Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Luis Bravo / Editorial: Memoria Educativa Venezolana, paso a paso (Revista Nº 701)

Luis Bravo / Editorial: Memoria Educativa Venezolana, paso a paso (Revista Nº 701)

 

Bernal: Hemos perdido gobernabilidad y somos responsables de eso. EL NACIONAL

Luis Augusto Romero, aseguró que: “Las posiciones autocriticas que han asumido en los últimos días Jesús Farías, Elías Jaua y Freddy Bernal dan cuenta de una inminente hecatombe en las filas del PSUV”. Costa Del Sol

Cierra un año escolar de vértigo. De capa caída  de la Educación en un país en modo de colapso económico inducido por el desbaratamiento generalizado que ha impuesto Miraflores desde 1999, derivando  en megainflación y bajada de PIB de magnitudes bíblicas.

Es tal la perdida de perspectiva de país que tiene la alta burocracia,  que  hasta las tragedias se celebran, como es el caso del ministro Jaua que tira cohetes de alegría por el achicamiento de la matrícula de la iniciativa privada, al ritmo de supuestos 200.000 traslados del privado al oficial.  No estaría tan alegre si entendiera que la migración de la iniciativa privada a la oficial es signo inequívoco del aplastamiento hacia abajo de los sectores medios y la conversión del trabajo en actividad miserable desbocada hacia la caridad pública.

Todo está a punto de emergencia,  pero el Gobierno no lo sabe. Hasta Bernal se cansó de la sordera oficial y clamó desde el Táchira que debe terminar el por ahora eterno de gobernar de espaldas a los problemas reales y de  echarle la culpa de lo malo a la disidencia o al imperio,  o al enemigo de ocasión.

Hay que gobernar y punto,  dicen algunos del cuarto congreso del partido de gobierno, encandilados por lo que está ocurriendo en Cuba y ocurrió en China,  Vietnam  y en la Rusia de Putín. Dicen otros que hay que dejar atrás  al gobierno expropiador,  por una razonable comprensión del papel que juega el emprendimiento privado (en sus diferentes escalas) en cualquier sociedad que quiera crecer con justicia social, más allá del palabrerío limosnero de la Habana o la Complutense de Madrid.

Todo lo que tiene que ver con el Estado está a punto de emergencia. Y los servicios sociales en modo de colapso. A tiro de piedra de un paro total, no producto de mala intención de los gremios y sindicatos, tampoco por la maledicencia del imperio o la derecha nacional. Es la descomunal incapacidad para gobernar razonablemente que se instaló en Miraflores desde 1999.

Un año escolar que comenzó al ritmo de una sublevación de calle en las principales ciudades y terminó con una ola de descontento que  posiblemente tiña de conflicto la apertura del año escolar 2018-2019.

Un año escolar inflamado de descontento popular, tocado por el agudizamiento de la inflación y su corolario: el hambre. Un año medianamente lectivo que asistió a la conversión de la pobreza con dignidad en miseria huérfana de posibilidades de salir de ella.  Año escolar donde el PAE hizo poco para compensar las estrecheces de la alimentación escolar en casa. Donde la fantasía de los números anunciados por la alta burocracia se quedaron muy cortos en la realidad cotidiana de las escuelas y liceos. Donde el hampa hizo literalmente de las suyas en las instituciones reales.

Donde no se quedó corto el Gobierno según los registros que tenemos en nuestra base de datos,  es en su vocación a preocuparse y ocuparse más de gobernar para seguir gobernando que para resolver los crecientes problemas que atosigan la Educación Nacional. En este año escolar que cierra hoy, esos problemas no hicieron otra cosa que acrecentarse a niveles jamás sospechados por un pueblo que siempre hizo de la Educación Escolar su principal esperanza para vivir mejor.

Razones por las que hay que redoblar los esfuerzos para Construir la Alternativa Educativa tal cual se propone por: https://app.box.com/s/fujmrmffl9rtbp8g8ev8c1mqor2jevl8

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »