Inicio > Economía > Decretos de Emergencia Económica: su función al margen de la ANC; por Anabella Abadi

Decretos de Emergencia Económica: su función al margen de la ANC; por Anabella Abadi

 Fotografía de Reuters

 

Una vez que se instaló la nueva Asamblea Nacional, en enero de 2016, el presidente Maduro aprobó un Decreto de Emergencia Económica, cuya vigencia fue prorrogada por sesenta (60) días más. Y aunque un Decreto de ese tipo sólo puede ser prorrogado una sola vez, durante todo 2016 y lo que va de 2017 se han dictado otros Decretos de Emergencia Económica, los cuales han sido a su vez prorrogados.

El quinto Decreto de Emergencia Económica se oficializó en Gaceta Oficial el 13 de mayo de 2017 (G.O. Extr. Nro 6.298) y su respectiva prórroga el 13 de julio (G.O. Nro 41.192). La vigencia de este Decreto y su prórroga coinciden pues con la campaña y las primeras 6 semanas de actividades de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Además, el sexto Decreto de Emergencia Económica se oficializó —sin mayor ruido— el 11 de septiembre en la en Gaceta Oficial Nro 41.233.

Bajo el supuesto de que los Decretos tendrían como prioridad atender la “emergencia económica”, resulta cuando menos curioso que el Ejecutivo Nacional decida acudir ante la ANC para hacer anuncios económicos y presentar borradores de leyes. En este sentido, vale la pena determinar el uso que se le ha dado a estos Decretos de Emergencia al margen de las actividades de la ANC.

Antecedentes: cuatros Decretos de Emergencia Económica y sus prórrogas

Bajo los primeros cuatro Decretos de Emergencia Económica y sus respectivas prórrogas —vigentes por períodos de 60 días cada uno entre enero de 2016 y mediados de mayo de 2017—, se dictaron 148 Decretos Presidenciales. De estos, 80 (54,1%) asignaron recursos adicionales por 4,08 billones de bolívares en 2016 (2,64 veces del Presupuesto Nacional de ese año) y casi 717 millardos de bolívares en 2017 (8,5% del Presupuesto Nacional de ese año). Del total de recursos adicionales asignados en 2016, el 92,7% fue dirigido a cubrir insuficiencias presupuestarias relacionadas con gastos de personal, aumentos de salarios y de bonos de alimentación de la Administración Pública y aumentos de las pensiones del IVSS. Hasta mediados de mayo de 2017, 84,5% de los recursos asignados fueron dirigidos a cubrir esas mismas insuficiencias presupuestarias.

Resalta que los Decretos Presidenciales dirigidos al fomento a la actividad económica, la atención al abastecimiento e incluso los programas sociales fueron apenas 12,1% del total de Decretos Presidenciales firmados en 2016 y apenas 7,3% de los firmados hasta mediados de mayo 2017.

Quinto Decreto de Emergencia Económica y su prórroga: ¿para qué sirvió?

Bajo el quinto Decreto de Emergencia Económica y su respectiva prórroga se oficializaron 61 Decretos Presidenciales. De estos, 52 (85,2%) asignaron recursos adicionales por un total de 10,45 billones de bolívares, 9,56 billones de bolívares (91,6%) dirigidos a cubrir insuficiencias presupuestarias relacionadas con gastos de personal, aumentos de salarios y de bonos de alimentación de la Administración Pública y aumentos de las pensiones del IVSS.

Resalta que los 10,45 billones de bolívares asignados entre el 13 de mayo y el 10 de septiembre de 2017 representaron el 93,6% del total de recursos asignados vía los Decretos de Emergencia Económica en 2017. Cuando todavía quedan cuatro meses para finalizar el año, estos recursos son 2,6 veces los asignados en 2016 (ver Tabla 1), y equivalen a 1,23 veces el Presupuesto del año 2017 y a 3 de cada 10 bolívares que circulaban en la economía (M2) al 1 de septiembre de 2017.

 

La suma del Presupuesto Nacional 2017 y los recursos adicionales asignados vía Decretos de Emergencia Económica entre enero y el 10 de septiembre de 2017 fue de 19,64 billones de bolívares, equivalente a casi 6 de cada 10 bolívares que circulaban en la economía el 1 de septiembre de 2017. Este total es, a su vez, 3,5 veces el registrado en 2016.

Este acelerado crecimiento del gasto público ha impulsado el crecimiento de la liquidez monetaria (M2) en 2017, acumulando un aumento de 225,6% hasta el 1 de septiembre.

Comentario Final

Los mecanismos de control fiscal existen para evitar un acelerado, injustificado y desordenado crecimiento del gasto público, lo cual resultaría fundamental para controlar el proceso inflacionario venezolano. La ausencia de estos mecanismos es uno de los factores que empuja a Venezuela hacia una potencial hiperinflación, debido a que el financiamiento del déficit fiscal vía emisión monetaria ha sido ser una de las causas más comunes de los episodios de hiperinflación.

El recién oficializado sexto Decreto de Emergencia Económica podemos inferir –conun elevado grado de certeza-será usado como un cheque en blanco por parte del Ejecutivo Nacional.

Es importante recordar que las asignaciones descontroladas de recursos adicionales por parte del Ejecutivo Nacional, más que fomentar la recuperación económica, la dificultad y lleva a Venezuela en una senda de creciente inflación.

 

Te puede interesar

Compartir