Inicio > Cultura > El trabajo en los tiempos de Uber

El trabajo en los tiempos de Uber

Los taxistas españoles aprietan filas y reclaman a la justicia europea que imponga a Uber las mismas trabas – léase “licencias” – que a todo transportista. Por su parte, Uber se defiende alegando que no es más que un simple intermediario electrónico entre particulares y conductores. ¿Empresa de transporte, servicio intermedio o un híbrido? Mientras se decide si este nuevo modelo de negocio necesita una regulación o se queda como está, el empleo -o la falta de él- es un tema que está en boca de todos.

eltrabajoentiemposdeuber
Imagen: DareThink

humanos, sino de la incorporación de los robots en el mundo laboral. Llevan tiempo colándose en las cadenas de montaje, pero hoy en día también los trabajadores de cuello blanco se sienten amenazados frente a las insuperables habilidades de las máquinas. Algo que sin duda nos recuerda al Brazil de Terry Gilliam que, tres décadas después de su estreno, presenta una visión cada vez más cercana a la realidad.

Las predicciones de Mr. Robot

 

predicciones-mister-robotjpegImagen: Getty Images via El País

Los cibercriminales no han parado este año. Ya conoces su objetivo: acceder a tus emails, redes sociales y, ya puestos, tus cuentas bancarias. Cada vez son más los dispositivos conectados a Internet y toda precaución es poca. El problema viene cuando estos ataques apuntan a los objetos que nos rodean, como ha ocurrido en Alemania, donde más de 900.000 usuarios se quedaron sin Internet la semana pasada por un ataque masivo a los routers domésticos.

Quedarse sin conexión es un fastidio, pero las ambiciones de los cibercriminales podrían ser mucho más siniestras. Los servicios de espionaje alemanes temen que haya ciberataques procedentes de “algún país extranjero” que deriven en acciones de desinformación para incidir en la campaña de las elecciones generales de ese país, previstas para septiembre de 2017. ¿Ciberparanoia? Quizá no, ya que el Gobierno norteamericano expresó sospechas muy parecidas. Por lo visto, lo de desestabilizar gobiernos desde la sombra ya no es solo cosa de series como Mr. Robot, donde se mezclan la tecnología y el crimen.

 

Compro, luego existo

 

compro-luego-existo-245Imagen: The Atlantic

Haya o no amenazas de ataques cibernéticos, los internautas no se han reprimido a la hora de desenfundar las tarjetas de crédito durante el frenesí consumista del Black Friday. En Estados Unidos se han gastado aproximadamente 3.39 mil millones de dólares en productos tecnológicos como videoconsolas, smartphones, ordenadores o televisores colapsando literalmente las tiendas online.

Las tiendas físicas tampoco se han quedado atrás. Este año también hemos visto avalanchas humanas e incluso peleas para conseguir la oferta más jugosa. Todo eso por un gadget que quedará obsoleto en cuatro días o acabará su vida útil en el fondo de un armario. Sea como sea, es fácil que después de la borrachera consumista del Black Friday nos dure unos cuantos días la resaca de la vorágine consumista. Si nada más abrir los paquetes que te vengan de Amazon te preguntas: “¿Realmente necesitaba yo eso?”, que sepas que sufres un trastorno psicológico llamado “Oniomanía”. El término todavía suena raro, pero está sin duda llamado a entrar en breve en nuestro vocabulario de internautas.

¿Esto es real?

18821-506adba4bac443541d9a7ec075a1a7abImagen: Wareable

Según Warren Spector, creador de Deus Ex, la industria de los videojuegos ya gana más que la del cine, una tendencia que promete confirmarse en los próximos años. Los públicos son cada vez más variados y existen infinidad de títulos para todos los gustos. Por si fuera poco, la realidad virtual asegura una experiencia aún más cautivante. Y para que nadie se quede fuera, UbiSoft planea hacer compatibles diferentes plataformas para poder jugar con cualquier persona, sin importar el dispositivo.

Si caen las barreras entre los diferentes dispositivos de los jugadores, también lo están haciendo, y mucho, entre realidad y fantasía. Y si no que se lo pregunten al hombre que, probando un juego de escalada, perdió el equilibrio en plena subida y se pegó un tortazo que nada de virtual tuvo. Quizá las sombras de un futuro incierto y el estrés diario hagan que la realidad virtual, al igual que las compras compulsivas on line, se vuelva más atractiva como vía de desahogo.

caro_1_

Caroline Koriche
es escritora de contenido en Softonic

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Te puede interesar