Inicio > Regional > Familias piden que se investigue el asesinato de 4 hombres en Barcelona, Estado Anzoátegui

Familias piden que se investigue el asesinato de 4 hombres en Barcelona, Estado Anzoátegui

 

Dos de las víctimas eran funcionarios de cuerpos policiales de la entidad; Los otros dos eran un ex policía y un civil que fueron golpeados y ultimados por una comisión del Cicpc

Los familiares de las personas que perecieron negaron que estas hubiesen muerto en un enfrentamiento con una comisión de funcionarios del Bloque de Búsqueda de la Subdelegación del Cicpc de Barcelona, el 15 de mayo.

Los ultimados fueron identificados como el oficial de Polianzoátegui José Ángel Farías, de 27 años de edad, y el oficial agregado de Poliguanta José Gregorio Maestre Urriola, de 28 años de edad; Edgardo Alejandro Pulgar Bello, de 27 años de edad, ex funcionario de Poliguanta, y el civil Pedro José Carvajal, de 27 años de edad.

Para informar sobre lo ocurrido, llegaron a Caracas María Farías y Francis Negrín, madre y esposa, respectivamente, de José Ángel Farías; Edgar Pulgar, hermano de Edgardo Pulgar, y José Maestre y Nairobi Moreno, padre y tía de José Gregorio Maestre, además de Alcides Magallanes, director de la Fundación de Derechos Humanos de Anzoátegui.

Ese día a las 7:00 pm los cuatro hombres compraban dos cajas de cervezas en la licorería Mis 5 Hijos, en el sector Los Mesones de La Ceiba, en Barcelona, para celebrar el cumpleaños número 28 de Maestre Urriola. Al sitio llegaron en un auto Malibú vino tinto, que les prestó un cuñado de Maestre para que hicieran la compra.

A la licorería llegó la comisión del Cicpc y se llevó a los cuatro hombres. Mientras un policía condujo el Malibú, a los detenidos se los llevaron en dos camionetas.

A las 10:14 pm, José Maestre recibió dos llamadas. En una le dijeron: “Sea fuerte, a Joseíto lo mataron y a tres más”. Le dijeron que el hecho había ocurrido a 700 metros del peaje Los Potocos, en la autopista Antonio José de Sucre, hacia donde se dirigió Maestre y no encontró nada.

La versión oficial suministrada por el comisario José Castellanos, jefe de la Subdelegación del Cicpc de Barcelona, a los medios de comunicación de la zona indicaba que la muerte de los cuatro hombres ocurrió durante una persecución en caliente, que se habían enfrentado a la comisión policial porque el Malibú que conducían era robado. “No puede ser, porque el auto era de uno de mis yernos”, dijo Maestre.

Torturas y disparos. Los familiares de los ultimados mostraron fotografías de los cadáveres, en las que se observa que cada uno tiene cuatro tiros a quemarropa, además presentan golpes en cara, cabeza, piernas y brazos. “Fueron torturados”, dijeron. Otros tienen marcas de las esposas que les colocaron en las muñecas por lo que los parientes se preguntan cómo los hombres se enfrentaron si estaban atados. Agregaron que los cuatro individuos no registraban antecedentes policiales. El Malibú tiene disparos en el vidrio trasero y los familiares indican que ninguna de las víctimas tiene heridas en la espalda ni en la cabeza.

A los 25 días de haber ocurrido este hecho, aún el Cicpc no ha enviado a la Fiscalía el expediente relacionado con el caso, dijo Gabriela Blanco, quien hizo un resumen del suceso.

Cada uno de los cuatro hombres ultimados tenía hijos. Carvajal era colector de camionetas de pasajeros y Pulgar Bello esperaba que en los próximos días lo llamaran para  ingresar a la Policía del municipio Bolívar de Anzoátegui.

Farías era padre de dos niños, de 6 y un año de edad y tenía 11 años en Polianzoátegui. Carvajal tenía tres hijos, de 7 y 3 años de edad, y uno de 3 meses de nacido. Pulgar era padre de tres niños, de 8, 7 y 4 años de edad. Maestre dejó tres hijos, de 10, 9 y 1 año de edad.

El Nacional

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »