Inicio > Regional > Propuesta Del Sector Transporte a Juan Guaido

Propuesta Del Sector Transporte a Juan Guaido

 

Ciudadano

Diputado Juan Guaido

Presidente de la Asamblea Nacional Su Despacho.-

Respetado y Valiente Ciudadano, nos cabe el deber y la obligación de aprovechar la ocasión de tener la oportunidad y el honor de dirigirnos a Usted en su doble condición de Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de

Venezuela y Presidente Constitucional Interino de la República Bolivariana de Venezuela, con motivo de hacerle conocer la situación de depresión profunda que afecta nuestro gremio producto básicamente del desarrollo de políticas erradas y contrarias al sector transporte ejecutadas durante los últimos 20 años por el gobierno nacional con el ánimo claro de aislar, dividir, disminuir o minimizar un sector de la sociedad y de la vida económica de la nación tan importante como es el sector privado del Transporte Publico que desde hace muchos años cumple las funciones de movilización de la población por la incapacidad de los sucesivos gobiernos Nacionales, Regionales y Municipales de cumplir su obligación que no es otra que la de prestar el servicio público de transporte a todos los usuarios del sistema, lo que permite el desarrollo de la capacidad social, laboral, estudiantil y en general la actividad propia de cada ser humano que habita en nuestra sociedad, este escenario de enfrentamiento, de confrontación y de intento de disolución asociativa especialmente desarrollado durante los últimos 20 años por diferentes vías, harto conocidas, ya que son características del proceso y del gobierno en contra de toda organización asociativa o gremial,  han disminuido notablemente la potencialidad del servicio que prestamos, por lo que angustiados y extraordinariamente preocupados y ocupados por la grave crisis que afecta a nuestro sector,  el transporte en todas sus áreas a nivel nacional, regional  y local, urbano y sub urbano, conscientes de las significativas consecuencias negativas que para la economía y la sociedad venezolana en su conjunto implica la profundización de la crisis que nos afecta, queremos en representación de los trabajadores del sector transporte sugerirle humildemente un conjunto de acciones y políticas que en el corto y mediano plazo atenúen sensiblemente la magnitud de dicha crisis y posibiliten tanto la recuperación de la capacidad de la prestación del servicio por parte del pequeño empresario privado agrupado en asociaciones civiles así como, el mejoramiento en la calidad del servicio prestado lo cual permitirá a las familias venezolanas, a los sectores productivos, al empleado público, al estudiante, y en general a toda la sociedad la movilización real y efectiva en el transporte público, urbano que hoy lamentablemente, producto  de las políticas erradas desarrolladas por el gobierno  con aviesas y negativas intenciones han reducido al 10% de su capacidad real.

Corregir la totalidad de unas políticas públicas impulsadas desde el sector oficial que pretendían y pretenden accionar con el deliberado propósito de afectar fuertemente todo el interrelacionado sistema de transporte a nivel industrial, comercial, productivo existente en Venezuela lo cual desafortunadamente lograron-, requerirá de transformaciones profundas del modelo político que las impuso y desarrolló, pero la naturaleza y dinámica de la crisis obliga a actuar con inteligencia, mesura y prontitud.

La prioridad es la de atraer y promover importantes inversiones, de ser posible el regreso de las empresas que lamentablemente optaron por cerrar e irse, procurar la recuperación de la confianza de las fuerzas productivas, del sector industrial y comercializador, propiciar que los venezolanos descubran y desarrollen sus inmensas potencialidades generadoras de trabajo y riqueza, impulsar importantes cambios en la formación y profesionalización en Venezuela, procurar adicionalmente el retorno del importante capital humano que lamentablemente se vio obligado por la penuria, la violencia y la carencia de oportunidades y opciones reales de futuro a marcharse del país. Estos complejos aspectos no se resolverán mágicamente y garantizar la mejoría sustancial de la capacidad adquisitiva de los venezolanos, desarrollar las fuerzas productivas, regenerar la vitalidad del sector financiero y por ende del país, requiere tiempo, capacidad y esfuerzo, pero mientras todas las cosas buenas ocurren y se logran dichos objetivos no puede ni debe continuar paralizada la actividad productiva y formativa de la nación que de seguir ocurriendo la progresiva destrucción del sector transporte  esto lamentablemente no tardara en ocurrir.

Nuestros diagnósticos indican que posiblemente un 60% de las unidades de transporte urbano automotor existente, por la magnitud de los daños y el deterioro, por los altos requerimientos de inversión en una economía en recesión,  con el parque automotor más viejo de América Latina por el rezago tecnológico (inducido desde las altas esferas del actual gobierno), del paro continuado de la planta industrial, del sector productivo y comercializador, la ausencia de los repuestos e insumos requeridos no podrán recuperarse plenamente sin fuertes inversiones, aplicación de tecnología, equipos, abundantes insumos y talento humano que lamentablemente, por ahora no disponemos en las cantidades requeridas, es importante destacar que la sustitución pretendida del parque automotor y de la industria automotriz en todas sus áreas y componentes no obedeció a razones de competitividad, eficiencia, presupuestos ecológicos, razones culturales y urbanas, mejores precios, avances tecnológicos, normal en los mecanismos propios del libre mercado sino a una deliberada estrategia política e ideológica, que luego de 20 años de aplicación generan situaciones muy difíciles de superar en el corto plazo pero que es urgente corregir y revertir puntualmente en función de evitar el colapso definitivo del sector transporte, es por todo lo anteriormente analizado que se impone el solicitar de las naciones que lo respaldan a Usted y a todos los demócratas de este país que luchamos hombro a hombro y día tras día contra la peor dictadura que haya existido en nuestro suelo, toda la ayuda que por las características del objetivo de nuestra actividad no dudamos en calificarla también como ayuda humanitaria, el ser humano no solo requiere para poder vivir y desarrollarse de comida y medicamentos, requiere necesariamente para alimentarse y para acceder a los servicios de salud y medicina de mecanismos de movilización que en nuestro país en la actualidad se encuentran prácticamente destruidos, ello así porque el escenario desarrollado por el gobierno es el de la alimentación mínima a domicilio con la caja Clap, de esa manera pretendían controlar a toda la población no dejándole espacio al ejercicio del derecho humano de movilizarse y acceder a la alimentación que quisieran, a la cultura, al conocimiento, a la salud, y a todas sus potencialidades que como ser humano tienen el derecho de desarrollar, en razón de ello y aportando nuestra colaboración militante para el rescate democrático del país, de sus instituciones y apostando nuestro compromiso para la gobernabilidad del periodo democrático que usted preside, solicitamos con carácter de emergencia la ayuda que calificamos de humanitaria necesaria para la rehabilitación y puesta en funcionamiento de nuestras unidades que se encuentran paralizadas casi en un 70% de su parque por causa de la inexistencia o alto costo de repuestos, lubricantes, filtros para lubricantes, cauchos, tripas, protectores, baterías, etc. en el cumulo de estados y países que lo han reconocido como Presidente Interino y cuyo compromiso de apoyo, es obvio señalar, que se encuentran los países más industrializados del mundo, su apoyo y su ayuda en este sentido antes mencionado es el paso más urgente y primario que nuestro sector requeriría para iniciar un proceso de adecuación del sector y su prestación del servicio a nuestro país, es evidente que nuestra dirigencia reclama la supervisión de los aportes que pudieran recibirse así como la supervisión de su entrega que se orientaría en función de las necesidades mínimas que requieran los transportistas individualmente considerado para poner en servicio a plenitud su unidad de transporte.

Lograr la progresiva restitución de la capacidad financiera y crediticia del sector bancario en Venezuela con el apoyo financiero internacional, meta de urgencia, nos emplaza a reclamar y proponer agresivos planes de auxilio y financiamiento a los diversos componentes del sector transporte pero fundamentalmente cumplidos los requisitos y estudios de rigor, a los prestadores  del servicio de  transporte urbano, transportistas privados con manejo de rutas otorgadas por las alcaldías, gobernaciones y/o desde el Ministerio del ramo.  Esto posibilitaría el retorno entre el 20% y 40% del parque automotor, obviamente con unidades viejas, contaminantes, obsoletas tecnológicamente, pero serán preferibles a la utilización masiva de perreras, camiones de volteo y toda suerte de vehículos inadecuados, poco dignos y altamente inseguros con los cuales las actuales autoridades gobernantes han pretendido resolver la creciente inexistencia de transporte público urbano en el país. Posteriormente se podrá avanzar hacia la modernización y actualización del parque automotor venezolano, es por ello que proponemos que así como en el caso del sector agrícola se impone  por decretos gubernamentales la obligación de otorgar un porcentaje de la cartera crediticia a ese sector del campo venezolano productor de alimentos, en el caso del transporte público pero ejercido y desarrollado por los privados o sector privado solicitamos como segunda medida de urgencia se dicten decretos o leyes que obliguen al sector bancario o financiero del país a adjudicar un porcentaje inicial no menor al 15% de su cartera crediticia obligatoriamente y al menos durante los primeros tres  años de la  nueva era democrática al sector transporte privado agrupado en asociaciones civiles es decir organizado y representado por sus dirigentes, a partir del tercer año y después de la recuperación inicial del sector dicho porcentaje podría reducirse al 10% de la cartera crediticia bancaria y financiera del país, ello en caso de no ser necesaria la prolongación de este período propuesto para cubrir esa etapa inicial de tres años.   Es prioritario superar progresivamente la escasez, desabastecimiento de insumos, repuestos, autopartes y componentes: cauchos, baterías, aceites, fluidos, lubricantes entre muchos otros, a la par que contrarrestar la hiperinflación y corregir los graves desequilibrios económicos existentes en el país, paralelamente recuperando el  sector importador y la producción nacional del sector automotriz y del transporte en Venezuela lo que obliga a diseñar políticas puntuales a corto plazo que permitan la adquisición de dichos componentes esenciales para quienes prestan el servicio del transporte y la movilidad públicas, esta actividad podría desarrollarse mediatamente ya que las anteriores propuestas tienen carácter de emergencia ante el colapso del sector.

Persuadidos que ante la complejidad y dificultades existentes  en un proceso, ciertamente inédito de transición se requerirán de la aplicación de políticas públicas puntuales para el apalancamiento y acompañamiento de usuarios y sectores sociales más vulnerables dada la magnitud de la crisis humanitaria existente. En tal sentido, sugerimos que, mientras se recupera plenamente la potencialidad adquisitiva de los usuarios, la creación de subsidios directos (Bonos de transporte) a los estudiantes, miembros de la 3era edad (pensionados y jubilados), y discapacitados así como el otorgamiento de créditos blandos provenientes del gobierno nacional a través de Fontur con facilidades de pago a los sectores prioritarios y estratégicos según los rigurosos planes y planificación a establecer sean necesarios o indispensables.

En Venezuela las políticas populistas y de subsidio indiscriminado se han generado como mecanismos con un contenido de fuerte control social y político, especialmente durante los últimos 20 años, lo que ha acentuado la  dependencia de los sectores sociales más vulnerables, lo que obliga a una importante corrección. La lógica y la racionalidad económica indican que es necesario adelantar acciones que progresivamente adecúen el precio de los combustibles y lubricantes al estándar internacional, que hagan posible la sustentabilidad y operatividad del complejo mercado de la industria petrolera en Venezuela, por lo que es importante en consecuencia considerar todas las aristas de tan espinoso tema y vincularlo a la realidad operativa del transporte en Venezuela. La implementación de políticas consensuadas, de acciones transparentes y correctamente analizadas, discutidas entre los distintos sectores e implementadas con información y transparencia han logrado en otros países con situaciones similares, éxito comunicacional, operativo y social, en este delicado y complejo aspecto donde la incorporación efectiva, proactiva, informativa y educativa de los sectores directamente implicados es una garantía de su éxito, es por ello que proponemos que la representación gremial del sector que representamos (transporte) sea invitado obligatorio en forma activa y decisoria en las mesas de trabajo que deben instalarse para discutir este espinoso tema.

Obviamente, dado lo multifactorial de los problemas del sector transporte es significativo y vital el aporte y ayuda de la comunidad internacional, dado el carácter estratégico del sector transporte, Venezuela requiere en el corto plazo la importación de autobuses y vehículos que aminoren el acuciante y creciente déficits del transporte público, mientras se recupera de manera urgente y prioritaria la industria automotriz, se amplía la capacidad ensambladora y productiva, es urgente en consecuencia recurrir al mercado secundario o de segunda mano que en especial en los Estados Unidos de América posee un inmenso parque de unidades que por causa de normativas legales diseñadas en especial para el sector escolar y estudiantil determinan, el que unidades de mediano o poco uso sean retirados del servicio activo en cumplimiento de normativas y leyes que afectan a este sector, dichas unidades retiradas de circulación y con potencialidad de vida útil por al menos cuatro o cinco años podrían jugar un papel decisivo en la posibilidad de la recuperación del sector transporte en nuestro país, ello debido a que son asequibles a bajos precios en cantidades importantes y que además su producción deviene de plantas automotrices que tienen una larga historia de vida en Venezuela inicialmente por importación y al menos hasta la llegada de este periodo arrasador, con plantas de ensamblaje en el país, que si bien hoy en día se encuentran cerradas hay una potencial capacidad de recuperación a corto plazo con seguridad jurídica y económica.

La incorporación de representantes legítimos del sector transporte en las  diversas áreas en diseño, planificación e implementación de estos planes y propuestas, colaboraría en la restitución de la institucionalidad del Estado venezolano, reduciría las debilidades gerenciales por el apego a modelos y políticas que han resultado erradas en los últimos años, permitiría el necesario acompañamiento y participación de aquellos sectores que manejen y operen con pertinencia y experticia en el sector transporte.

La magnitud de los retos y tareas a acometer obligan a unir esfuerzos y concatenar voluntades porque lo que está en juego es el futuro de nuestras familias, nuestro patrimonio y por ende del país, al pronunciarnos de esta manera damos un paso al frente en tal sentido, defendemos la democracia y el Estado de Derecho.

Agradeciendo de antemano la oportunidad de brindarle estas consideraciones y proposiciones y convencidos que en sus manos no se perderá la República.

Atentamente por el sector transporte:

Aldrin Guacaran

Eloy Tellerias

Guillermo Gamboa

Hugo Segundo Ocando Oviedo

José Luis Montoya

José Sayago

Juan Ponto

Julio Romero

Luis Luzuriaga

Luis Moreno

Luis Salas

Marcelo Morett

Nelson García

Oscar Gutierrez

Caracas 20 de Febrero 2019

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »