Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Argentina: Triunfo aplastante del PJ en Córdoba

Argentina: Triunfo aplastante del PJ en Córdoba

 

Mauricio Macri llamó a Juan Schiaretti para felicitarlo y en Gabinete hubo críticas para Elisa Carrió

El Presidente habló por teléfono con el gobernador reelecto. Antes, en la reunión de Gabinete defendió la estrategia de la Casa Rosada de no meterse en la campaña.

Mientras el Presidente llamó al gobernador Juan Schiaretti para felicitarlo por su reelección, la dura derrota que sufrieron los dos candidatos radicales en Córdoba sigue generando tensión en la Casa Rosada. En la reunión de Gabinete de este lunes, los dichos de Elisa Carrió no pasaron desapercibidos: hubo críticas para ella y el propio Mauricio Macri defendió la estrategia oficial de mantenerse al margen de la campaña, luego de que se rompiera Cambiemos a nivel provincial.

Ante sus ministros, el jefe de Estado abrió el juego para conversar sobre el resultado en Córdoba, a sabiendas de que, más allá de los números, las duras palabras de Carrió habían provocado preocupación en la tropa.

Por eso, instó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a que explicaran cuál había sido la posición del Gobierno ante la elección. Los ministros expusieron que ante la falta de acuerdo entre Mario Negri y Ramón Mestre se había decidido mantener una postura prescindente. “Se decidió que no nos teníamos que meter en la campaña, eso acordamos con ellos, y cumplimos”, fue el mensaje. Macri asintió.

Fue la respuesta por elevación a la líder de la Coalición Cívica, quien el domingo, desde el escenario del búnker de Negri, dijo que “hubiera preferido que algún ministro del Interior acompañe más a los referentes de Cambiemos” y, con tono irónico, agregó que a Frigerio “sólo se lo ve con gobernadores peronistas”.

La derrota impactó fuerte en la Casa Rosada y admiten que la división fue una “torpeza”

Esa crítica de Carrió terminó fortaleciendo a Frigerio en la interna: incluso cosechó respaldo entre funcionarios que suelen cuestionar sus posicionamientos. “Hay una amplia mayoría de gobernadores peronistas y tenemos necesidad de construir consensos, Rogelio no puede hacer algo demasiado diferente”, se solidarizó un habitual detractor del ministro político.

Desde que se desató la interna y tanto Negri como Mestre ratificaron sus candidaturas, el Presidente pidió que sus espadas políticas se manejaran con el máximo cuidado.

Esa cautela que reclamó Macri se proyectó en que Peña, Frigerio y otros ministros nacionales no fueran a hacer campaña por ninguno de los dos candidatos radicales en Córdoba. En Balcarce 50 explican que las presencias de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se enmarcan en “el trato personal que tienen con Negri” y que tienen “autonomía” por ser cabezas de poderes ejecutivos autónomos. “Lo mismo corre para (Gerardo)  Morales”, plantearon.

“No podíamos dar un apoyo a ninguno en particular”, fue  otro mensaje que transmitieron Peña y Frigerio ante el Gabinete.

Aunque el enojo con Carrió sobrevoló la reunión, y por lo bajo abundaron comentarios; no hubo mención explícita ante el Presidente por sus dichos. La única que se refirió abiertamente a Carrió fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien cuestionó que durante la campaña haya vinculado al PJ con el crecimiento del narcotráfico en la provincia. “Ella quería que nosotros dijéramos eso de Schiaretti, ¡era una locura!”, se indignó la ministra. Luego, en la conferencia de prensa, Bullrich diferenció al Gobierno de Carrió: “La lucha contra el narcotráfico no es algo que usemos en la campaña. No es un problema de partidos, sino de personas”, insistió.

Sobre ese punto, otro dato relevante es que el Presidente se abstuvo también de llamar a Negri y Mestre luego de la derrota. En cambio, este lunes se comunicó con Schiaretti. “Son amigos pero lo llamó para felicitarlo como un gesto institucional. No hay mucho misterio”, precisaron las fuentes del Gobierno sobre ese llamado presidencial.

El balance público de la elección lo hizo luego el secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis, uno de los dirigentes más cercanos a Macri y que acompañó a Bullrich en el contacto con los medios. “Hacemos una autocrítica desde Cambiemos: claramente el haber ido divididos perjudicó el resultado”, dijo en la conferencia de prensa posterior a la reunión de Gabinete. Sin embargo, advirtió que se trató de “una elección local, que no tiene relevancia a nivel nacional” y que el resultado “de ningún modo altera la estrategia nacional”.

Bullrich reforzó esa idea: “El Gobierno no tenía un candidato: ninguno fue como Cambiemos. Lamentablemente no se pusieron de acuerdo y no hubo capacidad de gestar una sola fórmula”, aseguró. De todos modos, los dos funcionarios remarcaron que no habrá un replanteó de cara a las próximas elecciones provinciales.

Sucede que para los funcionarios, el resultado de la elección para la gobernación cordobesa no se explica en una merma del apoyo a Macri en esa provincia. “Hay votos que se comparten. Porque el ciudadano vota para intendente y gobernador de una manera, y a nivel presidencial de otra”, sostuvo Fernando De Andreis, secretario General de la Presidencia.

El Clarín

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »