Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Maryclen Stelling: Con el país por delante

Maryclen Stelling: Con el país por delante

El diálogo en Venezuela, como vía privilegiada para dirimir conflictos, ha transitado un tortuoso camino con idas y venidas, dimes y diretes, desmentidas mutuas, además de una satanización de la negociación, la mediación externa y la descalificación del propio proceso.

Desde la última reunión en Dominicana, el dialogo nacional agonizante, desaparece de la agenda pública como una vía factible para enfrentar los conflictos, la división interna del país, la violencia, la gestión de la crisis multidimensional, al igual que el bloqueo internacional y la misma “transición” que tanto anhelan ciertos sectores del país.

El diálogo como instrumento esencial es dejado de lado -por decisores políticos y medios de información- para dar paso a la nueva fórmula mágica, las elecciones del 20-M. Evento que copa la escena política del país y, cual panacea, viene cargado de promesas económicas, políticas, subjetivas… Y lo cierto es que, en un tejido social desgarrado, un proceso electoral no pacificará los corazones, ni solventará la crisis; ni generará automáticamente consensos, ni desembocará en la reconciliación, arrepentimiento, perdón y, menos aún, en un nuevo pacto social.

La comunicación es un recurso legitimador del poder con miras al logro de objetivos políticos. De allí la importancia que adquieren los medios, en tanto actores políticos (des)legitimadores, constructores y transmisores de un discurso que, más allá de su función de mediación informativa, valida y consagra procesos, temas, voces y sectores políticos.

Los medios deben abandonar el discurso legitimador de la violencia, aquel que se sostiene en la permanencia del conflicto, en la deslegitimación-culpabilización del adversario, en la victimización del grupo de pertenencia y deslegitimación de las víctimas. La cobertura mediática de la no-violencia, su visibilidad, enfoques y estándares interpretativos de los temas son determinantes para la construcción de actitudes e imaginarios sociales en pro de la negociación y la paz.

Independientemente de los resultados del 20-M, abogamos por la urgente necesidad de que los medios, en su condición de actores políticos, se aboquen a la construcción mediática de la realidad del proceso de paz, a la elaboración de un discurso legitimador del diálogo y la convivencia con miras a conseguir la paz en la sociedad venezolana.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »