Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Arturo Molina: Venezuela merece mejores gobernantes

Arturo Molina: Venezuela merece mejores gobernantes

 

Venezuela vive momentos difíciles. Cada acción gubernamental tiende a duplicar los problemas de los ciudadanos. La protesta social desespera al gobernante y lo lleva a establecer alianzas con factores externos, ideológicamente afines y comprometidos con sus desafueros, para crear mecanismos de apaciguamiento social. El interés es sostener el poder, sin importar consecuencias de sus arbitrariedades. El irrespeto a la normativa legalmente establecida no se disimula, es grotesca e indignante.

El régimen multiplica la inflación y anuncia nuevas sorpresas en materia económica, todas dirigidas al incremento de la escasez, hambre y miseria. El día se hace largo para los ciudadanos y la noche corta. La salud se deteriora. Los centros hospitalarios carecen de recurso humano y medicamento para atender pacientes. Reaparecen enfermedades controladas en tiempos pasados. La escabiosis (sarna) se apodera del cuerpo humano a todos los niveles. El sarampión cobra vidas. La muerte está latente. El derecho a la vida es cuento de pasillo.

La ausencia de liderazgo y propuesta en sector disidente, ha facilitado al oficialismo generar estrategia direccionada en la destrucción o desaparición de las organizaciones con fines políticos opositoras, administrando su veneno en contra de algunos representantes de los partidos, hasta minimizar o desaparecer a cualquier dirigente que se presente a la palestra pública, y con ello avanzar en la desarticulación de la sociedad y sus instituciones. La influencia del oficialismo no ha alcanzado proporciones mayores y los ciudadanos resisten y mantienen la esperanza de alcanzar el cambio en democracia, rechazando las confrontaciones estériles  en sectores de la alternativa democrática. Esa es la nueva tortura para la oposición.

Los dirigentes de los partidos políticos están obligados a revisarse, debatir, innovarse y presentar propuesta para el cambio de gobierno a la sociedad. La unidad de propósito no tiene porque ser la desaparición de ideales y sueños. Al contrario, es el encuentro para sembrar en suelo fértil el arraigo del sistema de libertades con respeto a las ideas ajenas. Los partidos políticos son el instrumento para la conquista del poder. La sincronización entre lo ético y lo moral no debe estar ausente de los mismos.

Los vecinos esperan la oportunidad de sentirse nuevamente ciudadanos. Las organizaciones no gubernamentales (ONG), Fundaciones, Asociaciones, la academia, los intelectuales, gremios profesionales, entre otros, son bases fundamentales para alcanzar interrelación entre la sociedad y el poder, señalando rutas y canalizando acciones entre representantes y representados. El nuevo amanecer reclama la integración de los ciudadanos, y el respeto a sus instituciones. Venezuela merece mejores gobernantes.

@ARTUROMS1

[email protected]

www.jarturomolina.blogspot.com

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »