Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Tremont: Bachaqueros

Arturo Tremont: Bachaqueros

 

El bachaco es un insecto muy conocido en Venezuela, utilizado como componente del picante “catara” en las zonas indígenas del sur, tema del “bachaco fondillúo”, pieza musical del canta-autor Alí Primera.

Los bachacos viven en colonias, tienen una “Reina”, unos obreros y unos “soldados”, según las explicaciones de expertos. El pueblo es sabio al escoger el apelativo “bachaqueros” a las personas que comercian y especulan con los productos de primera necesidad, medicinas y pañales, materiales de limpieza del hogar y otros productos.

El sistema organizativo de esas personas tiene similitud con la división social de los bachacos. Se presume que están organizados, tienen un jefe o jefa, distribuidores, medidas de seguridad para evitar que las autoridades capturen a los responsables principales y quien sabe cuántas conexiones que les permiten acceder a las mercancías, galpones para los depósitos, camiones, vehículos, para ofrecer los productos al ciudadano, deseoso de comprar los productos escasos sin sacrificios, aunque a mayor precio.

Si esa actividad es perversa, mucho más  es la compra de billetes  para llevarlos al exterior o utilizarlos para otras actividades comerciales de carácter legal o ilegal.

En el mundo del trabajo los sindicatos y gremios profesionales siempre han combatido a los prestamistas, quienes dan dinero a los trabajadores y trabajadores, en momentos de apuros, cobrando un alto interés por el monto concedido.

Hemos escuchado comentarios, no confirmados, que esas prácticas han penetrado en las colas de los pensionados, ofreciendo transferencias por dos o tres veces del monto  que éstos vendan a esas personas.

Es un deber moral denunciar a esas personas que tratan de corromper a los adultos mayores.

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »