Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jonatan Alzuru: Es un movimiento de Venezuela por la libertad

Jonatan Alzuru: Es un movimiento de Venezuela por la libertad

 

Es un momento difícil, complejo, pero con una ruta trazada, cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Así ha resumido el Presidente Encargado Juan Guaidó, el camino que debemos seguir.

Es falso que lo que está sucediendo fue un acto de magia o que de pronto amanecimos con un líder impuesto. Es muy frecuente desvalorizarnos como pueblo, el famoso poema de Rafael Cadenas, grafica ese estado de nuestra subjetividad. Que es sustancial luchar contra él y transformarnos; allí el campo de batalla está en nuestro cuerpo personal y social.

Voy a señalar, grosso modo, un par de acciones que nos deben invitar a reflexionar. Era un deseo de nuestra dirigencia que los asuntos de Venezuela se discutieran en la OEA, recordemos los esfuerzos, en el pasado reciente, por ejemplo, de Capriles, de Guillermo Aveledo o de las comisiones de los diputados que durante los últimos años han visitado no solo a la OEA, sino a los distintos parlamentos de los países latinoamericanos. Era un sueño de nuestros parlamentarios, como representantes de todos nosotros que esa discusión trascendiera, incluso, las fronteras de nuestro continente. Pensemos todo el esfuerzo que han realizado las ONG, como el Foro Penal y Provea, no solo internamente sino en el marco internacional.

Recordemos las acciones que tomó el partido político Vente Venezuela, enviando cartas a los distintos países no solo de Europa sino a Rusia y China, como una táctica no solo para informar sino persuadir, para lograr el apoyo al movimiento que se enfrenta contra el despotismo, criticados por unos y alabados por otros, pero era un grano de arena en la dirección de informar la situación.

Recordemos el movimiento del Frente Amplio: Venezuela Libre, donde, por ejemplo, en el Aula Magna de la UCV participaron los partidos políticos quienes hoy conforman la directiva de la Asamblea Nacional. Pero ese movimiento era articulado por dirigentes gremiales, estudiantiles sindicatos, dirigentes profesorales, religiosos e hicieron reuniones, asambleas en todos los estados del país, extendiendo las manos al chavismo disidente, allí tuvo un papel relevante, por ejemplo, Nicmer Evans.

Pero, además, no debemos olvidar que la directiva de la Asamblea Nacional no se consolidó a partir de un acto dictatorial, de una ocurrencia, de un azar; todos sabemos que la directiva se configura a partir de un proceso de negociación de las fuerzas políticas que hacen vida en la Asamblea Nacional, donde hay múltiples corrientes de pensamientos, múltiples maneras de mirar la política. Y desde que se obtuvo esa mayoría contundente, la Asamblea Nacional, su directiva, siempre se ha propuesto el cambio; recordemos a Henry Ramos Allup recién tomó posesión de su cargo en su momento. De allí que nadie debe sorprenderse que Guaidó asuma el testigo entregado por los otros.

Durante estos años, nuestra dirigencia ha intentado diversas vías para transformar el estado de explotación que vivimos los venezolanos y donde se cometieron muchísimos errores. Eso nos tenía desanimado a todos. Recordemos cuando se discutió la ley de amnistía, por ejemplo, a nosotros, la masa popular, en las redes sociales, nos parecía que los parlamentarios estaban perdidos o cuando nombraron al TSJ, mostrando que el actual del régimen, se nombró de forma irregular… veíamos esas acciones como intrascendentes… Sin embargo, en las circunstancias actuales esos pasos previos de nuestra Asamblea, de los partidos políticos, etc… está rindiendo frutos. Ha sido un proceso constructivo.

Reducirlo al fenómeno Guaidó, no solo es una miopía, sino revela una subjetividad que solo comprende el accionar desde la lógica caudillista. Pero resulta que el joven, logró capitalizar un sentimiento de todos aquellos que nos oponemos al déspota, ¿Por qué no celebrarlo?

Fue coyuntural para Guaidó la Presidencia de la Asamblea, pero fue una decisión personal transformar esa coyuntura en una oportunidad, para articular un juego colectivo y tiene a su lado, con sendas responsabilidades, a dos diputados de los partidos que se han considerado light o hasta traidores como Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, si nos detenemos a reflexionar cómo está compuesta esa directiva, ¿a quién se le ocurría pensar que se trata de un radicalismo que busca la guerra?

Es responsabilidad de todos los venezolanos utilizar todos nuestros medios para persuadir a los integrantes de las FANB; pero hay que tener claridad que no depende de nosotros su respuesta. Por lo tanto, la situación de violencia, está en manos del déspota y de quien tiene el control de las armas, no del pueblo venezolano que intenta pacíficamente lograr unas elecciones libres para salir de un estado de esclavitud..

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »