Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Primera parte de cuatro de mis reflexiones sobre las regionales

Rafael Iribarren: Primera parte de cuatro de mis reflexiones sobre las regionales

 

PARTICIPAR O NO EN LAS REGIONALES: UN FALSO DEBATE. I/IV

.- Participar o no; votar o abstenerse; falsos debates.

El de las regionales; sobre si participar o no; todavía no cerrado; ha sido un debate sin sentido; un debate falso. Como lo sigue siendo, sobre si votar o abstenerse. Tanto participar, como no hacerlo; tanto votar como no hacerlo; tienen iguales suficientes justificaciones; o, pretextos; siempre relativos de ambas partes. El hecho es que la mitad de los venezolanos rechaza las regionales; se va a abstener; mientras la otra mitad las asume y va a votar.

En relación a las burocracias de las oposiciones; no a la subjetividad social, de la gente de a pie; la posición de participar es pragmatismo puro; sea cual sea la retórica. En relación a la gente; la disposición a asumirla deriva de la ingenuidad y la falta de referencias, de la banalización; del desconcierto. Lo que tiene que ver con que, haya sucedido lo que haya sucedido y suceda lo que suceda; en el país no hay debate; en relación a nada. Solo hay campañas y estrategias de manipulación mediática. Oportunismo, inmediatismo; retórica mesianismo. Con la lamentable sucesión de desconciertos masivos; uno tras otro; luego de cada frustración una tras otra.

La decisión que tomaron las burocracias partidistas; todas las que tenían con qué; o sea, las habilitadas; fue, la misma; participar. Sin la menor expectativa de que tal participación incida en nada en la dinámica nacional. Sean cuales sean los resultados concretos de las votaciones para gobernadores en diciembre; nada va a cambiar por esa participación. Sea cual sea la participación de los, partidos, la participación de la gente votando; los resultados serán como desde ya se sabe que van a ser: luego del procesamiento y las totalizaciones hecho por el mismo CNE de Lucena que casi triplicó los totales reales auditados el 30J. Los  resultados de octubre; calzarán exactamente en el patrón de los de la ANC.

.- Ni la abstención ni la participación que haya incidirán en los resultados concretos.

La participación de los partidos en las regionales; de ellos propiamente y de sus postulados; tiene que ver solo con sus intereses y expectativas pragmáticas; partidistas; burocráticas. Nada con los problemas del país; ni con ninguna retórica referida a la crisis ni a los intereses nacionales: ni referida a ninguna perspectiva política concreta. Votar la gente por sus candidatos; no pasará de “un saludo a la bandera”; de un “por no dejar”. Y su efecto electoral concreto será exactamente el mismo: ninguno. El debate sobre participar o no los partidos en las regionales maduristas; como llamar a votar y  votar en ellas; o, a no hacerlo; es un falso debate

Según el patrón de procesamiento y totalización, del CNE el 30J para la ANC; que es el previsible; en estas regionales; en principio;  ninguna votación de los partidos de las oposiciones elegirá a nadie. Así como abstenerse tampoco incidirá en nada. No es que sea correcto votar; o abstenerse; ambas posiciones son inútiles; no tienen incidencia concreta.

.- La unidad imposible; y que en tal caso no alterará los resultados del CNE.

Conmovedoramente, se insiste en invocar y reclamar “la unidad” de las oposiciones para enfrentar el madurismo. Pese a su imposibilidad absoluta; pese a la evidencia de esa imposibilidad; y de sus causas. Evidencias y causas ensordinadas o soslayadas en fórmulas negociadas; cuando fueron posibles en las parlamentarias. Pero que en las regionales son insoslayables. Cada candidato a gobernador de un partido, lo es para una gobernación concreta; no para ninguna otra. O sea que es innegociable.

Obviamente que los entrabamientos y restricciones; inhabilitaciones prohibiciones discrecionales; cambios y manipulaciones continuas de las normas y los calendarios por el CNE; por el madurismo; de por sí han hecho imposible la unidad nacional de las oposiciones; y muy cuesta arriba las unidades regionales. Aunque se está en la idea de las “primarias”. La realidad es que aparte el entrabamiento madurista; la unidad de las oposiciones; para las regionales; era y es imposible; como es evidente; dada la naturaleza real de las oposiciones; absolutamente candidaturales. En la casi totalidad de los estados hay dos y tres y hasta más postulados por las oposiciones. Las primarias entre candidatos postulados por las burocracias partidistas; no resuelven la cuestión de la unidad; de su imposibilidad; lo soslayan; precisamente a partir de esa imposibilidad.

