Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Francisco Arias Cárdenas: El amor y la vida

Francisco Arias Cárdenas: El amor y la vida

 

Nos corresponde optar, esto es una marca de nuestra vida. Allí se juega lo más sagrado que tenemos, nuestra libertad y libre albedrío. La supervivencia como personas, como sociedad, depende de lo que escojamos en particular y lo que definamos como grupo. Si nuestra opción es errada, entramos en una espiral de destrucción, de confrontación que es muy difícil de parar, que daña y afecta de manera profunda el alma misma de una nación, de una sociedad.

Las historias de Venezuela y Nueva Granada, están dignadas por muchas razones. La vecindad, la geografía, la historia y fundamentalmente los padres comunes en la época de hacernos naciones independientes con la unidad como partida de nacimiento.

Tenemos dificultades y las sufre nuestro pueblo. Tienen que ver con el modelo rentista petrolero agotado, con las prácticas de ejercicio de poder amarrado a este esquema económico que no terminamos de cambiar y la incidencia perversa de quienes desde el centro de poder imperial buscan y encuentran aliados para el control nacional.

La circunstancia nos obliga y el presidente Maduro lo ha captado, concluir la transformación del modelo rentista al modelo productivo, generador de riquezas con valoración justa de los factores que inciden en su producción. Ese es el único camino a la estabilidad y a la paz.

No es desde Nueva Granada, con las prácticas de terrores de muerte de los últimos años, que apenas está empezando a cambiar, de donde puede llegar el acuerdo, es de nuestra propia historia regional, nacional. La superación de las diferencias para atacar en conjunto como sociedad una enfermedad que solo unidos y entendiéndola podemos superar.

El reto es la construcción de la nueva economía, producir riqueza con trabajo y nuestros recursos tecnológicos y naturales para tener “pan, ciencia y dignidad”. Rechacemos el odio y la destrucción, rechacemos sus mentores, optemos por el más grande de los motores para construir: El amor. Solamente de allí saldrá la vida en paz y felicidad para nuestro pueblo.

[email protected]

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »