Inicio > Cultura > Entérate por qué varias personas sienten tristeza después de la intimidad

Entérate por qué varias personas sienten tristeza después de la intimidad

 

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Tecnología de Australia demostró que al menos 41% de los hombres encuestados indicaron haber sentido depresión poscoito una vez en su vida.

Cuando dos personas tienen relaciones sexuales es común que luego del encuentro quede una sensación de calma y bienestar. Sin embargo, no es así para todos. Algunas personas luego del orgasmo experimentan una sensación de tristeza, vergüenza o ansiedad sin razón aparente, esto se debe a un síndrome llamado disforia poscoital (DPC).

En ocasiones las personas que padecen este síndrome se pueden volver irritables y abusivas – física o verbalmente- con su pareja. A esta condición se le conoce como disforia porque es lo contrario a la euforia.

No afecta solo a las mujeres

Estudios revelan que entre 33% y 46% de las mujeres han experimentado el DPC alguna vez en su vida, entre 5% y 10% reportó haber tenido los síntomas varias veces durante un mes.

Existía la creencia de que solo las mujeres podían experimentar el DPC. Sin embargo, un nuevo estudio reveló que los hombres también pueden padecer los síntomas.

Sociólogos de la Universidad de Tecnología en Australia realizaron una serie de entrevistas a 1.208 hombres de distintos países. La encuesta reveló que 41% de los sujetos dijo haber experimentado DPC una vez en su vida. Mientras que 20% de los encuestados indicó que experimentó los síntomas en el último mes y entre el 3% y el 4% dijo sentirla de manera regular.

De acuerdo con los autores del experimento, los resultados muestran la experiencia de los hombres después del sexo es más variada, compleja y matizada de lo que se tenía previsto.

¿Por qué ocurre?

Los expertos señalan que las causas del DPC pueden ser diversas o por una combinación de factores. El DPC puede estar asociado a un proceso hormonal en la amígdala, una estructura encargada de regular los sentimientos y emociones.

“Durante la actividad sexual, la amígdala puede disminuir su funcionamiento y luego del acto se vuelve a activar”, dijo el doctor Fernando Rosero, médico especialista en salud sexual.

Padecer el trastorno también puede estar asociado a estrés psicológico, otras disfunciones sexuales o factores culturales. En todo caso, los expertos recomiendan que ante cualquier síntoma lo mejor es acudir al médico, pues existen distintos tratamientos para la disforia.

Vía Culturizando

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »