Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Aníbal Sánchez: La Política tiene sus herramientas para la Resolución de Conflictos

Aníbal Sánchez: La Política tiene sus herramientas para la Resolución de Conflictos

 

La Negociación y Mediación son parte de la misma Política actividad está que conlleva el regular, administrar o manejar conflictos sociales, “su imperfección e incomprensión ha llevado a la necesidad de arbitrar” en opinión del analista y consultor electoral Aníbal Sánchez Ismayel porque: “gracias al nivel de las decisiones, los intereses en juego, la polarización y el desconocimiento de las partes” el abordaje de esto no debe ser visto como señal de debilidad, o algo negativo “como se ha tratado de vender” sino como una  oportunidad de ganar convivencia y estabilidad.

No todos los conflictos a resolver políticamente por medio de la mediación con arbitraje, son productos de guerras entre Estados o Internas (civiles), se tratan, todas las congregaciones que desangran una sociedad por largo tiempo, alterando su dinámica social y que atenta contra su futuro “se trata según expertos, de conflictos intensos asociados a la identidad o distribución de recursos, que suponen confrontación abierta, violenta y duradera” mencionó.

La utilización indiscriminada de la fuerza y la violación constante de derechos son características de estos conflictos; por lo que son las bases de estudios, denuncias y argumentación jurídica “en cuanto a las víctimas se cuantifican de otra forma como es vía desplazados o perseguidos, quedando sin contabilizar los insensibilizados” dentro de las características de estos conflictos surge la internacionalización y la geopolítica “entendida esta como el interés de terceros”.

Entendido el problema se exploran las posibles soluciones que van desde la convencional “usada en estados de guerra” cuando existe un vencedor, hasta la denominada resolución alternativa “donde la madurez y sensatez tiene que privar para visualizar una oportunidad” y poder reconducir las relaciones. Los expertos en mediación basan su actuaciones en tres grandes modelos el de Harvard, Transformativo y Circular-Narrativo.  El de Harvard se basa en una negociación asistida, busca separar a las personas de los problemas “que deben ser el centro de los enfrentamientos” y que ha de diseñar opciones de beneficio mutuo (ganar-ganar).

El modelo transformativo parte de la concepción del ser humano y para superarlo se debe cambiar  “en esta el conflicto se convierte en la oportunidad de mejorar las relaciones” y de ahí surge la revalorización o empoderamiento de las partes. En el Circular Narrativo se construye un mapa mental a partir de las historias particulares, se centra en las diferencias, donde el mediador construye una alternativa.

Al conocer un poco la teoría comprenderán que el caso Venezolano al igual que otros es único; e inicia por reconocer su singularidad. Expone Sánchez; “Se debe desarrollar en discrecionalidad, donde solo el mediador en ocasiones baja al terreno; los actores ya lo conocen pero tienen visiones diferentes. A partir de esto se fórmula el análisis del conflicto; las partes deben cambiar su lógica de confrontación por la de cooperación; en medio de un proceso dinámico que debe llevarnos a una posición que permitan la convivencia y el desarrollo”.-

Tanto Diálogo como Negociación se dice rápido, es defendido por unos y satanizado por otros; mientras el colectivo ‘el pueblo venezolano’ se hace de opinión y decisión. El proceso conlleva la mediación, y la vigilancia de lo acordado.  “Los cuales son adoptados según el modelo: Si es de reinserción de un grupo; De reparto del poder político o recursos; El de intercambio de terrenos; Por medidas bilaterales; o por dotación a Autogobiernos”.

Como en todo proceso hay distintos actores que van desde el Mediador Político (tercero que coordina un equipo) Especialista en Proceso (un asesor o facilitador que promueve el acto). Los mediadores según su rol puede ser catalogado de facilitador (crea las condiciones), formulador (idea algunas soluciones), y manipulador (cuando es intervencionista). El proceso se divide en fases: Conversaciones Previas (cimientos de confianza); El Diálogo (establecimiento de agenda); El Acuerdo (por consenso); La Implementación.

La Negociación Política no está exenta de dificultades; por lo general hay que reequilibrar las partes ante la asimetría; en ocasiones hay que lidiar con intereses de terceros que presionan a las partes y mediadores; lograr la inclusión de la voluntad colectiva; el priorizar en un clima de tensiones; el trabajar con actores ante los que pesan múltiples denuncias; por último el generar la confianza.

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »