Inicio > Interés > La UE lejos de un compromiso para desbloquear la reforma del derecho de asilo

La UE lejos de un compromiso para desbloquear la reforma del derecho de asilo

AFP

 

Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) reconocieron el martes que están lejos de un compromiso para desbloquear la reforma del sistema de asilo europeo, en un clima político marcado por el nuevo gobierno italiano que ya advirtió que su país no es “el campo de refugiados de Europa”.

“Necesitamos un compromiso”, declaró a la prensa la ministra sueca de Migración, Hélène Fritzon.

Pero “hay un clima político más duro” que complica las cosas, agregó, refiriéndose al nuevo gobierno italiano.

La reforma del “Reglamento de Dublín” encalló por las eventuales cuotas de reparto de solicitantes de asilo, una medida adoptada de manera excepcional en plena crisis de refugiados entre 2015 y 2017 y que dividió al bloque.

“No habrá una decisión final el martes, pero los ministros deben pronunciarse sobre si están de acuerdo o no para transmitir esta propuesta” a los mandatarios de cara a la cumbre del 28 y 29 de junio en Bruselas, explicó una fuente europea.

Los 28 países europeos se fijaron esta cumbre como fecha límite para encontrar un consenso sobre la reforma de la política de asilo. La acogida de los migrantes recae actualmente sobre los países que están en primera línea, como Grecia o Italia.

Ambos países mediterráneos fueron la puerta de entrada de la mayoría de migrantes que llegaron a suelo europeo durante la crisis de refugiados iniciada en 2015. Las llegadas se han reducido considerablemente, pero la UE no logra acordar un dispositivo para enfrentar una crisis similar.

“Vamos a ver la posición de Italia”, declaró por su parte el representante alemán Stephan Mayer. Pero “en otros países existe una oposición aún más fuerte”, dijo refiriéndose al grupo de Visegrad (Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia).

“Incluso el gobierno alemán critica puntos específicos de la actual negociación”, agregó, considerando “inaceptable” el compromiso presentado por la presidencia búlgara de la UE.

– ‘Aliviar la carga’ –

Según los documentos vistos por la AFP, la propuesta de consenso de la presidencia pro tempore de la UE, ejercida por Bulgaria, busca “aliviar de la carga a los países en primera línea”, mientras “se contienen los movimientos secundarios” hacia otros países.

La medidas de reparto de los solicitantes de asilo en la UE figuran en este texto, como reclaman con insistencia Roma y Atenas, pese a la oposición frontal de Varsovia y Budapest, que rechazan acoger a personas, en su opinión, difíciles de integrar.

Los detractores de estas cuotas señalan que las instauradas en 2015 durante un período de dos años sólo lograron una cuarta parte de las 160.000 “reubicaciones” previstas. Pero otros apuntan que esta cifra es el resultado de la drástica reducción del número de llegadas tras el pacto alcanzado en marzo de 2016 entre la UE y Turquía.

Según la propuesta búlgara, las “reubicaciones” obligatorias sólo se pondrían en marcha si las primeras medidas de apoyo financiero y técnico, que se activarían automáticamente en período de crisis, no son suficientes.

Y esta acogida sólo se impondría en casos excepcionales, tras una adopción por “mayoría cualificada” de los países del bloque. En base a una cierta “flexibilidad”, un país podría además reducir una parte del número de personas que se le habría asignado mediante un cálculo automático.

– Abanico de posiciones –

La propuesta endurece también las obligaciones de los primeros países de llegada en la UE para el registro de los migrantes.

Estos serían los responsables durante ocho años de tratar una eventual solicitud de asilo, máxime cuando, con las reglas actuales, esta “responsabilidad” está limitada “de facto entre 18 y 24 meses”, según un responsable europeo.

Las propuestas búlgaras constituyen “un buen punto de partida”, estimó una fuente diplomática, pero “esto no hará probablemente no moverá las líneas”, de los más duros.

Países como Italia y Grecia, así como la Eurocámara, exigen que la acogida sea compartida entre todos los países de manera permanente y no sólo en períodos de crisis. Otros, como Hungría y Polonia, rechazan cualquier “reubicación” obligatoria.

Alemania y Francia defienden una posición próxima a la del a Comisión Europea y abogan por que los países a los que llegan en primer lugar los migrantes asuman la responsabilidad del asilo, salvo en períodos de crisis cuando deben establecerse “reubicaciones” obligatorias.

AFP

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »