Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jesús Alberto Castillo: Armando Nolasco, un gigante que se nos fue para siempre

Jesús Alberto Castillo: Armando Nolasco, un gigante que se nos fue para siempre

El pasado lunes 09 de Octubre, a las 5:50 de la tarde, recibí un mensaje de texto, proveniente del teléfono del amigo Juan Vicente Véliz, donde me informaba que habían enterrado a Armando Nolasco, destacado dirigente del MAS en San Antonio del Golfo.  La noticia llegó justo cuando a escasos minutos de mi intervención en un conocido programa disponía en Telesol. De verdad me sentí perturbado ante tan triste noticia y por no haber asistido a su cristiana sepultura. Tomé fuerza y cómo pude participé en el comentado programa para explicar la situación electoral en Sucre.

Al culminar el compromiso, llamé a Américo Nolasco, su hermano, otro reconocido dirigente masista en Mejía, para dar las condolencias (igual haré con su hermano Félix y demás familiares). Seguidamente hablé con los dirigentes Aquiles Cedeño y la “negra” Felicidad Febres, para justificar mi ausencia en tan nefasta despedida. Así son las cosas en la vida. Uno termina enterándose de hechos no deseados por cuestiones del azar. Y, de verdad, sentí pena, muchísima pena por no acompañar a esa bella familia Nolasco en tan doloroso momento. Pero, bueno, sigo adelante y trato de visualizar los momentos interesantes que hicieron de Armando Nolasco un luchador social a tiempo completo, reconocido por su entrega al servicio público y comprometido con la democracia.

Este gigante de las causas nobles no los arrebató un ACV. Siempre fue muy cordial y emprendedor. Su filosofía de vida fue servirle al prójimo. Por eso desde muy joven incursionó en la política para no vivir de ella, sino hacerla un instrumento de utilidad social, llena de ética y responsabilidad pública. En su amado terruño, San Antonio del Golfo, fue construyendo una red de trabajo que le permitió ganarse el cariño de todos. Siempre Armando se mostraba risueño y optimista ante las adversidades. Veía la vida como un escenario de oportunidades para ser útil a la gente, sin importar su raza, credo  e ideología política. A todos servía por igual, sin pedir nada a cambio.

En la arena política fue Secretario General del MAS – Municipio Mejía y un gran defensor de la gestión de Ramón Martínez. Jamás perdió su humildad ni principios morales. Armando fue, ante todo, grande en lo que se proponía. Desde atender un negocio hasta gestionar soluciones para su gente. Lamentable en los últimos años su salud se vio afectada por una penosa enfermedad, obligándolo a separarse de la lucha social. Pero siempre llevó consigo al MAS de sus tormentos. Ese partido fue una gran escuela, un escenario para el debate de ideas y compromiso de lucha. Cuando solía visitarlo siempre tenía una sonrisa en su rostro y salía con cualquier anécdota que nos levantaba el ánimo.

Hoy me he enterado de su partida y ha dolido mucho. Fue el mismo sentimiento que me ocurrió con Eduardo “Lalo” Alcalá, su compañero de lucha y fallecido hace algún tiempo en La Peña, terruño mejiénse. Ambos tienen un puesto seguro al lado de Dios, el gran creador del universo.  Desde esta tribuna periodística expreso mis más sentidas palabras a sus familiares y amigos. En verdad ha perdido en Armando Nolasco a uno de sus más emblemáticos dirigentes sociales. Me imagino el gran vacío que dejará en sus compañeros de lucha, tales como Miguel Jiménez, Manuel Moreno, Carmelo Natera, Orlando Rangel, Felicidad Febres, Aquiles Cedeño y muchos tantos otros que enrumbaron a su lado muchos proyectos para ver a un municipio Mejía más próspero y seguro. ¡Descansa en paz, estimado Armando!

Te puede interesar