Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: Municipales; pírrico triunfo electoral de Maduro

Rafael Iribarren: Municipales; pírrico triunfo electoral de Maduro

El tiro por la culata a Maduro / Cuatro escenarios electorales / Elecciones ciudadanizadas derrota política del madurismo / Determinantes; otra polarización; descentralizantes / Alcance postelectoral de las municipales / Municipales, regionales, locales, presidenciales; una sola confrontación. /  Contrapoder ciudadano para la confrontación post electoral / Mantener Libertador / Una alcaldesa de lujo para Caracas / ¿Otra vez la “mano peluda”; o “calva” contará bien los votos?/

El tiro por la culata a Maduro.

.- El madurismo creyó que podría manejar estas municipales como manejó las regionales para gobernadores; que controló absolutamente; sobre que ellas se concretaron, simplemente, en sus 23 candidatos, contra los 23 de las oposiciones.  La polarización perfecta entre los dos bloques burocráticos. En éstas le salió el tiro, por la culata; con un promedio de  5 a 6 candidatos por alcaldía; para elegir 335 alcaldes; estarán en campaña en todo el país entre 1,500 y 1.800 candidatos que en su mayoría no cogen línea y no puede controlar; ni procesar fluidamente en la implementación del fraude. Estimativamente en siete de cada 10 municipios hay candidatos chavistas no del PSUV; en  contra los maduristas. Como siempre hará fraude; en función de que el CNE cante los resultados predeterminados. Pero será muy complejo su mapeo; y sobre todo; muy costoso políticamente porque no será, como en la mayoría de los procesos anteriores; solo, ni siquiera mayormente contra las oposiciones; sino contra los chavismos.

Escenarios. electorales-

.- A partir de tal complejidad al madurismo; que, en el CNE, cuenta con la capacidad para predeterminar los resultados; maneja tres escenarios concretos. Aunque hay un cuarto escenario; absolutamente hipotético; negado.

Escenario 1.– Que, como en D-15; cuando las parlamentarias; en el CNE se cuenten bien los votos, y candidatos no maduristas; de las oposiciones o por  su  propia cuenta o chavistas antimaduristas,  ganen la mayoría de las alcaldías. Escenario 2.- Que el CNE cuente los votos como el 30-O para la ANC y  el antimadurismo “pierda” la mayoría alcaldía; o todas. Escenario 3.- Que en el marco del diálogo y las negociaciones generales gobierno-oposición; en la negociación concreta de algunas oposiciones hacia el bipartidismo; siempre fraude administrado de por medio; y en el marco de las luchas internas oposicionistas se negocie un reparto de alcaldías; y que algunas de las más emblemáticas; particularmente  Libertador siga en manos maduristas.

Hipotéticamente; se considera un escenario 4; el de que el madurismo gane todas las 335 alcaldías, o la mayoría; entre ellas las más emblemáticas; Libertador, Sucre, Maracaibo, San Cristobal; sin fraude. O sea; que la mayoría de todos los municipios vote por sus candidatos; porque independientemente de todo lo que se vive en el país; sin embargo se identifique y apoye al gobierno de Maduro.

Que se dé uno u otro escenario depende, básicamente,  de la estrategia madurista; de su manejo y administración del fraude. Y puesto contra la pared como está; de sus urgencias de hacer concesiones políticas y electorales. Según sus  retóricas y manejos mediáticos, de que “ganará las 335 alcaldías”; todo indicaría que el madurismo estaría lanzado a “la victoria perfecta” a mantenerse en Libertador-Caracas como sea. Aunque forzado a negociar y ceder; en la perspectiva de las próximas elecciones locales y presidenciales;  se asumiera el escenario 3; de un reparto más o menos parejo de las alcaldías. Reparto en el que el madurismo “cediera”; realmente, prescindiera de hacer el fraude necesario en equis cantidad; quedándose con algunas de las más importantes: en primer lugar Libertador.

En el escenario 1; si se cuentan bien los votos; como en D-15; el madurismo pierde en casi todo el país. Si el madurismo “gana” en Libertador es con fraude.

Elecciones ciudadanizadas; derrota política absoluta del madurismo.

.- El proceso electoral, está enmarcado a.-En la manipulación ilimitada, discrecional; por el madurismo; del sistema  electoral; obscena b.-En las  crisis internas de ambos polos; el de los chavismos  el de las oposiciones; del GPP y de la MUD. Las burocracias de ambos son rechazadas y desconocidas por sus cuadros y militancias; de lo que resulta una verdadera insurgencia de las bases y liderazgos locales asumiendo sus derechos electorales; desentendiéndose y en contra de las líneas  partidistas. Son unas elecciones ciudadanizadas. c.- En el rechazo político nacional, abrumador, al madurismo; que pese al incremento clientelar del gasto público; no pasa del 20% de apoyo. d.- En la existencia de una fuerte tendencia a la participación en contra de los llamados a abstención de algunas burocracias  oposicionistas; y de las manipulaciones mediáticas y político-institucionales maduristas para promoverla en las bases antichavistas. Y, e.- En que todo está subsumido en la crisis nacional general, cuya expresión electoral más notoria es  la profusión de candidaturas antimaduristas.

Estas municipales son una elecciones dominadas por el antimadurismo. Vale repetir que “le salió el tiro por la culata” a Maduro. De entrada y ya el proceso mismo, le implica una derrota política absoluta. Electoralmente es imposible que haya unos resultados siquiera parejos. Si se cuentan bien los votos; escenario 1;   como en D-15; el antimadurismo va a arrasar. Al madurismo no le quedan sino los escenarios 2 y 3; con un fraude total como el 30-J para la ANC; o, administrado como el del 16-O para las regionales- Del entrampamiento en que se metió en estas municipales; derrotado sociopolíticamente como está de entrada; solo tiene dos salidas; y relativas; una: entraparse más con el escenario 2: imponer un triunfo electoral espúreo; mediante el fraude total; con un costo político incompensable; y dos: avenirse al escenario 3; con un costo político inferior; compartido con algunas oposiciones ; y el respiro de la sintonía bipartidizante con ellas. Aunque con poco o casi nada que ver con el mapa de alcaldes resultante; en general más vinculados en concreto ; más  comprometidos;  con la ciudadanía que con las burocracias de los partidos que los apoyaron.

Cuatro procesos determinantes nacional y regionalmente de las elecciones.

.- 1.- El de la estrategia madurista hacia la implementación del fraude  “suficiente y necesario” en general y particularmente en municipios emblemáticos como Libertador; en función de lo que manipula mediáticamente; clap, misiones, bonos masivos; etcéteras; para establecer una referencia tangible, creíble, que sustente la matriz de opinión de que a pesar de todo lo que se vive; “puede ganar”; 2.- El de no estar movidas por la polarización implantada y activada los últimos 19 años; entre el chavismo y el puntofijismo; sino; entre el  madurismo y las burocracias partidistas; centrales; y la gente; y las bases, activistas, y luchadores sociales; incluso chavistas. Se muchas partes está dando la unidad electoral antimadurista por la base 3,. El del desfase entre las dinámicas socio-políticas  intensas de calle; los problemas diarios  de la gente y la ciudad y las burocracias y sus  estrategias electorales. 4.- El del cambio cualitativo; del que no hay todavía consciencia en la gente; en cuanto a la descentralización y despresidencialización y regionalización; que implica que la dinámica político-electoral esté  siendo empujada y determinada desde la base ciudadana local.   

Estas determinaciones se activan por encima; tanto  del madurismo  pese al inmenso poder fáctico; ilegítimo pero total; que concentra y usa a discreción. Como de las burocracias  oposicionistas; precarias en recursos y credibilidad; desconocidas electoralmente en general y hasta por su propia gente.

En el madurismo hay consciencia de que sin el fraude suficiente; de que si se cuentan bien los votos, pierde la mayoría absoluta de las alcaldías. Comenzando por la de Libertador; que  la ganaría, no la oposición; sino la gente; el atimadurismo.  Hasta ahora todo indica; “contra la pared” como está; incluso en el  escenario 3, por el que tenga que optar;  con el fraude administrado  necesario “ganar” Libertador. Que es su “punto de honor”; “territorio chavista” como lo califican, Aunque es históricamente oposicionista; antigobierno; como se demostró en las parlamentarias del D-15; cuando todos los diputados electos fueron de la MUD. Todo lo contrario de ser “chavista”;  Caracas es territorio  antichavista; antimadurista.                        

El alcance no-electoral de estas municipales.

.- Se trata de elecciones; ciertamente; pero independientemente de las totalizaciones que cante definitivamente el CNE; y del mapa resultante de alcaldías; el mayor alcance de este proceso no es electoral. Sino el de que implica una activación inicial de una dinámica de cambio en las relaciones de Poder. Se trata del primer proceso electoral que armado e impulsado desde las bases ciudadanas; de la gente; subjetivamente activado por un nuevo sujeto político; local y municipalmente; sin la impronta y hasta en contra de las burocracias partidistas centrales; “nacionales”; y los factores de Poder a los que están vinculadas. Aunque de ello aún no hay, sino; digamos, una sub-consciencia; es un proceso ciudadanizado y regionalizado; de hecho negador del centralismo y el presidencialismo; en perspectiva, base para la regionalización y federalización del país.

La gente, en general, se mueve; postula y se postula; para participar; para aparecer; aunque  mayormente sabe que no ganará; y  pese a la consciencia de que el CNE es un instrumento del madurismo y que los resultados serán trampeados. Hay una consciencia general; firme; de que hay fraude; además; que hay fraude electrónico además; de las operaciones de fin de jornada, del ventajismo y las manipulaciones técnico-operativas electorales; etcéteras. Los únicos que niegan que hay fraude, son los inefables politólogos-electorales de las oposiciones; y naturalmente; los chavistas. Aunque ya, no todos.

Al organizarse electoralmente; local y municipalmente; la gente arma una capacidad operativa básica. Esa capacidad; puede y de hecho tiende a mantenerse; muchas veces “dormida” hasta las siguientes elecciones; cuando se vuelve a activar. La circunstancia actual es que en pocos meses habrá tres elecciones; de legisladores, concejales y presidenciales; en las que esa organización de base; ciudadana; se activará nuevamente; consolidándose.

En la circunstancia en que estamos; determinada por la asimetría extrema en cuanto a poder fáctico y la inexistencia absoluta de institucionalidad; lo que cabe, de fondo, es la acumulación, básica, primaria, si se quiere; de capacidad de confrontación; de poder; de contrapoder ciudadano. Se trata; hipotéticamente, de ganar las elecciones; obvio. Pero en función del mediano plazo; ganando o perdiendo; de consolidar los liderazgos locales y regionales; y de preservar para lo postelectoral, la capacidad de base armada para campaña.

Luego de las elecciones que vienen; lo postelectoral será de confrontación continuada.

.- Estas municipales son parte de un solo proceso con  las de legisladores y concejales; y las presidenciales dentro; de solo meses. De una misma confrontación; de la misma polarización de la gente con el madurismo; con el poder central nacional; y su estrategia hacia el Estado Comunal; hacia  “Un solo gobierno con Maduro”; hacia su reelección indefinida, Hacia el presidencialismo absoluto. La capacidad ciudadana, de base con la que se le confronta en estas municipales; capacidad regional; será la misma para confrontarlo en las de legisladores y concejales; regionales y municipales; en las  que sus candidatos serán igual puestos a dedo. E igual debe ser la misma; mantenida y potenciada; para enfrentarlo en las elecciones nacionales para su reelección. Nacionales; pero que igual deben ser asumidas desde las regiones y municipios. A partir del rechazo al centralismo y el presidencialismo.

De forma que esa capacidad político-organizativa de base; ciudadana; regional y local; se mantenga y desarrolle y potencie luego de la elecciones presidenciales sea lo que sea que resulte. Sea que Maduro logre que el CNE cante su reelección; sea que se elige otro presidente.

.- Mantener Libertador; aunque hace rato lo perdió políticamente. Una alcaldesa de lujo.

Desde hace rato Libertador dejo de ser “chavista”; que nunca lo fue como se pretendió  con aquella teoría, pret a porter, de “la territorialización de la polarización”; sino que lo controlaba compulsiva motorizadamente; Pero en su retórica; para el madurismo mantener Libertador es clave. Aunque si ya no es “chavista”; dejó de serlo en cuanto lo fue realmente; madurista, nunca lo ha sido. En parte por el centralismo encastrado en la subjetividad nacional; y por ser la sede de todos los poderes nacionales; políticamente perder Caracas es perder el país.

Las totalizaciones del D-15; por las que la MUD tuvo las mayorías calificadas de la AN; no cuajarón de un día para otro. Resultaron de un proceso previo de años, cuyas manifestaciones se opacaron por el fraude electoral y la manipulación mediática; básicamente oficialista; pero también oposicionista. En esas elecciones parlamentarias todos los circuitos electorales de Libertador fueron ganados por las oposiciones. Los factores y condicionantes; políticos, socio-económicos y sociopolíticos; que determinaron la entrada en barreta del chavismo hacia el impacto del D-15; siguen activos,  dimensionados por la crisis total que vivimos. La perspectiva, como se evidenció en las votaciones para la ANC; es que, si se cuentan bien los votos; el madurismo en Libertador no llega al 20%. Nacionalmente, el 30-O no llegó a 3.5 o 4 millones de votos, Regionalmente no llegaría al medio millón.

Previsiblemente; lo que suceda el 10-D; aparte cómo sea hecho aparecer; político-electoralmente no va a ser menos ni una reversión de lo que fue el 15-D. Al contrario. Si aquello fue la postración política del madurismo; esto será su entierro. Entonces, en general nacionalmente; y concretamente en Libertador, lo confrontó una MUD inconsistente y oportunista  que impuso casi todos los candidatos; la mayoría sin nada que ver. Ahora, lo confronta  una candidata de alta calidad y legitimidad socio-política; y ético-política; con una vinculación larga y  profunda con los caraqueños y con sus luchas. Y con la Alcaldía Que está generando la unidad por la base; despolarizada; de los caraqueños de Libertador; y que si se cuentan bien los votos; como en D-15; arrasa.

La “mano peluda” o “calva” en el CNE; y los escenarios.

.-Si la “mano peluda”, o ”calva”; que contó bien los votos el D-15, vuelve a contarlos ahora; entonces si tendremos el escenario 1, con el madurismo reducido a solo decenios de alcaldías; y el antimadurismo; oposiciones, chavismos, “por-cuenta-propia”; en la inmensa mayoría. Y Libertador tendrá una alcaldesa de lujo; puesta en la Alcaldía por la gente. Alcaldesa de la gente; no de nadie; aunque es militante de partido. Pero si el madurismo neutraliza a esa “mano”; chavista antimadurista; entonces decidirá entre los escenarios 2 y 3.   El CNE cantaría que “ganó” en todos los 335 municipios; “La victoria perfecta”; o solo en una mayoría; compartida con varias decenas con las oposiciones. En ambos casos, Libertador seguiría bajo su control.

Un “triunfo” electoral; nacional; total; sobre una derrota política desastrosa. Decir “pírrica” sería hablar pendejadas. De ésta; con todo y sus 335 o equis decenas de alcaldías; todas o la mayoría, “un solo gobierno con  Maduro; el madurismo no se levantará más políticamente. Solo le quedará la represión generalizada creciente; la militarización absoluta; hacia la que ya apunta. La intensificación  de su condición de régimen de ocupación.

Hasta que; más temprano que tarde; desde las parroquias los municipios y regiones; nos lo sacudamos.

Octubre 2017.-

Te puede interesar

Compartir