De todas formas; incluso dándose  una unidad importante de las oposiciones en los estados; electoramente no determinaría ningún cambio; el resultado sería el mismo. La regionales las está haciendo el madurismo  mismo; están siendo operadas por el mismo CNE del 30J. Y obviamente; con el mismo patrón de “procesamiento” y “totalización” que Tibisay Lucena aplicó entonces.

.-  Con este CNE el madurismo puede ponerse en las 23 gobernaciones.

Ramos Allup; y otros burócratas de oposición; en la torpe manipulación inmediatista de crear falsas expectativas; han insistido en que “si es posible derrotar electoralmente al madurismo”. Lo que dicho así, en neto; es absolutamente cierto. Tanto que si se cuentan los votos bien; como se contaron en diciembre del 2015; el madurismo-psuv no llega al 20%; incluso podría tener, en tal caso,  no más de tres gobernaciones. Pero las totalizaciones previsibles serán como las hechas para la constituyente. Luego; con este CNE, es imposible ganarle electoralmente al madurismo.

Maduro ha anunciado que ganará las 23 gobernaciones. La “victoria perfecta” de Chávez del 2012. Sin que quede la menos duda de que aplicando el patrón de procesamiento y totalización de Lucena el 30J; las ganará como la constituyente tuvo  8 y tantos millones.

.-  Los escenarios del madurismo y la negociación de la administración del fraude.

Según todo indica; y lo que corre; sectores de las oposiciones están negociando con sectores del madurismo. Lo que en sí mismo no es condenable; es propio de “la política”. Pero yendo a más concreción; y tratándose solo de elecciones de gobernadores, sin relativismos; lo único que puede estar siendo negociado es: 1.- la administración del fraude electoral; y, 2.- que algunas gobernaciones queden en manos de las oposiciones que están negociando.

De acuerdo a lo que circula; en la cúpula madurista se manejan dos escenarios electorales. Uno: Irse a fondo en la implementación de “la victoria perfecta” y tener de una vez las 23 gobernaciones; para lo que tiene el control de todo el sistema electoral y la capacidad fáctica necesaria para garantizarse; defender; imponer fácticamente los resultados que sean que cante el CNE. Según algunos, de la cúpula madurista; de “los rojos” de la ANC esta posibilidad; circunstanciada, no consolidada; debe asumirse en términos de, “ahora o nunca”. Dos: no irse tan a fondo; sino aplicar lo que el mismo Chávez aplicó en el 2012; cuando permitió que tres gobernaciones quedaran en manos de las oposiciones- Ahora serían más.

.- De “la hora cero” a postular en las regionales Absoluto pragmatismo de todas las oposiciones.

En la controversia; corta y sorda; que hubo entre algunas burocracias de oposición; a raíz de la declaración de Ramos Allup de que AD participaría en las regionales y postularía candidatos en todos los estados; se mostró el pragmatismo a que todas responden. Junto a su carencia de verdaderas estrategias políticas ante la crisis y el madurismo.

La posición de HRA fue impecable; cínica y malandra; pero impecablemente pragmática. Y, asumida sin margen de relatividad ni juego. “Como partido registrado y revalidado en el CNE; declaró; postulo mis candidatos; independientemente de lo que hagan los demás”. Relancino. Algunos partidos de la MUD pretendieron; y llamaron a AD; a debatir  el tema y armar fórmulas conjuntas; o algo así; discutir “la unidad” o algo así. Inicialmente, PJ declaró que estudiaba la posibilidad de participar; según, más o menos ambiguamente; las condiciones que el CNE garantizara. Pero más temprano que tarde; todos los ocho partidos rehabilitados, incluido VP; cada quién por su lado: postularon candidatos en todos los estados. Con la idea y según, de que mediante declinaciones y las primarias se posibilitarían candidatos únicos.

La idea de PJ de “condicionar” su participación en las regionales a que el madurismo y concretamente el CNE garantizaran algo que nunca precisó; era solo una impertinencia retórica en la que tampoco insistió mucho. Desde hacía meses, como todas las demás oposiciones, tenía todo montado  para participar como fuera. Maduro y el CNE; era más que sabido; no cambiaría ni una coma de las  condiciones y procesos de participación  diseñado e implementado para entrampar a las oposiciones. Tiene el sartén electoral agarrado por el mango. Y su oferta y llamado a que postularan sus candidatos fue clara: “tómenlo o déjenlo”. “Las regionales van con o sin ustedes”. Y con esta Ley y estas normativas y reglamentos. Y con este CNE. Así; como siempre sin explicación ni, menos, debate; las oposiciones pasaron de la noche a la mañana, de “la hora cero” a postular sus candidatos a gobernadores.

 

Te puede interesar