Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > José Antonio Gil Yepes: Perspectivas del FMI

José Antonio Gil Yepes: Perspectivas del FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó el martes pasado sus proyecciones para Venezuela. Si bien el FMI estima un crecimiento mundial de + 3,5 y de + 4,5% para los países en desarrollo, para Venezuela espera un -12% este año y un -6% para 2018. Esto nos pone en un pésimo lugar: Venezuela ha perdido unos 35 puntos del PIB desde 2013, mientras países con mucho menos ventajas, como Perú, Bolivia, Panamá, República Dominicana, Nicaragua y Ecuador, entre otros, crecen de manera sostenida entre un 15 y un 6% interanual.

Obviamente, si somos uno de los países más recesivos, también debemos ser de los más inflacionarios porque la inflación se nutre de la falta de producción y de la falta de productividad. En este sentido, el FMI revisó su estimado de inflación para 2017 de 1.000 a 1.600% y para el 2018 estima que lleguemos a 2.500%.

Por su parte, el gobierno de Nicolás Maduro insiste en ignorar el problema y en descalificar a quienes lo planteen. Sigue hablando de una “Guerra Económica” en la que sólo cree el 17% de los venezolanos. Esta supuesta “guerra”  consistiría en una conspiración del imperialismo y los capitalistas para desestabilizar a  dicho gobierno saboteando la economía. Pero, en mi opinión, la guerra económica es la que le declaró esta administración a la empresa privada y a los trabajadores, a través de las estatizaciones, los controles de precios, de cambio, de las guías de distribución de la producción, de la monopolización de las importaciones y de negarse a aumentar la producción petrolera; además de la habladera de pistoladas en contra del capitalismo.

El ejemplo de la China, que sigue siendo comunista en lo político, pero adoptó al capitalismo como modelo económico, parece darle una pista al gobierno de Maduro si quiere seguir llamándose “comunista” pero salvarse de su propia desestabilización; más aún si el precio del petróleo no lo va a salvar porque tiende a mantenerse alrededor de US $ 50/B en 2018, lo cual nos obliga -a todos- a responder al reto de negociar para aumentar la inversión, la producción y el empleo nacional.

Te puede interesar