Inicio > Opinión > José Machillanda: El chofer, un sargento, el teniente y un tramposo

José Machillanda: El chofer, un sargento, el teniente y un tramposo

 

Un chofer, un sargento, un teniente y un tramposo más una miseria exponencial son suficientes y determinantes razones para que la mayoría de los ciudadanos demócratas hayan decidido ¡No votar en la falsa electoral del 20M! No es otra cosa más que ejercer lo previsto en el Contrato Original como la facultad de hacer resistencia por parte de ciudadano cada vez que se sienta amenazado el gentilicio venezolano por un régimen criminal y primitivo. ¡No Votar! es una respuesta cívica, civilizada, contundente y de gran tesura moral que demuestra la decisión de la ciudadanía venezolana de contener la antipolítica, representada por el cuarteto de farsantes nacidos del golpismo militarista que con tono totalitario e irresponsabilidad endémica pretenden darle continuidad con la falsa del 20M a la desgracia del chavismo, que ya está cerca como República a una Calamidad Político-Social.

Los cuatro mosqueteros del mal orquestan después del 20M -con acuerdos impúdicos- redirigir la sociedad hacia un nuevo orden social. Esa pretensión está distante de la Ciencia Política pero sí sigue imponiéndose el pensamiento totalitario. Los cuatro representan la continuidad de la revolución socialista, y pretender afincar y acentuar la revolución que desde la década del 70 penetró la Academia Militar para crear el golpismo y el militarismo. Golpismo militarista que hoy con sus contradicciones ha instrumentado la violencia política, ha generado la Miseria Exponencial y si siguieran después del 20M crearían la Calamidad Político Social para imponer el dominio-sumisión de la República.

El cuarteto no puede y no sabe ofrecer soluciones políticas, cínicamente muestra la ideología como dominio y el uso de la violencia en el ejercicio del poder, pero añade más revolución. Esa revolución es la misma que después de 20 años de corrupción exponencial inventó el 20M. Para el 20M la respuesta de los demócratas es ¡No votar!. ¡No votar! como una conducta política, expresión de la resistencia civil. Resistencia civil cargada de ética que se transformará en fuerza para impedir el asalto a la República. La República, entonces, es lo que se juegan los demócratas frente a este cuarteto que cree en la violencia como elemento crítico que pudiera arrinconar mucho más tiempo a la política, la economía y la historia decente de los venezolanos en el siglo XXI.

¡No votar la falsa del 20M! es inequívocamente un acto político donde la mayoría democrática, responsable pública y socialmente expresará su desobediencia a una propuesta inmoral, inconstitucional y arbitraria que muestra cuatro sujetos que practican y creen en la antipolítica. Son enemigos de la política, de la conciliación, de la Constitución y de la decencia cívica. Los demócratas no nos prestaremos a la falsa del 20M y demostraremos con nuestra resistencia civil -nunca y jamás abstencionismo- que la desobediencia y el rechazo ciudadano están referidas a la inmoral conducta y a la violencia revolucionaria. Los ciudadanos demócratas sí queremos elecciones, pero justas, dentro de la Constitución y según lo establece la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

¡No votar la falsa del 20M!, será la acción colectiva, sin violencia pero con gentilicio y juicio democrático que mostrará la convicción de la mayoría de los venezolanos que despreciamos el militarismo maldito que se ha instaurado por 20 años en una sociedad controlada y perseguida. ¡No votar!, es además una acción combinatoria de resistencia civil contra el militarismo atorrante de un partido político en armas cobarde que ha dado la espalda a la Constitución y a la responsabilidad de la defensa de la República. ¡No Votar!, es dejarle claro al cuarteto de la falsa del 20M el gen democrático del venezolano, que no quiere violencia pero es capaz de mostrar intransigencia cívica a un régimen inepto y manipulador, que teme a la protesta, niega la libertad ciudadana, persigue al liderazgo político, maltrata a la mujer venezolana y tiembla ante la desobediencia civil. Los venezolanos no queremos reforma, queremos la reinstalación de la democracia y por eso estamos convencidos en ¡No Votar!

¡No votar la falsa del 20M! es un acto de política legítima que es propia de la sociedades democráticas, como el 78% de los demócratas venezolanos. Es la política de los venezolanos demócratas en el siglo XXI contra la ideología militarista del cuarteto del 20M, es la política contra el marxismo-militarismo, son las demandas sociales reales de los venezolanos frente al régimen de Nicolás maduro que ha creado la más alta hiperinflación que conduce a una Miseria Exponencial y posteriormente a la Calamidad Político-Social. La política como acción que se ejercerá el 20M será una actividad deliberada de una comunidad democrática que cree en la conciliación pero jamás se dejará engañar por un cuarteto autoritario que sí sabe hacer negocios con la política.

¡No votar la falsa del 20M!, es la decisión objetiva de los demócratas para defender la democracia real, es la política que defiende la libertad, es la libertad que propugna que haya un gobierno de lo político para los políticos, donde se aceptan los puntos de vistas opuestos, que no se negocian, que no se compran, sino que se concilian. La política es la tolerancia, la tolerancia a la oposición y la política creemos los venezolanos es la medida para gobernar a la sociedad del XXI, como la venezolana en donde el militarismo y caudillismo constituyen una vergüenza y atraso, que comienza a exigirla a la sociedad capacidad y resistencia civil para la reinstalación de la democracia.

@JMachillandaP

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducción »