Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Antonio García: Es necesario repensar la democracia

Rafael Antonio García: Es necesario repensar la democracia

 

Necesario es hoy repensar la democracia, lo que establece una exigencia de rehabilitación de la política a los ojos de los ciudadanos; y ello resulta confrontado con el acelerado proceso de cretinización de los ciudadanos perpetrada por los entramados mediáticos y por una contracultura en la cual se ceba el obsceno consumismo que ha nublado la recta visión del tiempo  libre, en las grandes sociedades industriales. Demolido políticamente en el ámbito internacional el llamado campo socialista y clausurada la política de bloques, el asco liberal al Estado y a la función pública adquirió en su engañosa retórica llamativo volumen. Incluso en el mundo de los eternos olvidados, en el citado despectivamente Tercer Mundo, muchas de aquellas que el culto lenguaje de Arnold Toynbee llamaba elites herodianas, demandaron con más obstinación que sensatez, con más desparpajo que ideas, con más codicia de poder que vocación de servicio, la sustitución de la sociedad política por la sociedad civil. Semejante despropósito nunca se ha formulado ni en el mundo industrializado, ni en el campo de la elaboración teórica anglosajona. Su sustitución era su liquidación. Las funciones de la sociedad política, debían ser asumidas por esa vanguardia iluminada, que ya no era el partido comunista como hipóstasis de la clase obrera, sino una tecnocracia sin sentido histórico, sin genuina vocación política, y con una auto-evaluación de sus capacidades exageradamente abultada. En el país en tal aptitud hubo y hay un monstruoso oportunismo cínico, y simulación. En desembarco de estos autocalificados buenos, al árido terreno de la política, no fue por la vía del dialogo con la Revelación, ni como la de los esforzados constructores de caminos, sino por el encharcamiento del lodazal, en la mayoría de los casos. Porque sus padres o ellos, eran o son, o fueron, financistas no de las más nobles causas, sino de los políticos más desprestigiados, su acceso no fue por la puerta franca de las luchas sociales, sino por la compra vergonzosa de los espacios de representación. Relegados los criterios ideológicos, fue el momento estelar de las chequeras. Ahora el del control cambiario (SICAD I y SICAD II SIMADI). Esos tales que no les interesa en lo más mínimo nada que tenga que ver con los problemas graves que inveteradamente nos acucian, sino solo de su apetencia personal y egotista. (Recuérdese 11 de abril 2002). La embestida artera de la sociedad civil, en una antihistórica coalición con las élites conservadoras frente a sociedad política, especialmente al partido que los había derrotado AD, para abrirle camino a una nueva mayoría. Fue una cruzada despiadada, letal, sostenida con saña, reforzada con el uso de los medios, en el infamante papel de francotiradores (léase Primer Plano). El cruento asalto llevado a cabo con el ropaje de sacrosanta, la sociedad civil, causo efectos letales en la sociedad política, las secuelas en  los partidos, fueron demoledoras, acometida que se hizo con la exigencia de desalojo y sustitución. Una agresión que coincide con los diseños estratégicos y tácticos del poder con pretensión hegemónica. (Léase fascismo), una ofensiva que disperso y restringió fuerzas del civilismo democrático, que tantos esfuerzos y vidas le costo  a varias generaciones. Pero no fueron estos alaricos de viejo y nuevo pelaje los beneficiarios de esta despiadada agresión, sirvieron a las estrategias de otros: la mayoría de aquellos derrotados por la sociedad política en las luchas por la institucionalización de la democracia durante los años 60. Abonaron el terreno para los: que nunca tuvieron su mente cargada de sueños revolucionarios, ni por apasionados planteamientos éticos, por ejemplo contra el flagelo histórico de la corrupción, sino que desarrollaron una poliédrica conjura cuartelaría en pos de una fría ambición de mando Con Guzmán Blanco se permitió el mayor ultraje al consumarse la más infame pérdida de territorio del país en toda su historia y se saqueo como nunca el patrimonio público; el más corrompido, bufonesco e inclemente que, por ahora había tenido la atormentada historia venezolana. (Creemos que ha sido superado con larguedad por los que detentan el régimen actual). El inefable Dr. Rafael Antonio Caldera en (Los causahabientes de Carabobo a Punto fijo, Caracas 1999), señala sin embargo que está bien llevado al Panteón, se permitió ciertas licencias, con esa laxa interpretación también conmutándole la pena al después inquilino del Palacio de Misia Jacinta. Es lamentable que comparta los honores: (del cofre donde como señalo Andrés Eloy Blanco, la patria guarda el recuerdo de sus grandes amores). ¿Padeceríamos ya en esa época del, Síndrome del goofus bird: Como lo señalo con tristeza Ludovico Silva, cuando comento, “como lo resumió mi viejo y querido amigo, Rómulo Henríquez, “Romulito”, “teniendo el control del movimiento obrero, respaldo de la clase media, parte del llamado empresariado nacionalista, movimiento estudiantil en todos sus niveles, pueblo todo, parlamento y hasta con un apoyo significativo y trascendente en el ejército, como lo demostraron los posteriores alzamientos de Carúpano y Puerto Cabello, nuestra dirigencia política optó por irse a las guerrillas, al ámbito rural, precisamente donde no teníamos a nadie, por decir menos fue tremendismo.

“La libertad política es la condición previa del desarrollo económico y del cambio social” Jhon F Kennedy

[email protected]

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »