Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Resultados no esperados

Rafael Guerra Ramos: Resultados no esperados

La mayoría de los venezolanos y de los países democráticos del mundo fueron sorprendidos con los resultados de las elecciones del domingo pasado. De acuerdo con todos, o casi todos, los observadores nacionales e internacionales y de encuestadoras de alto crédito, estas elecciones debían favorecer ampliamente a la oposición, más o menos en la misma proporción que el CNE le asigna al oficialismo. Esa situación nos transporta automáticamente a lo ocurrido el domingo 30 de noviembre de 1952, cuando la unidad antidictatorial encabezada por Jóvito Villalba y Mario Briceño Iragorry arrolló en las urnas. Pero Pérez decidió ordenarle al entonces Consejo Supremo Electoral, bajo severas amenazas, la alteración de los resultados, y ante la digna actitud de los magistrados solicitó su renuncia y los sustituyó por los títeres que se encargarían de hacerle el mandado a su antojo. Desde el amanecer se oscureció el anhelado día de libertad y democracia con un interminable encadenamiento de emisoras difundiendo música y los partes oficiales que informaban de cifras ajustadas al gusto del tirano, diametralmente opuestas a las verdaderas, desde luego. Así fue la consumación del fraude del conocido golpe del 2 de diciembre.

Ninguna diferencia entre el ventajismo oficialista de entonces y el de ahora. Igual puede decirse en cuanto a la amenaza y acción represivas. Pero no así sobre el comportamiento del árbitro electoral: entre la correcta conducta institucional de aquél y el actual, media el abismo entre la dignidad institucional del primero la carga de justificadas sospechas que pesan sobre el dirigido por las señoras Tibisay sus conmilitantes.

Tal como afirma monseñor Pérez Morales, “estas elecciones se dieron en un marco fraudulento”. Fuimos testigos de innumerables abusos e irregularidades, muchas de las cuales protagonizadas por el propio CNE, incluyendo el atropellado y atropellador montaje de centros de votación en perjuicio de millares de votantes.

Ante los resultados mismos, la reacción mundial es de asombro, de incredulidad y rechazo. Coincidente con la exigencia de que haya una verificación rigurosa e imparcial de los escrutinios.

Esta vez esperamos que la MUD active todos los mecanismos a su alcance en demanda de esa auditoría. Con el apoyo del pueblo en pie de lucha.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »