Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Félix Cordero Peraza: ¿El silencio, indolencia o conformidad?

Félix Cordero Peraza: ¿El silencio, indolencia o conformidad?

Nos guste o no, lo veamos o no, el gobierno camina directo hacia la implantación de un sistema socialista. “That’s the questión”.  Que en la primera etapa o sea de transición  se vaya a un sistema de economía mixta es otra cosa. Esa es la transición de que habla el gobierno. Mientras para la oposición es cambio de gobierno. ¡Cuestión de estrategia Dr. Watson!, dirían en la famosa serie de suspenso  del detective Sherlock Holmes! Los ocho anteproyectos de leyes, presentado por Maduro, en la ANC, lo corroboran. Sin embargo, la matriz de opinión posicionada por la oposición internacionalmente tiene relación con dictadura, no obstante el número de elecciones realizadas y la libre expresión del pensamiento existente.

Por lo que podríamos asumir que no se combate desde la oposición un gobierno democrático, se enfrenta una dictadura que además según la matriz de opinión es “corrupta, traficante de droga, totalitaria y como si fuera poco mantiene preso a números políticos y militares a los que tortura, pisoteándoles sus sagrados DDHH”. Lo sorprendente es que sobre estos hechos el gobierno ni los desmiente ni los rechaza probando lo contrario. El que calla otorga. Tampoco hace esfuerzo para evitar estos abusos. Todas estas “menudas” acusaciones es lo que sustentan las sanciones económicas financieras provenientes de los EE UU. Aquí vuelve el gobierno a combatir la medida y sus efectos en el discurso pero no hace nada por corregir las causas.

La otra situación relevante es la grave y ya vergonzosa problemática socio económica, la migración masiva de venezolanos y la complicada inseguridad de bienes y personas. El 77% de la población,  pasa el páramo en escarpines, con los altísimos precios de los alimentos y medicinas, la cola en los bancos buscando dinero y recibiendo la mínima cifra de 10.000 bolívares. A la masiva escasez de alimentos y medicinas se agrega ahora la falta de dinero porque este permanece arbitrariamente en los bancos. Según ellos, el gobierno no les baja los bolívares. Crítica e inhumana la situación a nivel de pensionados y jubilados. Por otro lado, sigue la migración de gente al exterior.

Así como se publicita en pieza musical “Nada para la guerra” se debiera hacerlo con una que diga “Nada para la tortura, el preso político y la arbitrariedad” que parece ser una conducta sistémica del gobierno. Hay que institucionalizar el libre proceso, el derecho a la defensa y el respeto a los derechos humanos. Es el deber del gobierno hacerlo punto de honor. Invulnerable. Sagrada. El país está en paz, entonces ¿Por qué no liberar a todos los presos políticos? Y quitar esa rémora terrible. ¿Qué gana con tener presos políticos y qué pierde con liberarlos? En imagen, pues gana con soltarlos y pierde con tenerlos presos.

Venezuela adolece además de una estrategia comunicacional para enfrentar y combatir la matriz de opinión de gobierno corrupto, narcotraficante y violador de los derechos humanos. Contra esa matriz se comportan displicentes, estoicos e inmutables.  ¿Cuál es la razón de esta insensible actitud? Vuelvo a repetir, acaso el que calla no otorga. Inentendible. El silencio es uno de los más contundentes mensajes. Es necesarias repuestas categóricas que no dejen duda alguna. Explicitas.  Evidentes.

Te puede interesar

Compartir