Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rubén Contreras: Los símbolos históricos del Estado Vargas

Rubén Contreras: Los símbolos históricos del Estado Vargas

 

Al instalarse la Asamblea Legislativa del Estado Vargas, en enero de 1999, presidida por el famoso basketero y Gloria del deporte nacional Gabriel Estaba, se designó una Comisión para elaborar los símbolos del nuevo estado Vargas.

Dicha Comisión fue creada con signos y amplio Espíritu democrático y de ella formamos parte, personalidades como Manuel Felipe Sierra, Luis Brito García, Luis Oscar Martínez Cronista de La Guayra, Richard García Director de la Escuela de Música Pablo Castellanos, el Director de La Escuela de Música José Ángel Lamas, Carmen Michelena Directora del Museo de la Fundación John Boulton, mi persona y otro grupo de notables venezolanos, cuyos nombres no recuerdo.

Las reuniones de trabajo se realizaron en un salón del Hotel Melia, mediante las cuales se aprobaron dichos símbolos.

La bandera diseñada por Manuel Gual y José María España, que había sido asumida como símbolo histórico del Municipio Vargas durante la gestión del Alcalde Lenin Marcano y del Territorio Federal Vargas, bajo el gobierno del coronel Adolfo Pastrán Matute, fue acordada como bandera del estado Vargas, de una manera consensuada. El escudo del nuevo estado generó controversias entre algunos, ya que después de revisar y analizar la simbología de más de 40 dibujos se adoptó el que tiene en el centro la Casa Guipuzcoana

Mi persona no estuvo de acuerdo y vote en contra al propuesto por la mayoría, exponiendo mis razones, dado que La Compañía Guipuzcoana, había hecho cosas muy controversiales durante los 52 años que dirigió la economía en la provincia de Venezuela, a partir de 1728, como fue la Creación de los Justicia Mayor, en los diversos pueblos, quienes eran los  encargados de supervisar los modos de producción existentes para la época y las propiedades de los grandes cacaos, ya que se encargaban de cuantificar las mismas y la diversidad de rubros producidos. Es decir, cuantos matas de cacao, café, tablones de caña de azúcar, de añil, de zarzaparrilla, cabezas de ganado, y se encargaban de poner precios a dichos productos, sin tomar en consideración costos y trabajo desempeñado.

Dandose el caso que la Compañía Guipuzcoana pagaba la fanega de cacao, café, o la arroba de papelón a 8 pesos y los contrabandistas holandeses, franceses e ingleses la pagaban a 18, 20, 22 o más pesos. Es decir, la compañía fue demasiado dogmática y despota en cuanto al control de precios, quitandole al comerciante y productor la posibilidad de comerciar su  producción y de igual manera, todos los productos que se importaban y exportaban, pasaban por el control aduanero de la misma, lo que originó algunas sublevaciones o rebeliones en contra de dicha compañía, como fueron  las del negro Pirela en Maracaibo, El negro Miguel y el zambo Andresote en Yaracuy y Juan Francisco de León en Panaquire, entre otras.

Estos controles e impuestos generaron inmensas ganancias para la compañía, razón por la cual la corona Española, le ordeno a la misma, cubrir los gastos de la burocracia, milicia y obras a construir en la provincia venezolana, cuestión que permitió romper la dependencia que se tenía con el reino de La Nueva España, México, quien destinaba parte de sus recursos obtenidos en la explotación de las minas de dicha región, para cubrir los gastos en inversiones en Venezuela.

En tal sentido, privó en mí el despotismo y dogmatismo de la compañía, para con los productores, quienes planteaban a la corona que les otorgase libertad de comercio; antes que la propuesta, de cubrir los gastos generados por la burocracia.

En la jornada en a cual se asumió el himno, se escucharon alrededor de 37 partituras y los especialistas en el campo de musicología, no consideraron apta para ser himno a ninguna de las escuchadas y siendo como las 2,00 AM de dicha jornada la historiadora Carmen Michela expresó: caramba practicamente nos hemos devanado los sesos escuchando esas partitura y Vargas tiene un himno desde hace más de 200 años, y extrajo de su cartera un CD y expresó, vamos a escuchar la canción patriotica, La Carmañola Americana, creada como himno para la nueva república soñada por Manuel Gual y José María España, la cual después de ser escuchado fue asumida por consenso de los presentes como el himno del estado Vargas.

Es decir esa noche, la Comisión designada para elaborar los  simbolos del nuevo estado, reivindicamos la gesta de Manuel Gual y Jose María España, al asumir la bandera de Gual y España y La Carrmañola  Americana, como símbolos históricos del estado Vargas.

Así, el 19 de abril de 1999, en una sesión solemne realizada en el Hotel Melia, la Asamblea Legislativa y la Gobernación del estado Vargas, sancionaron y promulgaron la Ley de Simbolos históricos del nuevo estado Vargas.

Luego cuando se produjo la relegitimación de los poderes públicos nacionales y regionales, en julio del año 2000 de acuerdo con la constitución aprobada el 15 de Diciembre de 1999, el nuevo Consejo Legislativo del estado Vargas, por propuesta de la legisladora Gladys Requena, asesorada por algunos amigos, consideraban que La Carmañola Americana era una pieza demasiado ofensiva y anacronica,  no ajustada a la modernidad de los tiempos y la derogaron, proponiendo un nuevo concurso para un nuevo himno y aprobandose uno nuevo, que no resultó del agrado de algunos legisladores regionales, motivo por el cual no se asumió oficialmente y el Consejo Legislativo tomó la decisión de utilizar como himno el himno del Municipio Vargas, cambiándole la palabra Municipio por estado.

Después de esa indecisión, los abnegados y esforzados legisladores de Vargas, quienes tienen una mora con los habitantes de esta región, al no haber hechos leyes para mejorar la situación de sus habitantes, sino únicamente las leyes en materia Presupuestaria, créditos adicionales para el Gobernador y acuerdos políticos para apoyar el socialismo del siglo XXI, hace cosa como de tres años, volvieron a promover otro concurso para un nuevo himno, el cual fue aprobada y firmado tanto por los legisladores de dicho Consejo así como por el Gobernador Carneiro.

Pero ahora se da el caso, que el navegado del Gobernador de Vargas, quien es un agrafo e ignaro en el conocimiento de la historia del estado Vargas, de sus usos y costumbres, quiere hacer una transformación de la historia de dicho estado, a su imagen y semejanza y, convertido en el Terminetor del patrimonio histórico de Vargas, ha decidido borrar todos los vestigios de 430 años de historia, desde que fue fundada La Guayra desde 1589, para empezarla a escribir a partir de su nefasto gobierno regional. 

Es así, que con la anuencia y placer del Carneiro, se han quitado los bustos de Simón Bolívar en la plaza que lleva su nombre ubicada frente a la escuela Alfredo Machado, en la urbanización Soublette de Catia La Mar; el busto de Diego de Osorio en Punta de Mulatos, el de Francisco Fajardo en Caraballeda, se destruyó la plantica de la electricidad de Caracas en La Guayra, el cementerio de los aborígenes en la bajada del Playón, así como la destrucción sistemática de La Casa Guipuzcoana y la Corporación del Puerto frente a la plaza Vargas, entre otros monumentos del casco histórico de La Guayra

No contento con esa obra, ahora dicho Gobernador quiere cambiarle el nombre al estado

Vargas y ponerle estado La Guayra e igualmente cambiar todos los símbolos históricos, sin darse cuenta que él hace cosa como de tres años firmó la promulgación de himno vigente del estado. Claro no sabemos cómo estaba su estado de ánimo cuando firmó esa promulgación, pero ahora dada la situación política que se confronta en el país y ante el repudio de la ciudadanía a la infausta acción de gobierno nacional y regional, dicho Gobernador busca distraer a la ciudadanía y desviarla de la ruta propuesta para sacar al usurpador.

Carneiro no se ocupa de solucionar los problemas que confronta el pueblo llano en materia de servicios públicos como la carencia de agua, de salud, de transplorte y seguridad, solo piensa en los negocios de las obras que puede hacer y cómo aplicar la ley de convivencia, que es la gran matraca para lo cual utiliza sin ningún pudor a la maltrecha expliadora policía del estado.

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »