Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: 2018: el año que viviremos en peligro (II) (09-01-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: 2018: el año que viviremos en peligro (II) (09-01-2018)

Así como ayer hablamos de los peligros que provienen del frente externo, hoy empezaremos a abordar, en esta serie de Análisis sobre las perspectivas de 2018, las grandes complejidades del frente interno en Venezuela. Por supuesto, no existe una línea de separación real entre ambos frentes, al final siguen siendo flancos de la misma batalla que se retroalimentan. Un ejemplo de ello es el factor mediático. Los medios internacionales de la derecha están promoviendo la matriz de caos y violencia, con temas como los saqueos, y a su vez sus manipulaciones son replicadas por los medios del patio, que nutren igualmente a tales medios internacionales. Es un trabajo en equipo que al final tiene la misma finalidad: horadar paulatinamente la paz y la estabilidad y la imagen del país, y generar las condiciones para una eventual situación insurreccional o escenario de “crisis humanitaria” que justifique alguna forma de intervención foránea.

Las matrices mediáticas, y las presiones y sanciones políticas y mediáticas siguen teniendo consecuencias. Ayer supimos que el Papa Francisco se rueda un poco más hacia la derecha en su posición sobre Venezuela, cosa que no nos extraña porque nunca ha sido un personaje santificado por nosotros, al referirse a la “querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes”.

La vocería católica criolla termina de destapar sus intenciones en palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, la cucaracha Diego Padrón, quien ofrece un notable concierto en tono de oposición radical. Entre otras cosas de parecido calibre, el cura dijo que “Desde hace días se generaron en el país protestas de comida, de gasolina y saqueos. Pareciera que se va a producir un proceso de convulsión social. Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción no solucionan; crean hábitos de mendicidad. A este desastre económico se añade la corrupción”.

Padrón habla claro y por la calle del medio y expone al viento su rostro de furioso anticomunista: “El sufrimiento actual del pueblo venezolano es de carácter ideológico, ético-político y económico. La raíz del sistema político que nos gobierna es el marxismo castrista, traducido en criollo como ‘socialismo del siglo XXI’”. Por si fuera poco, el cura canalla justifica la violencia criminal guarimbera y tergiversa la realidad del primer semestre de 2017: “El año 2017 los venezolanos no lo hemos vivido; ante todo, lo hemos sufrido. Entre abril y julio más de 130 muertos, 1.500 heridos y miles de detenidos, llevados a la cárcel ilegalmente”. Padrón ratificó el rechazo de la jerarquía católica a la Asamblea Nacional Constituyente, definiéndola como “un engendro estratégico de carácter político que no es ni originaria ni plenipotenciaria, puesto que lo originario es solo el poder soberano del pueblo”-

Lo más importante de estas declaraciones de Padrón es la constatación de que poderosos sectores de la derecha venezolana están posicionando una matriz de mal disimulada promoción de la violencia, agorando la “convulsión social” si su representación política no se hace del Gobierno este año.

El presidente Maduro ha establecido una idea a la cual nos sumamos plenamente: nuestra victoria es y será siempre la paz ¿Por qué? Porque solo en paz los venezolanos podremos ahorrarnos sangre y sacrificios mayores para encontrar el camino hacia la superación de las dificultades y la construcción de una sociedad más justa. La otra ruta es la guerra, la segunda peor cosa que le puede ocurrir a un pueblo después de la esclavitud.

Lamentablemente, la paz no depende de la voluntad de nadie, sino que solo puede ser producto de desarrollos políticos, económicos y sociales que no dependen de la voluntad individual de nadie. La Asamblea Nacional Constituyente ha logrado una especie de tregua, un espacio de paz que debemos agradecer. Pero tenemos que estar claros en que esa tregua es hasta ahora coyuntural, el peligro de la violencia es el más grande que enfrentamos y la gran tarea de los revolucionarios hoy por hoy es luchar para que se mantenga la paz y la estabilidad del país, el único escenario deseable para encontrar la luz al final del túnel.

En ese sentido tenemos una gran responsabilidad, que pasa por estudiar nuestra realidad, analizar nuestras fortalezas y debilidades, reconocer y corregir nuestros errores. No todas las culpas podemos cargarlas a terceros. La  paz nos necesita lúcidos, humildes, reflexivos.

Es una señal preocupante que inclusive fuerzas de izquierda expresen públicamente que la paz social está en peligro, como es el caso del Partido Comunista de Venezuela. Perfecto Abreu, miembro del Comité Central del PCV, declaró que “hay incertidumbre, desesperación e indignación en la gran mayoría del pueblo venezolano ante el agravamiento de la situación socioeconómica del país” y que Venezuela “puede estar a las puertas de grandes estallidos sociales”. El dirigente comunista expresó también dudas en torno al diálogo en República Dominicana, otro tema que se ha estado moviendo en días recientes, y que aun abordaremos junto a otros como las posibles elecciones presidenciales. Pero será en los Análisis próximos, en la continuación de esta serie.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »