Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Avanzamos hacia la regresión centralista

Rafael Iribarren: Avanzamos hacia la regresión centralista

 

.-  “Aragua en red” apoya la unidad.

Una posición políticamente impecable. Demostrativa de la calidad política; del alto nivel político; en general de las direcciones y liderazgos regionales y locales. Muy superior a los de las burocracias partidistas “nacionales” de las oposiciones que manejan la política; y concretamente la política electoral. ARAGUA EN RED; AR; no estaba de acuerdo con el candidato; había exigido primarias abiertas; y rechazado que los postulados los negociaran y definieran las burocracias “nacionales” y las impusieran a las regiones; como viene siendo. Sin embargo; resuelto aunque turbiamente el impasse entre los partidos que apoyaron a García y a Arias;  decidió sumarse  a la unidad.

.-  Sin necesidad de crear falsas expectativas; la unidad es la política.

Pese a lo sobrio y muy precisa de la declaración de AR; justificando estrictamente que su apoyo es a la unidad; sin embargo, cae en la perversión de promover falsas expectativas al justificar ese  apoyo como forma para impedir que “otro Isea u otro Tarek lleguen a la gobernación de Aragua. En un proceso en el que lo que suceda finalmente dependerá de cómo el madurismo resuelva manipular; negociación incluida; su control absoluto del aparato electoral; definir un objetivo  tan preciso  a la unidad, relativiza su sentido real. La unidad es política y político-electoral buena; válida per se; porque potencia el alcance la voluntad de la gente; independientemente de para qué es y hasta de si se alcanza el objetivo.

.-  Con este CNE; imposible que las totalizaciones correspondan con los verdaderos resultados.

En otro contexto; en al que hubiera una institucionalidad básica; la unidad opositora en 22 estados; según lo que se siente y ve en la calle y las mediciones; significaría que el madurismo y el chavismo no llegarían a ninguna gobernación. Es claro que si se cuentan los votos bien; como se contaron en diciembre del 2015; el chavismo pierde todas las gobernaciones.

Los politólogos electorales sostienen que con una buena participación de testigos. las auditorías de las cajas escogidas, según, al azar; y con el control de las actas; no es posible el fraude. Aunque en el 2013, Maduro perdió con Capriles y el CNE lo proclamó y no hubo el reconteo real que se aprobó incluso en UNASUR. Quiere decir que incluso siendo demostrable; y evidente; que el oficialismo pierda; como en el 2013: la manipulación por el CNE de las totalizaciones; y la inexistencia de instancias; además de no tener las oposiciones con qué incidir ni fáctica ni política ni institucionalmente en el proceso;  hacen prever que las totalizaciones finales no corresponderán con los verdaderos resultados concretos

.-  Un cuadro de resultados “creible” para la comunidad internacional.

Es difícil de imaginar que un grupo en el poder; el madurismo en este caso; que ha manipulado y manipula indisimulada y obscenamente todo lo electoral en función de encallejonar a la oposición: controlando todo el sistema electoral; al final,  cuente los votos para ponerse a perder todas las gobernaciones. Como se dice ”Tanto nadar para ahogarse en la orilla” es inimaginable. Lo serio previsible es que el conteo madurista-CNE sea una variante del que aplicaron para el 30J para la ANC. Con un cuadro de gobernadores resultante y relativamente  equilibrado entre oposicionistas y oficialistas. Que por lo demás; y según lo que corre; sería lo que se está negociando entre algunas oposiciones y el oficialismo. Y una de las bases de la bipartidización a la juegan esas oposiciones y el madurismo.

Con la circunstancia y vale destacarlo; de que un cuadro de resultados más o menos equilibrados; cantados por el CNE; aceptado por al menos algunas oposiciones; aunque el proceso sea objeto de cuestionamientos denuncias y se pidan reconteos etcéteras; puede ser presentado como creíble sobre todo a la comunidad internacional

.-  La gente va a votar como sea y masivamente.

No se trata de desanimar a los posibles votantes y promover la abstención. Hay suficiente  consciencia y alto nivel político en los venezolanos; demostrados; como para prever una participación masiva  pese a las manipulaciones y trampas y fraudes de los que la mayoría esta convencida; y de su cuestionamiento a las oposiciones. El 16-J fue una manifestación masiva, histórica de la consciencia y disposición políticas de los venezolanos a participar incluso en las peores circunstancias. Y hasta sin objetivo  electoral concreto; con un sentido absolutamente político

En general  quienes, pese a todo, se disponen a votar el 15-O; aunque siempre con alguna expectativa;  lo hacen; en la mayoría de los casos; no porque se identifiquen con los candidatos; ni porque tengan  la certeza de que la unidad puede ganar; ni porque en ganando el madurismo-CNE reconocerá su  derrota; sino porque lo considera políticamente correcto. Porque votar es lo que toca y la gente asume.

Aparte la tendencia histórica; circunstancialmente la abstención crece; sube; más por lo oscuro de las manipulaciones y las trampas entre las oposiciones  mismas; que por cualquier estrategia oficialista; o mismo oposicionista; que la promueva.

En todo caso, la misma presencia masiva previsible de la gente; espontanea;  en las colas en los centros y la calle; como fue el 16-J; y como previsiblemente será el 15-O; en fuerte contraste con el corre-corre  y acarreo chavista; será  indicativa de la verdadera correlación sociopolítica concreta; electoral. Independiente las totalizaciones finales del CNE.

.-  Las elecciones locales que  vienen serán igual desciudadanizadas y desregionalizadas.

Pero el hecho es que no  se trata de solo estas elecciones regionales. Independientemente de lo que resulte y como ahora el 15-O; en perspectiva de corto plazo, para el primer trimestre  de 2018, están previstas las locales de legisladores, alcaldes y concejales. Que previsiblemente se acometerán con el mismo patrón  desciudadanizado y desregionalizado; de que todos los candidatos al cargo y el nivel que sea serán designados por las burocracias “nacionales” de los 22 partidos habilitados.

Quiere decir que esas burocracias partidistas asumirán; como lo han hecho hasta ahora; la desciudadanización y desregionalización que implica el sistema electoral, madurista; diseñado para garantizarse la reelección mediante un sistema de votación de segundo grado; en el que, el control de los entes legislativos locales será clave.

La política en general; y concretamente la regional y local están y seguirán negadas a  la gente; al ciudadano; al que solo le quedará; como ya está siendo; votar por los candidatos postulados por las burocracias. Con la circunstancia de que las concesiones del madurismo en función de que el CNE produzca ahora en las regionales ese cuadro creíble de resultados; no tendrá que hacerlas ni las hará, ni cuantitativa ni cualitativamente a nivel de las elecciones locales.

.-  Todos madurismo y oposiciones en la línea de la regresión centralista.

Aparte la descalificación, oportunista siempre, de que “participar es legitimar a Maduro”;  y de la contraria, igual oportunista, de que abstenerse también es hacerle el juego;  la desregionalización y la desciudadanización de la política que conlleva el sistema electoral madurista es lo determinante para la estrategia de centralización total, perfecta, que él  se propone. De tal forma que por la via de dejarse entrampar las burocracias oposicionistas e involucrarse acríticamente como ha sido hasta ahora; no se avanzará ni un mínimo en la dirección de salir de la crisis; ni la de cambiar las correlaciones de Poder. Al contrario; se le seguirá aportando al centralismo total, perfecto,  en la dirección de la regresión centralista que es la base del Plan de La Patria.

Caracas septiembre 2017.

 

Te puede interesar

Compartir