Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Carlos A. Romero: Darse la mano

Carlos A. Romero: Darse la mano

 

Quienes hablan de la necesidad que tenemos los venezolanos de buscar una solución negociada para salir de la crisis actual, deben recordar que las técnicas de persuasión y de procura del consenso se desarrollaron a partir de la Guerra Fría. En efecto, la complejidad estratégica que significó una lucha entre iguales, se debió fundamentalmente a la constatación de un hecho cierto: “el equilibrio del terror”, dada la “destrucción mutua asegurada” (por la capacidad de cada jugador de eliminar al otro).

El panorama de una destrucción total obligó a Estados Unidos y la Unión Soviética a buscar una negociación para lograr la limitación, reducción y el conocimiento mutuo del arsenal nuclear de cada superpotencia, en medio de los continuos ajustes en sus respectivas áreas de influencia, en sus alianzas, en su equipamiento militar y en el desarrollo de nuevas y poderosas armas.

Lo cierto es que el ajuste del poder por parte de Washington y Moscú dio lugar a una extensa literatura sobre el tema, que se ha enseñado y utilizado por años en los estudios sobre los negocios y en las relaciones internacionales, destacándose los modelos del “dilema del prisionero” y del juego de la gallina”. Ambas propuestas se basan en la tesis de la ventaja de la cooperación para evitar un juego suma-cero, y evitar un choque de trenes. Pero para que haya una toma de conciencia sobre los riesgos que significa no negociar, el cálculo de los costos de no hacerlo deben ser mayores que hacerlo.

Volviendo al caso venezolano, no parece claro que en el Gobierno y en la oposición haya la disposición de llegar a un acuerdo, mientras exista la creencia que el uno puede eliminar al otro. De esta manera la puja por el poder es libre de cualquier táctica y permanece en la dimensión desconocida, esperando que se dé de repente un desequilibrio que rompa con la tesis de la capacidad mutua de eliminarse. Mientras tanto, el mundo gira y gira y se complica el panorama.

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »