apenas las visitas se retiraban, reaparecían la pobreza y la cal, y a veces un poco antes. Las últimas noticias de Melanchton dicen que el mago y uno de los hombres sin cara, lo yevaron hacia los médanos y que ahora es un sirviente de los demonios. (Tomado del Libro Arcana Coelestia de Emanuel Swedenborg). Este cuadro de “dirigentes”, de la (MUD) indistintamente tendrán al yegar a ese tramo de recreación que los Ángeles les informaran en su momento oportuno, pero no tendrán que hacer mayor esfuerzo, ya que  faltos de impulsiones supremas, no han dejado nada imperecedero, solo efímeros gestos, en el deseo de triunfos fáciles, embriagueces sin límites frente el aplauso en su vanidad, ante los ojos de quienes engañados los aclamaron como mesías, haciéndolos objetos de su bajas adulaciones, popularidades fingidas y malogradas, intentando discursos y ademanes bravíos,  han atravesado por la vida sin la esperanza de un porvenir de ultratumba. Su arrogancia les enajeno el espíritu, la vanidad, los adormeció como una geisha en sus brazos, les chupo como vampiros la energía de sus exiguos talentos, se quebraron por no poder tener actitudes dignificantes que les hubiese permitido haber ocupado las más altas manifestaciones del yo. Desprovistos del más mínimo ingenio se fusionaron a la vanidad como los héroes engañados que se matrimoniaron con las Danaides y perecieron victimas de sus esposas en medio de  los “deleites”, de ese modo están muertos para la otra vida, reservada a los hombres excepcionales sus “obras confeccionadas en famélicas jornadas en la batea de la propaganda burda, con el sello de la improvisación nerviosa, la mayoría intentan mutar camuflándose bajo diversas formas de, “nuevos líderes de nuevos partidos”, que no son sino el residual de los viejos, en conquista de espacios territoriales en legisladores al detal amparados por el frontispicio de cualquier cuchitril, o flamantes analistas, prestidigitadores, y ufólogos, adivinos y demás. Apostaron por la recompensa al contado y van a morir, como muere el zángano afortunado después del vuelo nupcial.

Hoy en su ensayo de pretensión de ratificarse en las elecciones regionales de seguir siendo los guías y profetas que nos yevarán antes desde la asamblea nacional rediviva, ahora de las Gobernaciones a la tierra prometida por eso hacen esfuerzos desesperados intentan cabriolas en todas las direcciones, algunos ensayan vehemencias retroactivas pero transmigrados aleatoriamente, terminarán el final de su jornada como convictos a perpetuidad.

“Solo los espíritus agrietados poseen oberturas al más allá”.

pgpgarcia5@gmail.com

Traducción »