Inicio > Opinión > Domingo Alberto Rangel: Aprendiendo del mundial

Domingo Alberto Rangel: Aprendiendo del mundial

 

Nadie aprende por experiencia ajena… pero vale la pena intentar.

Por ejemplo en el Mundial ruso los venezolanos podríamos aprender alguna cosa útil a pesar de que en ese sarao carecemos de muerto a quien velar porque sabemos cómo terminó el experimento de la Vino Tinto.

Cosa sabida de antemano toda vez que en nuestro país las ligas menores son un chiste siempre a punto de fallecer de no ser por los héroes anónimos que desde su pobreza mantienen campeonatos y torneos a pesar de que casi no quedan canchas, implementos o balones y el país prefiere el béisbol como deporte nacional… para no mencionar la corrupción de algunos ministros y federativos.

Era una locura que en tales condiciones se pretendiera llevar a la VinoTinto a competir con las 32 mejores selecciones nacionales de la FIFA que tiene 2 afiliados más que la ONU. Y sin embargo está visto que los intereses ya se mueven para que un país al borde de la hambruna gaste las pocas divisas en el fútbol.

A Rusia la crucificaron en la estampa de su Presidente, ahora en proceso de hacerse vitalicio, por el incidente del paraguas en la entrega de Copa y medallas. Una bobería.

Pero pasando por alto ese incidente que los responsables repararon, dotando a los invitados de sendos paraguas, cuando Kolinda Grabar y Enmanuel Macron ya estaban emparamados, entendiendo que para Putin el Mundial era pasado y que su mente en ese momento estaba pendiente de la reunión con Trump donde el yanqui salió muy mal parado si juzgamos por lo que se lee en la prensa… hay lecciones para aprender.

Una, impresionante el orden que se vio en las calles durante el Mundial: Ya en mala hora el mundo se acostumbró a que en los grandes torneos deportivos la terca realidad contradijera aquella conseja mendaz según la cual el deporte está vacunado contra la política y que en esos ambientes supuestamente reina la paz y el buen comportamiento. ¡Será en la cancha y quién sabe!

La cultura del espectáculo popularizó las patanerías de aficionados exaltados que entre alcohol y drogas se dedican a cometer desmanes –delitos en realidad- una vez finalizados los partidos.

¿Será que no viajaron los Hooligans a Rusia?

¿Será que no ingresaron a los estadios enemigos políticos de Putin o de Maduro y Ortega?

Es seguro que ese tipo de aficionado estuvo presente en el Mundial… pero fueron controlados por la policía rusa que impidió el despliegue desleal de pancartas políticas en los estadios o borrachos rompiendo vidrieras después del hecho deportivo.

En un video viral se observan ebrios encaramándose sobre un coche de la policía rusa: A continuación se ven los policías moliendo literalmente a palos los borrachos hasta dominarlos y esposados entregarlos a otros policías que sin robarles los celulares o darle un cocotazo… más bien los encarcelaron hasta ser deportados… ¡la gracia les costó cara porque perdieron el Mundial!

Esta lección rusa no es exclusiva de Putin ya que el año pasado en Suiza la policía hizo lo mismo con unos Hooligans ingleses que después de ponerlos a oler gases lacrimógenos, apaleados y dominados… fueron expulsados de la Confederación porque ese gobierno entiende que en medio del bochinche no se puede prosperar.

Pero de franceses y croatas también se pueden extraer lecciones: En el juego final, apartando el poco profesionalismo de algunos comentaristas nuestros que basaron sus equivocados pronósticos en las preferencias políticas e intereses, no de ellos, sino de los dueños de las televisoras… aparentemente se enfrentaron 2 equipos europeos.

Sí, pero no.

Uno de la vieja Europa y otro de la nueva pero las apariencias engañan.

El que ganó representó la nueva Europa, pluriracial, no mestiza y fue Francia.

La vieja Europa, tan blanca como Argentina, Chile o el Uruguay estuvo representada por Croacia y perdió.

Francia también representó las tierras que una vez fueron el Imperio Romano de Occidente mientras que Croacia se batió por el Imperio Romano de Oriente.

Cada país con sus peculiaridades: Francia con sus extraordinarias infraestructuras, bellas ciudades… engaña y como el Imperio de Carlo Magno aún atrae por el oropel de viejas riquezas…  pobres del África y el Medio Oriente que han escalado hasta la selección nacional campeona del mundo… pero como nuestra Venezuela de los años setenta del siglo pasado… que ya se estaba empobreciendo aunque casi nadie lo notaba… a Francia le sucede lo mismo.

Croacia es lo contrario: Parte del viejo Imperio Romano de Oriente esas tierras eran más o menos tan prósperas como la Europa Occidental hasta la Primera Guerra Mundial cuando comenzó la debacle. Luego vino el comunismo al terminar la Segunda Guerra y Croacia como toda Yugoslavia terminó en la miseria aunque esta situación no es una maldición vitalicia… se termina… si hay voluntad de  cambio.

Pero las apariencias engañan: Francia a pesar de su infraestructura, poder y bellas ciudades… se empobrece al no poder financiar con la rapiña colonial el costosísimo Estado de Bienestar que aquí llamaríamos Programas Sociales que se han pagado con petróleo y deuda.

Y la Europa ex comunista, por el contrario, como Croacia, se enriquece con mucha libertad, Poder Judicial serio y fuerte. Pero no es Croacia solo quien en la Europa Oriental se enriquece: Estonia no clasificó para la final rusa pero eso no importa, allí la empresa privada desarrolló totalmente SKYPE que facilitó las comunicaciones entre Rusia y el mundo… eso es más valioso que participar en el Mundial.

 

Esas serían las lecciones francesas, país que apartando el fútbol y sus filigranas… se está empobreciendo sin que se den cuenta como nos sucedió a nosotros. Las  lecciones croatas vienen de su Presidenta que se paga ella misma el pasaje al Mundial y no cobra emolumentos mientras está de vacaciones.

Son lecciones que podrían sernos útiles pero ya sabemos que “nadie aprende por experiencia ajena”.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »