Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Margarita a oscuras

César Malavé: Margarita a oscuras

 

La credibilidad del gobierno encara en estos momentos un prolongado y severo apagón. El ciudadano común percibe la falta de sinceridad, la escasa transparencia, la opacidad. De allí que no sea casual el poco crédito que se da a la palabra de cualquiera de los representantes de esta penumbra que padece el país desde 1999.  Frente al colapso del gasoducto que alimenta nuestros generadores termoeléctricos en Margarita, los incapaces que hoy ostenta el poder nacional se limitaron al racionamiento sin explicaciones en principio. Posteriormente, cuando el pueblo reaccionó y comenzaron algunas protestas aisladas, manifestaron, en un panfleto con errores ortográficos, que había sucedido otro saboteo a las instalaciones que le sirven a esta empresa, dirigida por un mitómano de oficio.  La otrora sucursal del turismo nacional e internacional luce una cara dantesca; sin agua potable, sin medicamentos, con una escasez, sin precedentes históricos, de alimentos, sin servicios de comunicaciones, sin transporte para entrar o salir de la isla ni para la movilización interna y, como si esto fuera poco, ahora se ha convertido en la hijuela de las tinieblas, con el agravante de que no se percibe la pronta solución y, en consecuencia, seguimos sufriendo las consecuencias de los constantes apagones, lo que conlleva al deterioro de nuestra calidad de vida.

Margarita no se merece semejante adulteración de los hechos, un parloteo tan falto de seriedad, tan ladino. Las mentiras de Motta ofenden el gentilicio neoespartano. Sus embustes son una ofensa a la inteligencia de quienes nos supimos ganar nuestros derechos a carajazo limpio. El 7 de enero de este año, el mitómano presidente de CORPOELEC manifestó que se invertiría siete mil millones de bolívares, para incrementar la capacidad del cable submarino que surte de energía eléctrica a la isla de Margarita desde Chacopata, estado Sucre con la construcción de dos subestaciones encapsuladas de energía y que se estudiaba la posibilidad de aumentar el número de plantas termoeléctricas en la isla. Ninguna de las dos cosas ocurrió y nadie sabe el destino del dinero.

Lo prudente, lo sensato, es que los margariteños recibamos un informe técnico detallado, verificable, sin aderezos politiqueros ni insinuaciones maniáticas, a modo de especificar cuál es el estado actual del sistema eléctrico neoespartano. Y, lo más importante, qué se está haciendo para atacar sus notorias y graves deficiencias. Cuando el, presidente Carlos Andrés Pérez ordenó la construcción del cable submarino que permitió la intercomunicación eléctrica entre la Planta Luisa Cáceres de Arismendi, ubicada en La Isleta y el Guri, lo hizo bajo la premisa que era un paliativo y no una solución al problema eléctrico de los margariteños. En su inauguración, el 30 de noviembre de 1977 advirtió sobre la necesidad de repensar el sistema eléctrico de la isla.  Reciente estudio de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Nueva Esparta plantea que la actual crisis del sector es el resultado de privilegiar lo político sobre lo técnico y económico. Advierte el gremio de los ingenieros neoespartanos, que el área fue desprofesionalizada. Se ha incurrido en un profundo desprecio por los criterios y protocolos técnicos. En la contratación del personal gerencial y técnico priva la lealtad política. Hoy la industria eléctrica es financieramente deficitaria. Los ingresos por tarifas no cubren la nómina. También indican los expertos que no se explican por qué al poner a funcionar las plantas eléctricas del estado con gas metano, no las dejaron a modo dual, vale decir que pudieran trabajar como antes, a diésel, y a gas. Algo raro, como es costumbre en las practicas gubernamentales de los enchufaos ocurrió. Un “buen guiso” debió ser lo prioritario.

[email protected]

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »