Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Así funciona el socialismo Siglo XXI

Arturo Molina: Así funciona el socialismo Siglo XXI

 

La dinámica política venezolana sigue el guión establecido por el socialismo siglo XXI. Todo apunta en el incremento del control social y la persecución. Cada acción a desarrollar obedece al plan de desarticular la sociedad y las familias, llevándolas a obedecer sus propuestas excluyentes, pero inducidas hacia la retaliación como consecuencia del odio y frustración encarnada en su ideología partidista.

La siembra del hambre, muerte y miseria es la columna vertebral del proyecto hegemónico del régimen para establecer la dependencia de los ciudadanos con respecto al gobernante, hasta convertirlos en objetos y alcanzar la sumisión total de las personas a los designios del dictador. El sometimiento aparece entonces en los individuos como el canal valido para mantenerse con vida en un sistema político-económico-social que cabalga bajo la sombra de lo inhumano, haciendo de la crueldad su bandera. Ese es el legado del sistema político colectivista, no ha cambiado en los espacios donde se ha implementado, y las consecuencias de tales despropósitos son brutales a la vista de propios y extraños.

Hombres y mujeres que militaron en su juventud bajo la consigna ideológica del sistema colectivista, en la medida de su madurez política, y en arraigo a la defensa de los derechos ciudadanos, se fueron separando de la causa totalizante, para ir en pos del sistema de libertades. Rómulo Betancourt y Raúl Leoni por solo nombrar dos, no solo se distanciaron en lo personal de tales perversiones, sino que se opusieron al establecimiento de ese sistema político en suelo patrio y más allá de las fronteras venezolanas, desafiando y enfrentando a quienes se erigían como los supremos del engaño y la mentira, camuflados en la consigna del cambio y la prosperidad. Desde invasiones extranjeras, hasta intento de asesinato sufrieron por oponerse a tales abusos. Leonardo Ruiz Pineda es en esencia el referente de las luchas que se libraron en contra de la dictadura del momento, quienes aferrados al terror como fórmula para enfrentar la disidencia, establecieron el asesinato como método para sostenerse en el poder.

Historiadores de la talla de Ramón J. Velásquez, Germán Carrera Damas, Jesús Sanoja Hernández, entre otros de extraordinaria valía para las generaciones de venezolanos y del mundo, han plasmado a través de sus investigaciones, reseñas históricas de las realidades por las que ha a travesado el devenir de la sociedad venezolana. Cada uno con su lupa y forma de narrar los hechos, pero claros en la perversión que representan facilitar el poder a gobernantes de corte dictatorial.

El control social es la vía utilizada por gobernantes que sabiéndose en minoría buscan acorralar a las personas para convertirlas en sus esclavos, haciendo de la persecución el método para contener la disidencia, sembrar el miedo e imponer sus pretensiones hegemónicas, base real del proyecto político colectivista. Comienzan con las instituciones, avanzan con las necesidades básicas y terminan con las personas y sus propiedades. Usted decide si es controlado o perseguido. Así funciona el socialismo siglo XXI.

[email protected]

www.jarturomolina.blogspot.com

@JARTUROMS1

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »