Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de Entorno: 2018: el año que viviremos en peligro (III) (10-01-2018)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: 2018: el año que viviremos en peligro (III) (10-01-2018)

En nuestro Análisis del pasado lunes escribimos que el 2018 se vinculaba a “dos hechos políticos de especial importancia (que) podrían marcar su desarrollo: el diálogo que ha de continuar el próximo jueves en República Dominicana y las elecciones presidenciales en principio previstas para este año”. Ambos eventos han visto movimientos interesantes en el despunte del año.

En cuanto al diálogo, sigue mostrando una evidente fragilidad, sobre todo porque los factores opositores no buscan realmente soluciones para el país, sino la manera de sacar ventaja de cara a la posibilidad de salir este mismo año de Nicolás Maduro y dar al traste con la Revolución Bolivariana, con el creciente respaldo del imperialismo y de sus aliados internacionales.

En principio, la continuación de las conversaciones entre Gobierno y MUD se plantean para jueves 11 y viernes 12 de esta semana, con ambos factores habiendo confirmado, hasta hoy, su asistencia a República Dominicana. Pero la situación en ese sentido muestra desde ya cierto deterioro. Por una parte, los cancilleres de México y Chile, dos países con gobiernos de derecha, que conforman el grupo facilitador, han amenazado con retirarse de la mesa. En ese sentido, el canciller mexicano, Luis Videgaray, ha dicho que “En principio está previsto que participemos nuevamente en la tercera ronda de negociación en la República Dominicana la semana que entra. Sin embargo, debo decir que hemos visto algunas decisiones del Gobierno venezolano que no necesariamente son congruentes con lo que se ha venido hablando en la mesa”.  Videgaray, junto al canciller chileno Heraldo Muñoz, han enviado una carta al presidente dominicano “expresándole nuestra preocupación por algunas decisiones que ha tomado el Gobierno venezolano después de la última ronda de negociación y que pudieran poner en duda nuestra participación hacia adelante… Así es que estaremos informando en los próximos días si participamos o no en esta negociación”.

Aquí está claro que estos dos cancilleres chantajean y hacen presión para que el diálogo avance hacia decisiones que favorezcan a la oposición venezolana, asumiendo un papel de juez y parte. Esto representa un peligro cierto para que el diálogo pueda avanzar hacia acuerdos equilibrados.

Videgaray ha expresado además la intención de México de seguir claramente alineado con los enemigos continentales de Venezuela. Al declarar que “Seguiremos trabajando a través de la Organización de Estados Americanos o el Grupo de Lima, creado ex profeso, y seguiremos participando (en el diálogo) siempre cuando las condiciones sean idóneas”.

Es evidente que México está haciendo un juego doble, de dos caras. Funge de “facilitador” del diálogo, pero sigue participando de la conspiración internacional contra Venezuela, lo cual pone en duda que su papel en las conversaciones en República Dominicana pueda ayudar realmente a que se alcancen acuerdos aceptables para ambas partes. Esto pone en evidente peligro, de manera integral, el proceso de diálogo.

A esto hay que sumar el hecho de que no toda la oposición está participando en las conversaciones, ya que el sector extremista se opone abiertamente a las negociaciones y, además, mismos factores de la derecha que están participando muestran una posición públicamente pero asoman otra en privado.

Esto último se desprende de la carta de renuncia del opositor Timoteo Zambrano a su papel en la delegación de la MUD que venía asistiendo a República Dominicana. Zambrano expresa allí que “Por defender éstas ideas (de promoción del diálogo) con coherencia, he sido vituperado y denostado como supuesto ‘colaboracionista’ con el gobierno. Esa acusación sustenta la razón principal por la que distintos actores de la MUD, ‘desaconsejaron’ mi candidatura a la presidencia de la Asamblea Nacional”.        Y también: “Es curioso que me acusen de tener capacidad de diálogo con el gobierno, los mismos factores y partidos, que tan frecuentemente me han pedido esa comunicación con el chavismo en el reclamo de muchos temas de su interés”. Y además: “No puedo actuar de una manera ante los ciudadanos y otra entre bambalinas. Parece que otros sí. No puedo buscar acuerdos secretos y a la sazón ser un radical impoluto ante el país”. Y, muy importante: “Si defiendo el diálogo, hago dialogo, -lo hago en privado y lo hago en público-; si busco la paz, no aparezco como un guerrero con antifaz; si busco la convivencia aparto el insulto. No tengo doble moral, ni sirvo para halagar al público más sediento de mensajes duros. La política es dar soluciones a la gente y no soliviantarla hacia abismos sin destino”.

Las palabras de Timoteo Zambrano dejan absolutamente en claro algo que hemos venido diciendo: es muy difícil que el diálogo tenga éxito mientras las fuerzas de oposición se sientan en capacidad de salir de Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana, inclusive este mismo año. Van a República Dominicana con el puñal escondido en la espalda, conversan, tratan de acomodar las elecciones presidenciales para sacar ventajas que no han logrado con su accionar político y, sobre todo, siguen guardando algunas apuestas ocultas a la violencia y a la promoción de la intervención foránea. No podemos confiar en ellos (o sea, en el imperialismo) “ni tantito así”, como decía el Che. Pero hay que seguir allí, promoviendo y adelantando el diálogo, a pesar de los pesares.

Otro gran tema del año son las posibles elecciones presidenciales, pero de eso hablaremos en el siguiente Análisis de esta serie.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »