Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Donald Trump: “Somos la alcancía de cochinito a la que todo el mundo roba”

Donald Trump: “Somos la alcancía de cochinito a la que todo el mundo roba”

 

Los principales líderes del G7 reunidos este sábado con Donald Trump y este amenaza con dejar de comerciar con los aliados del G7 si no hacen concesiones.

La cumbre del G7 finalizó este sábado en Canadá con una conclusión no escrita pero muy palpable: que Donald Trump está decidido a cambiar el orden global y que la distancia con los aliados no remite. El presidente de Estados Unidos desafió al club de países más industrializados proponiendo una zona de comercio libre de aranceles, pero advirtió de que, mientras no se logre dicho marco, Washington quiere cambios en las reglas de juego que mejoren las exportaciones estadounidenses. Sin ellos, advirtió, dejará de comerciar con sus aliados.

El paso de Trump por Quebec fue turbulento y ciclotímico. Llegó tarde, se fue pronto, y durante su estancia combinó los elogios con amenazas de ruptura y frases gruesas, marca de la casa. “Somos la hucha o alcancía de cochinito a la que todo el mundo roba”, lamentó en una comparecencia ante la prensa, justo antes de abandonar la cita.

El republicano ha declarado la guerra al déficit comercial. EE UU, la primera potencia económica mundial, importa de otros países mucho de más de lo que exporta, y este desequilibrio, que sumó 556.000 millones de dólares (472.500 millones de euros) el año pasado, ha sido su fijación desde que comenzó su andadura hacia la Casa Blanca. Lo atribuye a unos acuerdos comerciales injustos y le culpa de la pérdida de empuje fabril de la economía. En este contexto, el pasado 1 de junio activó unos aranceles al acero (25%) y al aluminio (10%) procedente de Canadá, México y la UE. Los afectados respondieron con represalias equivalentes, alimentando una escalada de tensión diplomática que ha marcado esta cita.

En la reunión del viernes sobre comercio, sin embargo, Trump sorprendió poniendo sobre la mesa la posibilidad de crear un espacio comercial común. “Ni aranceles ni barreras, así es como debería ser. Y sin subsidios”, dijo a la prensa el magnate neoyorquino, sin quedar muy claro si se trataba de una posición verdaderamente meditada o de un simple órdago. El ambiente de la cumbre no invita a vislumbrar semejante escenario de acuerdo, sobre todo en un momento en el que también Europa vive una ola nacionalista y en el que Reino Unido quiere abandonar la UE.

Fractura en el bloque occidental

La reunión del G7 ha mostrado la creciente fractura en el bloque occidental. El antaño líder de este grupo, Estados Unidos, llegó ya distanciado del resto de socios por su ruptura unilateral del pacto nuclear con Irán, el adiós al Acuerdo de París contra el calentamiento global y las crecientes tensiones comerciales.

El primer día Donald Trump añadió otro frente más al salir en defensa del regreso de Rusia al grupo, que fue expulsada en 2014 por la anexión ilegal de Crimea en el marco de la crisis de Ucrania. Que solo le apoyase el nuevo Gobierno populista de Italia refleja que las turbulencias entre aliados van más allá de la era Trump. Preguntado sobre Crimea, el neoyorquino no dejó lugar a dudas: Barack Obama. “Él dejó que ocurriera”, sentenció.

EE UU, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón concluyeron ayer dos días de reuniones difíciles, con críticas públicas, a cuenta del giro aislacionista de la nueva Administración de Trump y, en especial, a las tensiones arancelarias. Aun así, el republicano aseguró que “la relación con Angela [Merkel] y Emmanuel [Macron] es de 10”.

Tres frentes abiertos

“No les culpo a ellos, sino a mis predecesores, no solo Barack Obama, esto lleva 50 años”, aseguró, pero resaltó que tendrá que haber cambios. “No tiene elección, deben hacerlo”, recalcó, porque de otro modo, “no comerciaremos”. “La Unión Europea es brutal”, criticó, “y cuando se lo digo sonríen”. Acto seguido, puso como ejemplo al sector lácteo de Canadá y criticó el gravamen del 270% que su vecino del norte aplica a la leche de EE UU.

La Administración de Trump ha abierto tres frentes comerciales a un tiempo: uno con Pekín, otro con la UE y y el del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) con Canadá y México. China supone el grueso del desequilibrio comercial estadounidense (375.000 millones), seguida de Europa (151.000 millones), pero Washington no ha distinguido entre rivales y aliados.

Fuentes del Gobierno francés citadas por Bloomberg señalaron que las conversaciones entre europeos y estadounidenses podrían retomarse en los próximos días. La canciller Merkel ha propuesto la creación de un mecanismo de evaluación para canalizar las negociaciones comerciales con la primera potencia.

Ayer los países trabajaban con muchas dificultades hasta el último momento para tratar de consensuar un comunicado de conclusión de la cumbre, como es habitual. Trump decidió acortar su estancia arguyendo la necesidad de preparar su histórica cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, con quien espera pactar la desnuclearización de la península. ¿Cuánto le llevará saber si ese compromiso es creíble?, le preguntó un periodista. “Lo sabré en el primer minuto”, respondió. “Es mi toque, mi sensación, es lo que hago”. Y partió rumbo a Singapur.

El País

Donald Trump propone al G7 eliminar todos los aranceles al comercio

“Ningún arancel, ninguna barrera, así es como debería ser. Y ningún subsidio”, afirmó el presidente de EE.UU., Donald Trump, quien puso fin a su participación en la cumbre cinco horas antes de la sesión final.

  G7 Gipfel in Kanada Familienfoto (Reuters/Y. Herman) 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso hoy (09.06.2018) a las naciones industrializadas del Grupo de los Siete (G7) reunidas en Canadá la eliminación total de aranceles y barreras al comercio, dijo antes de abandonar la cumbre.

Trump defendió su decisión de aplicar aranceles al acero y el aluminio porque otros países imponen tarifas a las exportaciones estadounidenses. Sin embargo, consideró que la retirada total de aranceles al comercio sería la solución.

“Ningún arancel, ninguna barrera, así es como debería ser. Y ningún subsidio”, afirmó Trump, quien volvió a quejarse de las prácticas injustas de comercio hacia su país, pero calificó de “tremendamente exitosa” la cumbre del G7.

Los roces previos

Aunque el encuentro estuvo precedido por cruces verbales entre el presidente estadounidense y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se desarrolló de manera distendida en La Malbaie, cerca de Quebec.

“Lo que queremos y esperamos es que otras naciones den acceso justo al mercado a las exportaciones estadounidenses”, dijo Trump. “Creo que están empezando a estar comprometidos con una situación comercial mucho más justa”, añadió.

El G7 es un grupo informal que reúne a los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

No esperó hasta el final

Por otro lado, Trump puso fin a su participación en la cumbre del G7 cinco horas antes de la sesión final, como había anunciado, para viajar a Singapur para su cita con el líder norcoreano.

El mandatario estadounidense se retiró de la cumbre antes de la sesión sobre cambio climático, un tema que no es prioridad para su administración y que también provocó diferencias con sus socios tras abandonar Washington el Acuerdo de París sobre el clima.

Ahora está camino a Singapur para la cumbre histórica que tiene prevista para el martes con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, la primera entre ambos países. Al respecto dijo que va “con la actitud positiva correcta” y con la confianza de que la reunión tendrá buenos resultados. “Creo que muy rápido voy a saber si va a pasar algo bueno y si creo que no va a pasar no voy a perder mi tiempo, no voy a perder el suyo”, dijo Trump.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »