Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Leopoldo Puchi: Estrategia de la neurosis busca rendición del Ejército

Leopoldo Puchi: Estrategia de la neurosis busca rendición del Ejército

 

Por lo general, se considera que es muy difícil que el gobierno de Estados Unidos realice una intervención militar en Venezuela y se supone que los anuncios hechos en los que no se descarta la opción militar se corresponden simplemente con la forma de negociar del presidente Donald Trump, quien en 1987 junto a Tony Schwartz publicó el libro El arte de la negociación, en el que describe la manera en que se hizo millonario utilizando una estrategia de negociación agresiva.

La libreta amarilla de Bolton

Se estima que gestos como el de John Bolton al mostrar de manera visible una libreta en la que estaba escrito que se enviaría un contingente de 5000 soldados a Colombia corresponden a esas formas de negociación. En este caso, uno de los funcionarios cercano  a Trump habría hecho uso de dos de los puntos expuestos en su libro. De una parte, la estrategia de intimidar a fondo, que se expresa en la siguiente fórmula: “Apunto muy alto y luego sigo presionando, presionando y presionando”.

La otra táctica consiste en recurrir a actos audaces y controversiales para atraer la atención de los medios: “Si usted es un poco escandaloso, los medios escribirán sobre usted”.

Teniendo en cuenta estos criterios, la mayoría de los analistas llegan a una conclusión en la que descartan la intervención, pues un baño de sangre causado por un armamento miles de veces superior puede ser perjudicial para su imagen. El propio senador Bob Menendez, del Partido Demócrata, piensa que Trump no llegará a los extremos de una invasión militar sino que mantendrá la presión económica.

Capitulación por neurosis

Estos razonamientos explican que se haya escogido la presión sobre la Fanb como mecanismo para cambiar el gobierno venezolano, para que sea la Fuerza Armada la que capitule ante un ejército más fuerte y proceda a deponer al Presidente Nicolás Maduro.

Dice Trump: “Una de las claves para pensar en grande es la concentración total. Casi como una neurosis controlada, que es una cualidad que he notado en muchos empresarios de gran éxito. Mientras algunas personas se paralizan con la neurosis, otras son impulsadas por ella”.

De modo que se espera que los oficiales venezolanos se paralicen con “la neurosis”. En las evaluaciones realizadas por los centros de inteligencia estadounidenses se estima que no existe entre los militares venezolanos la denominada “voluntad de combate”, lo que facilitaría una “rendición por neurosis”, aunque no haya enfrentamiento armado.

Negociaciones y confrontación

La interrogante que se presenta es sobre el caso en que los cálculos sobre una segura rendición del ejército venezolano antes de combatir no se correspondan con la realidad y que sí exista una efectiva disposición a hacer uso de sus capacidades defensivas.

El libro de Trump no es muy amplio en relación a las situaciones en que no logra imponerse al competidor o contrincante comercial por medio de su estrategia. Sin embargo, señala la importancia de hacer concesiones durante las negociaciones: “Lo mejor es tener algo que el otro quiere o que para él es imprescindible. Hay que usar la imaginación para convencerlo que se tiene algo que el otro necesita”. En su criterio a veces hay que conformarse con menos de lo que se quiere. Al mismo tiempo, Trump piensa que hay situaciones en las que la única opción es la confrontación.

El poder de disuasión

Ahora bien, los asuntos comerciales y financieros no funcionan con la misma racionalidad de la política, aunque tengan semejanzas. De modo que sí es válido pensar que en un esquema de confrontación pueda estar planteada una invasión, que pudiera ser directa o a través de un hostigamiento militar desde Colombia.

La historia muestra que a un país pequeño siempre le puede imponer su voluntad un país poderoso. Sin embargo, esos países pequeños pueden disponer de un poder disuasivo que consiste en hacer muy costoso el baño de sangre que resulta de una invasión.

La capacidad disuasiva depende no solo del equipamiento disponible, sino que tiene su centro en la voluntad de combate que reflejan sus fuerzas militares. Si no irradia esa voluntad o si es anulada por la “neurosis”, pierde toda capacidad disuasiva. Y sin capacidad disuasiva tampoco hay escenario de negociación creíble.

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »